La cotidianidad del amor según Kawakami

1

Que Acantilado (y Quaderns Crema) siga apostando por esta autora es una alegría. Poco a poco vamos teniendo la bibliografía completa de esta autora en nuestro país, y podríamos asegurar que somos de los países que más novelas de la autora tenemos traducidas. La novedad que nos traen esta vez tanto en catalán como en castellano es Vidas frágiles, noches oscuras (夜の公園).

La presente es una historia de amor a desuso. Más bien, de hecho, sería una historia en el que los personajes buscan el amor de diferentes formas. Nos encontramos con cuatro personajes principales, Lili, una ama de casa desencantada con su matrimonio, Yukio, su marido, Haruna, la mejor amiga de Lili y amante de Yukio y Akira, un chico considerablemente más joven de Lili de quien se enamora. Estos cuatro personajes, más Satoru, son el núcleo de la novela.

Las relaciones de los personajes, sus emociones y sentimientos, son el principal motor de la novela. Y es que a través de todos sus puntos de vista (excepto el de Satoru), podemos descubrir sus dudas, sus incertidumbres y sus costumbres. Eso hace que los cuatro protagonistas tengan una construcción excelente y nos acerca a su mente y sus pensamientos. La empatía que creamos con estos personajes es notable, y están tan cargados de matices que llegan a parecer reales. Este es el mayor acierto de Hiromi Kawakami, uno que expresa en muchas otras novelas y que repite aquí.

Es un libro corto y eso hace que la trama no se expanda. De hecho, Kawakami nos acerca fácilmente a un momento de la vida de estos personajes. La confluencia de los cuatro está muy orquestada, demasiado: se nota mucho la mano de la autora detrás de cada uno de las tramas. Eso rompe un poco con el pacto ficcional y el lector se sale fácilmente de la lectura por la incredulidad. Sin embargo, esta es de las pocas pegas que puedo encontrarle a la novela. Es una historia sencilla, sin pretensiones, muy al estilo de Kawakami: agradable de leer, cercana al lector y con capacidad para empatizar con estos personajes que vagan por la vida en busca del amor. No son personajes cargados de odio o rencor, sino que intentan ser honestos con sus sentimientos y con los que los rodean. A veces el lector tiene la sensación de estar leyendo una novela algo dramatizada, pero en la gran mayoría del texto predomina la tranquilidad, la paz y la sensación de sosiego que rodea a los personajes y que la autora transmite fácilmente al lector.

La ambientación urbana es también una marca de la autora. Una ciudad japonesa, sí, pero no sobre poblada como Tokio, sino más bien las afueras, un lugar residencial con sus supermercados, sus bares y sus casas unifamiliares. Los personajes no tienen nada más que hacer, aparte de trabajar, que encontrarse a sí mismos y con sus sentimientos. Kawakami coloca a sus personajes en escenas muy cotidianas, cargadas del día a día: cocinando, comprando o encontrándose en un bar. También las escenas de sexo, explícitas y muy bien elaboradas, tienen ese aire de cotidianidad que rodea toda la novela. Es casi como si pudiéramos ver a través de la vida de cuatro personas que se conocen, que tienen dudas, que son extremadamente humanos y sufren por el amor a la vez que lo redescubren. Cuatro personas que evolucionan a medida que avanza el libro, con la parsimonia de las evoluciones en la vida real y sin muchos cambios reales al final. No esperéis grandes fuegos de artificio ni tramas complejas. En esta novela Kawakami pretende crear una historia sencilla y lo consigue.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: Cómo leer a Hiromi Kawakami - El peso del aire

Deja un comentario