Mitos populares de Japón, el viaje de Kunio

0

Mitos populares de Japón, Las leyendas de Tôno (Tôno Monogatari) es una de las obras etnológicas y antropológicas clave del siglo XX para conocer Japón. En la edición de Quaterni, la traducción es directa del japonés, realizada por la profesora Mariló Rodriguez del Alisal. En la edición se incluye una biografía sobre Yanagita Kunio y la región de Tôno que contiene diez poblaciones: Tsuchibuchi, Tsukumoushi, Matsuzaki, Aozasa, Kamigo, Otomo, Ayaori, Masuzawa, Miyamori y Tassobe. Durante la lectura serán necesarias para ir revisando, ya que es donde el autor basa su investigación antropológica.

La obra está llena de referencias fantásticas que nos facilitan la comprensión de términos como onryô: alguien que muere con rencor, por lo que su espíritu se convertirá en un ser vengativo; Kawai que significa literalmente “donde los ríos se encuentran”; Inari: espíritu del zorro que actua como enviado de la divinidad, ijin que denomina a un tipo de forastero o extraño en la región. Además el autor mismo aclara muchas definiciones de palabras y términos japoneses que según nos cuenta, sólo se encuentran en esa región japonesa. Siempre teniendo en cuenta que esta investigación se llevó a cabo durante 1909, y su publicación en 1910.

55

“Muchos Kappa habitan en los ríos. Hay cantidad de ellos en el río Sarugaishi. Las mujeres de dos generaciones, miembros de una misma familia residente en una casa situada junto al río, en el pueblo de Matsuzaki, quedaron embarazadas de bebé kappa. Cuando estos nacen, existe la costumbre de cortarlos en trozos, meterlos en pequeños barriles de sake y sepultarlos en la tierra. Tienen un aspecto grotesco.”

Como hemos comentado antes, las leyendas no están manipuladas por el autor para darles credibilidad. Él simplemente se dedica a recogerlas y a redactarlas en tono narrativo. Reconozco que mi fascinación y el temor se mezclaban cuando leía pasajes como este:

84

[…] Cuando era adolescente, en la Era de Kaei, muchos extranjeros se establecieron a lo largo de la costa. Había edificios de estilo europeo en Kamaishi y en Yamada. Se sabe que un occidental vivió cierto tiempo en un promontorio de la península Funakosi. Se practicaba secretamente la religión cristiana, y en el distrito de Tôno crucificaron a unos cuantos de sus fieles. Según cuentan aquellos que van a los puertos de la costa, aún se encuentran ancianos que hablan de los ijin que se abrazan y besan. Se dice que hay bastantes niños de origen mestizo en esa zona costera.

Hay una historia que me ha cautivado especialmente, en la que un hombre, volviendo a su casa, encuentra a otro hombre al que no distingue el rostro ni las manos. Creyendo que este hombre se está acostando con su mujer, decide enfrentarse pero ese hombre desaparece. El primer hombre, al acercarse a la puerta de su casa, descubre que el extraño flota en el aire, sobre la puerta y su rostro está a escasos centímetros de él, mirándolo con ojos desorbitados.

La cantidad de deidades locales que surgen relato a relato nos dan una muestra de cómo la misma idea cambia de aldea en aldea, a tan solo unos kilómetros de distancia. Esto de uno de los aspectos más interesantes de la etnología, ya que luego se pueden reunir todos estos datos para organizar ciertas leyendas en torno a ciertos mitos. O de como un forastero o un extranjero, puede convertirse en un mito  o leyenda y ser usado para atemorizar a los niños (como nuestro hombre del saco, o el coco). Cuando esos extranjeros eran probablemente viajeros a los que los locales habían visto por primera vez.

Pero con esta obra no podemos quedarnos solo con la anécdota. Yanagita Kunio repasa la gastronomía, economía, agricultura y demás datos interesantes del lugar. Además  de sus costumbres y artes como teatro, danza, y diferentes tipos de ritos, muchos de ellos relacionados con deidades o mitos. Kunio incluye las rutas de viaje, los pasos entre montaña, las mejores rutas o las encrucijadas que se consideran malditas y no se usan (seguramente por ser peligrosas por algún otro tipo de cuestión, pero ese mito se crea alrededor del lugar para que los lugareños lo eviten). Yanagita Kunio siente fascinación por su tierra, por sus costumbres y por su gente, y así lo demuestra en el viaje que realizó a principios de los años XX.

Investigadores como Yanagita Kunio, vieron un posible olvido o contaminación de sus mitos y leyendas más primitivos por lo que se dedicaron a recolectar todos los posibles en un trabajo de toda una vida, postergando esta obra de gran valor. ¿Y quién no quiere visitar Tôno a estas alturas? Una lectura recomendada para los hechizados por el misterioso país nipón y sus leyendas. Este libro en forma de cuaderno de viaje nos permite vivir en aquel Japón rural y supersticioso del siglo XX. Una lectura que permite viajar en el tiempo y observar con curiosidad vestigios de algo que lentamente se está olvidando.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.