Entrevista a Yori Moriarty

0
Yori Moriarty es el autor de Irezumi Itai. Tatuaje tradicional japonés. Libro que ha publicado la editorial Satori. Yori es un tatuador experimentado con base en Gijón, en el estudio OnlyTat2. Especializado en tatuaje tradicional japonés, tiene la titulación más alta de este estilo otorgada por un maestro del tatuaje japonés. Quedamos con él para charlar sobre su nueva publicación en un hotel de Dinamarca, lugar donde estaba haciendo una visita al estudio del tatuador Henning, danés especializado en tatuaje tradicional japonés.
 
El peso del aire: ¿Qué te lleva a querer escribir Irezumi Itai?
Yori Moriarty: La idea del libro empezó como una recopilación de todos los elementos a un nivel básico, de andar por casa, para tenerlos en mi estudio para los clientes. Así no tenía que responder siempre las mismas preguntas o si alguien venía interesado por una pieza muy grande le podía dar esta recopilación para que lo pensaran en casa. Pero al ponerme a hacerlo vi que esto es enorme, puedo hacer páginas y páginas y páginas. Cuando ya tenía una parte hecha pensé en jugármela y ver si alguien estaría interesado en sacarlo. Contacté con Alfonso con quien ya habíamos hecho alguna cosa antes en una revista que llevaba llamada Nihon Yûkôkai donde él había venido a entrevistar a algún tatuador japonés que había estado en el estudio. Les gustó la idea y desde que dijeron que sí fue todo rodado. Llevó un tiempo porque yo no soy escritor y quise ir despacio, además de hacer las ilustraciones que hay al final me llevaron todavía más tiempo.
 
Ahora que lo mencionas, los diseños que hay al final del libro son tuyos. ¿Los has hecho expresamente para el libro o ya los tenías en el estudio?
 
Los que están “terminados” están hechos para el libro, los que parecen bocetos a lápiz son tatuajes que hice o para enseñar al cliente. Al ponerme con las ilustraciones vi que para ilustrarlo todo hubiera necesitado varios años solo con esto.
 
Hay algo que me sorprendió al leer, y es que hay poco tatuaje en el libro. Hay más gravados o pintura japonesa que propios tatuajes.
 
Porque todo el tatuaje japonés viene de estas imágenes, del ukiyo-e y de todo el arte japonés del siglo XV hasta el XIX, más o menos. Me parecía absurdo poner imágenes de tatuajes cuando de lo que estoy hablando es de la raíz del mismo. Y sobre todo de la historia y los  elementos, que surgieron antes de que surgiera el tatuaje en Japón.
 
En el libro nos cuentas que llevas muchos años tatuando estilo japonés tradicional, ¿por qué?
 
Yo cuando empecé tatuaba con estilo americano, más old school y new school, más estilo cómic e ilustración. Pero cuando Jason Kundell, uno de los mejores tatuadores de estilo japonés del mundo, se vino a vivir a Gijón y a tatuar conmigo, quieras o no te empapas de ello. Al principio me parecía muy inabarcable, pensaba “cómo me voy a meter en esto si hay gente que lleva treinta años y todavía no lo sabe todo”. Pero te empieza a enganchar ya que hay historia detrás de todo y nunca son imágenes sin razón. Por ahí viene todo.
 
 
 
No estoy muy metido en el mundo del tatuaje, pero tengo la sensación, que la concepción del tatuaje en España parece que vaya a modas, ¿crees que el tatuaje japonés ha estado o está de moda en España?
 
Es un poco difícil de decir porque lo que ocurre en España es que cada vez está más al día que el resto de países que están mucho más evolucionados. Yo no diría que está de moda o haya estado de moda porque es un tipo de tatuaje para un público diferente al que suele tatuarse. Son piezas muy grandes, requieren mucha dedicación, mucho tiempo y mucho dinero, por lo que requiere un tipo de cliente especial que busca algo más concreto, con un significado detrás más especial. Si me dices si hay más mercado para el tatuaje japonés que antes, desde luego. Ahora, tanto como para que esté de moda, no. Hay otros estilos que están más de moda entre la gente. Yo siempre opino que aunque sea tu primer tatuaje si te haces una pieza japonesa grande, estás a un nivel de entendimiento mayor que el que se hace una rosa o algo old school o algo más solo por estética.
 
Porque tienen más trasfondo y no es solo estético, sino conceptual.
 
Claro, y para llegar a apreciarlo tienes que conocerlo un mínimo. Sino sólo ves imágenes, dragones, geishas y la gente se queda con lo básico. En el momento que te haces un tatuaje japonés has tenido que investigar sobre el tema. La gente viene sabiendo lo que quiere. Hay que guiar a este cliente, como a todos, pero normalmente el que viene por un dragón sabe de qué va el tema.
 
¿Y todo el que viene para tatuarse estas piezas conoce el trasfondo o hay clientes que lo hacen por pura estética?
 
Es muy raro que se lo hagan solo por estética. Una de las piezas grandes más pequeñas es un brazo entero, son siete u ocho sesiones, al precio que son y el dolor es muy raro que solo sea por estética.
 
No es lo mismo que tatuarte un kanji.
 
Kanjis,  el old school… Lo típico que se hace todo el mundo.
 
Creía que este era un libro de catálogo, pero hay una gran investigación sobre historia japonesa. Me interesa saber las fuentes de documentación ya que comentas detalles que no es fácil encontrar en los libros de historia comunes.
 
Ah, claro. Hay muchas cosas que no se encuentran ya que me las enseñaron de forma oral. Es la historia que explico al final, cuando traté con Horitake, las cosas que me decían no eran interpretables. Eran la historia de Japón y de las imágenes. Por decirte bibliografía: recuerdo que para documentarme sobre los elementos, una de las primeras revistas editadas sobre tatuaje se llama Tattoo Time y la editaba Ed Hardy, ahí se hablaba mucho de significados y había una gran investigación.  
 
Sobre la edición del libro, ¿quién decidió las imágenes para el libro?
 
Fue algo en común con la editorial. Muchas las sugerí yo pero hay una gran cantidad de imágenes muy buenas y muy complicadas de conseguir que las aportaron ellos. Hay muchas imágenes de mi biblioteca, de libros que traje de Japón y que no encuentras en Japón. Hoy estaba visitando un estudio de tatuaje japonés aquí en Dinamarca, y Henning abrió el libro y dijo “oh, nunca había visto este oni”. Eso fue una pequeña victoria.
 
¿En Japón se sigue haciendo el tatuaje con las técnicas tradicionales?
 
Sí, se sigue haciendo a mano. Incluso cada vez se hace más a mano fuera de Japón ya que hay más gente que lo aprende o más japoneses viviendo fuera de Japón que lo hacen. Pero la situación del tatuaje en Japón a día de hoy es un desastre. En parte por política y en parte por desconocimiento de la sociedad. Concretamente el alcalde de Osaka está dando bastante caña al tema. Pero conozco tatuadores consagrados, con más de 25 años de experiencia que han tenido que cerrar el estudio. Respecto al tatuaje tradicional sí se sigue haciendo, hay japoneses que lo hacen a mano o a máquina, hay japoneses que se tatúan y no son de la yakuza, pero el grueso sigue siendo lo que creemos: tatuajes tradicionales hechos a mano hechos para la yakuza.
 
El tópico es real.
 
Sí. El único freno es que los propios yakuza están dejando de tatuarse ya que es demasiado evidente a la vista de la sociedad. Los mismos jefes están animando a los chavales que se meten a que no se tatúen. Pero es algo muy personal y cada uno hace lo que quiere. Depende de cada familia.
 
Al final del libro comentas una anécdota en la cual tienes pinitos con la yakuza.
 
Al margen de esa anécdota conozco mucha gente que está metida ahí y que yo he tatuado. No les he hecho tatuajes japoneses ya que para ellos sería un sacrilegio hacerse un tatuaje japonés con un occidental, pero les gusta nuestro material y quieren cosas de raperos y frases en español o macarradas en general. Te puedo contar una anécdota brutal. Me acuerdo de un tío que tatúe hace años, era un chico muy joven, 24 o 25 años. Iba con pintas de rapero. Solía parar mucho por el estudio y siempre me decía que quería que le tatuara una frase en español con una calavera y un pasamontañas. La frase era: “dame mi pasta”. [Risas]  Me llamó mucho la atención por qué no sabía quién era este tío para querer tatuarse algo así. Llevaba tatuado un 843, el número de la yakuza y no sabía si era del rollo o jugaba al rollo. Me contaron que el chico había entrado muy joven en la familia y que justo cuando le habían hecho parte de la familia los encarcelaron a todos  pero él al ser el más joven y menos implicado, salió antes que el resto. Entonces cuando sales en esa situación tienes derecho a delinquir por tu cuenta ya que tienes que mantenerte de alguna forma. El chico había salido hacía un año y era una especie de vídeo de rap brutal: putas, farlopa, champán, juerga. Una cosa brutal. Alguna noche salimos con ellos a cenar y él era un torbellino. Era intocable en Osaka, y a la vez era como el jefe. Abría y cerraba negocios como quería.
 
Todo esto parece de una peli de yakuzas.
 
Supongo que es como cuando vas a Nueva York y piensas que eso debe ser una película de Woody Allen. Cuando vas a Japón esa gente refleja mucho más la realidad de lo que podemos llegar a creer los occidentales. Piensas que no va a ser así, pero es así y más.
 
Cuando estuve en Japón vi yakuza y no me pareció que inspiraran agresividad.
 
Tenemos una imagen distorsionada de la yakuza por la mafia italiana. La yakuza funciona como una especie de organización de barrio. Tú si tienes un problema con un vecino no vas a la policía, vas a la yakuza y les cuentas el problema. Hay muy pocos casos en los que hagan daño a gente que no esté dentro del mundo criminal. Si no tienes ningún negocio con ellos, eres un ciudadano y no te van a hacer nada. Si te fijas, en las películas de Takeshi Kitano, nunca atacan a un trabajador, siempre es entre ellos. 
 
 
 
¿Cuál es tu diseño favorito?
 
Fácil, los dragones. Es lo más difícil de hacer, creo que incluso lo menciono en el libro. Si miras el “book” de alguien que tatúa japonés lo primero que miras son los dragones. Si los dragones están perfectos ese tío es una máquina y si no lo dominas bien se nota a la legua. Es difícil encajar en la piel el dibujo de un dragón.
 
¿A qué público crees que puede interesarle Irezumi Itai?
 
Si te digo la verdad, me tuvieron que convencer ellos. Yo no creía que pudiera tener ninguna repercusión pero antes de hacerlo de forma “amateur” quise preguntar por si alguien lo quería hacer de forma profesional. Yo puedo estar muy metido en la cultura del tatuaje y quizá en la japonesa, pero hay muchos fans de la cultura japonesa que saben mucho más que yo. Desde Satori me dijeron que había público para Irezumi Itai y parece ser cierto, porque la gente que se pone en contacto conmigo por el libro es gente de todo tipo.
 
Además de que no existe otro libro como este en España.
 
Es el primero sobre tatuaje tradicional japonés. Llevo 15 años comprando libros sobre tatuaje y jamás había encontrado algo de este tipo en España. Y en inglés dos o tres, uno de Marco Bratt y otro de la familia Horiyoshi.
 
Fue toda una sorpresa cuando nos enteramos de que ibais a publicar este libro.
 
Fueron dos años y medio infernales. Una cosa es ponerlo en la cabeza pero cuando te sientas a escribir y no eres escritor… Era trabajar en el estudio todo el día y escribir toda la noche. Buscar toda la información sintetizarla… Intenté que no fuera pretencioso ni farragosa, quería simplemente dar la información al lector, de la forma más sencilla.
 
Además de la anécdota del final del libro. Hubiera sido interesante leer todo el libro escrito así.
 
Es muy canalla, lo intenté y no quisieron. [Risas] Si algún día tengo que escribir más cosas que me han ocurrido lo tendré en cuenta.


Podéis encontrar a Yori Moriarty en 
Facebook 
Twitter
Facebook estudio OnlyTat2
OnlyTat2
Share.

About Author

Leave A Reply