La nostalgia y Digimon Adventure Tri

0

Debo reconocerlo, aunque como todos los chicos y chicas de mi edad en aquella época, me vi todos los episodios habidos y por haber de Digimon, no desarrollé un cariño especial por la serie como otros dibujos animados de la época como puede ser Dragon Ball (Bola de Drac). Aún así la noticia de un OVA dividido en cuatro episodios 15 años después de la serie original era una buena noticia sobre todo para nuestra siempre hambrienta nostalgia. Debe ser cosa de la edad, pero tengo la vaga sensación de que la industria cinematográfica está tirando muchísimo de todos esos productos de los noventa que se volvieron tan populares, para vendernos refritos y reactivar franquicias que por una mala gestión o porque no se podían exprimir más, estaban agotadas.

Cuando se anunció la película OVA Digimon Adventure Tri no pude evitar sentir cierta desconfianza. El diseño de los personajes, la presentación… Todo auguraba un producto facilón para reactivar nuestros sentimientos de chavales por esa serie. Y era algo que en parte no me molestaba, pues yo disfruto normalmente de estos productos dirigidos al niño que hay en mí, pero a veces cuando conseguimos esos productos sentimos cierta insatisfacción. ¿Es de mala calidad, o quizá soy yo el que ha cambiado y ya no encuentro esto tan interesante? Lancé esta misma reflexión en mis reseñas de Dragon Ball Super y el por qué, (además de tener una calidad pésima) ya no me emocionaban las aventuras de Goku como lo hicieron antaño. Pero vamos a hablar de la película, Digimon Adventure Tri – Reunión.

 

Han pasado 15 años desde que Digimon Adventure finalizó su emisión, en el año 2000. Toei Animation vuelve a la carga con un nuevo arco argumental dentro de la trama “Adventure”. Lo más destacable es el cambio de diseño, intentando adaptarse al cambio que el público, es decir nosotros, hemos hecho. En Digimon Adventure Tri cada uno de los héroes, o “niños elegidos” sigue sus vidas de forma independiente y normal, Matt tiene una banda de rock, Mimi vive en Nueva York, Tai es futbolista y Joe dedica todos sus esfuerzos a mejorar sus exámenes. Es decir, las aspiraciones de los personajes siguen siendo las mismas pero sus miedos ya no son los de unos niños, sino los de unos adolescentes. Son personajes más maduros que se enfrentan a cuestiones más complicadas como su relación con el mundo digital y las consecuencias de esto en el mundo real. Sus métodos contrastan con los de Matt, el otro líder del grupo, y de esta forma tenemos la clásica estructura de nueva en la que dos formas de pensar se enfrentan y deben encontrar un punto medio, además de ayudar a desarrollar a los personajes.

 

Pero por desgracia hay que destacar ciertos aspectos negativos. Lo que más chica al principio es la calidad de la animación, bastante pobre comparado con lo que prometían los tráiler o la animación que suele tener una OVA. Hay una gran cantidad de planos estáticos de “gente moviéndose”, es decir, un dibujo cuando deberían hacer un fondo animado, escenas en las que cuesta discernir qué ocurre, poca caracterización de los personajes,… Lo cierto es que da la sensación que está hecha con algo de pereza o con prisa. Pero el argumento tampoco mejora. Teniendo en cuenta las tramas de las series de Digimon, me parece tremendamente aburrida, previsible y poco trabajada. Sobre todo choca el inicio de la película donde muestran planos simplísimos mostrando a un monstruo digital entrando en el mundo real de forma bastante forzada y patosa. El problema de esto no son las propias escenas en sí, sino que sacan totalmente de la inmersión de la película y te recuerdan que estás viendo un trabajo de ficción más bien pobre. Y esa es otra, apenas hay ganas para la empatía. Todo sucede de tal forma que te da igual lo qué le ocurra a los personajes, aunque la trama trata de recordar que “debes” preocuparte por ellos poniendo algunas escenas forzadas que tratan de transmitir ternura. 


En definitiva, creo que últimamente estoy algo exigente con los productos de animación que salen de Japón, pero es notable que mientras se hacen animes como One Punch Man, se produzcan al mismo tiempo series como Dragon Ball Super o Digimon Adventure Tri. Parece que sólo importa conseguir exprimir la gallina de los huevos de oro en vez de tratar de ofrecer un producto cuidado para recuperar la fidelidad del público. Quiero ser justo y reconocer que Digimon Adventure TriReborn se deja ver, es entretenida, pero no ofrece nada nuevo y su calidad estaría en un 6 sobre 10. Creo que es una buena forma de recuperar ciertos recuerdos, acudiendo a su visionado con previo aviso de algo que no nos va a despertar nuevas sensaciones como lo hizo la misma serie antaño. Por supuesto cabe destacar la fantástica canción que da inicio a los capítulos de la OVA, una entrañable versión de  Butter-fly, de Kouji Wada que lleva el mismo título y está versionada por el propio autor.

Share.

About Author

Leave A Reply