Cien aspectos de la luna, de Tsukioka Yoshitoshi

1

Los grabados japoneses (más conocidos como ukiyo-e) son una de las formas de arte plásticas japonesas más populares. ¿Quién no conoce La gran ola de Kanagawa, de Hokusai? Desde luego este arte ha marcado la historia del arte de Japón y la del resto del mundo. La editorial Sans Soleil Ediciones ha publicado Cien aspecto de la luna, un tomo que reúne cien grabados de Tsukioka Yoshitoshi, uno de los artistas más influyentes de ukiyo-e del siglo XIX. La impecable edición contiene además de los mencionados grabados, una ficha y una descripción de cada uno de ellos realizada por David Almazán Torres, doctor en Historia del Arte.

El libro arranca con un breve ensayo introductorio tanto al autor como al período artístico en el que vivió, además de hacer referencias a su contexto histórico. Es un texto breve, conciso y muy preciso; necesario para comprender mínimamente el alcance del trabajo de Yoshitoshi. A partir de aquí, David Almazán se encarga de ordenar de forma cronológica y temática, y describir cada uno de los grabados de Yoshitoshi. Cada obra representa un momento histórico, un concepto, una idea. David Almazán desgrana los detalles de cada uno de los cien grabados. Todos ellos bajo la hermosa e imperante luz de la luna.

Como explica David en la introducción, es inusual encontrar una serie de cien grabados, pues el número es demasiado elevado y conlleva un tiempo desmesurado realizarlo (hay que tener en cuenta que Yoshitoshi realizaba otros encargos durante la creación de esta serie). Cien obras en una serie es un riesgo económico que también asumió el conocido Hokusai y su Cien vistas al Fuji. Esta serie tiene varios detalles interesantes que cabe destacar, por ejemplar la predominante presencia femenina en los grabados. Teniendo en cuenta que se trata de grabados históricos, esto es extraño, pues aunque la mujer siempre ha tenido un papel esencial en la historia de Japón, su influencia ha sido siempre ocultada en las sombras. Hay veintisiete estampas femeninas frente a sesenta y siete masculinas.

Cien aspectos de la luna es una obra de dos lecturas. Una de deleite, de contemplación, pero también lo es de comprensión. Los grabados de Yoshitoshi invitan a sumergirnos a un mundo mágico, pasado, repleto de imágenes evocadoras y situaciones apasionantes, a su vez los textos de David nos devuelven al mundo real para explicarnos qué tras cada trazo, tras cada fecha y personaje. La cristalización de descripciones e ilustraciones hace de este un ejemplar único, pues no se queda en la mera anécdota artística de crear un catálogo, y tampoco en un pesado texto ensayístico repleto de texto con imágenes poco relacionadas. En este sentido, el trabajo de edición de Sans Soleil es excelente, combinando texto e imagen para crear un equilibrio perfecto.

Quiero concluir citando a David Almazán con una magnifica conclusión a este libro: “En este sentido, Cien aspecto de la luna no es una reliquia del pasado, un testamento del Japón heroico y galante de antaño, sino un amplio repertorio de modelos de conducta que siguen estando presentes hoy, actualizados, en el Japón del siglo XXI, donde las famosas geishas o las bijin son ahora idols televisivas y los leales samuráis o los antiguos bomberos son hoy los héroes de Fukushima.”

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: Lo mejor de 2016 - El peso del aire

Leave A Reply