Nijigahara Holograph, de Inio Asano

1

El Asano más surrealista

Hace poco publicábamos un artículo sobre este autor que poco a poco va haciéndose más sonado en nuestro país: Inio Asano. En ese artículo comentábamos que entre sus historias, habían historias que se acercaban más al realismo (pese a contar con elementos mágicos) y otros que se acercaban más al surrealismo mágico. Nijigahara holograph, englobada en la segunda opción, es el primer manga que Asano publicó, una interesante puerta al resto de la obra del autor.

Los monstruos tienen muchas caras. La criatura que acecha en el túnel que hay detrás de la escuela, en el malecón de Nijigahara, seguramente es uno de esos monstruos que tanto temen los niños. Cuando se encuentra el cuerpo sin vida de la madre de Arie, este monstruo parece hacerse más presente, más vivo que nunca. Y es entonces cuando los niños deciden hacer un sacrificio, pagar con sangre la sangre. ¿La víctima? La desafortunada Arie.

La construcción de esta historia es una de sus peculiaridades más llamativas: La creación de una historia que, como una espiral, va curvándose sobre sí misma. Quizá una analogía más exacta sería la de un puzle con todas las piezas repartidas: el lector tiene que ir cogiendo los fragmentos para completar el todo y entonces, entenderlo. Es por eso que las primeras páginas de este manga pueden parecer desconcertantes: Bebés, mariposas o un cuerpo que cae. Un hospital, el cadáver de una mujer… Estos elementos que en un principio no se entienden son solo marcas a las que Asano volverá posteriormente. Aunque es una historia autoconclusiva, Asano la ha cargado de complejidad. El autor mezcla un surrealismo que ya ha demostrado ser clara marca de la casa con toques de terror psicológico que sabe llevar bien, pues no son apabullantes.

Sin embargo, la atmósfera que crea Asano en esta novela no es más que la guinda del pastel, una guinda deliciosa y muy bien hecha, pero que sirve para acompañar a unos personajes que, pese a no estar desarrollados del todo, sí que nos muestran una complejidad conceptual interesante. La idea de las mariposas, constantes en todo el manga, nos acerca un poco al concepto del autor en este manga: Las consecuencias de todas las acciones, un efecto mariposa a pequeña escala. Asano mezcla con maestría su surrealismo con personajes reales en un ambiente cotidiano, personajes que interpretan muy bien los problemas de la juventud japonesa actual. No por nada, a Asano se le nombra como una de las “voces de su generación” y es que a pesar de ser una de sus obras más surrealistas, es también una obra sobre personajes destrozados por dentro, personas que actúan y que pagan las consecuencias de sus acciones.

Esta es una de sus obras más oscuras, también. El dibujo extremadamente detallista nos muestra a personajes con una negrura alrededor de su corazón, nos muestra paisajes preciosos y delicados que esconden la verdadera naturaleza de la historia: El terror, el juego psicológico del autor, la perturbación de los personajes, la opresión del ambiente. El sexo y la muerte van cogidos de la mano y Asano no se contiene a la hora de mostrarlos: escenas con un marcado carácter oscuro, con tramas y fondos que incitan al lector a meterse en esta ambientación.

El autor juega con la historia, enrollándola en sí misma, mostrando escenas inconexas que el lector tendrá que conectar posteriormente. Esta es, quizá, la mayor dificultad al leer este manga y es que la libertad que tuvo el autor a la hora de crear se nota tanto en los temas a tratar como en la construcción de su historia. Es necesaria una segunda lectura para atar todos los cabos y acabar el puzle. Eso no me parece un defecto de una historia, pero para todo aquel que busque las cosas más masticadas, se dará cuenta que adentrarse en esta historia es como adentrarse en una selva con el machete oxidado: Se necesita un esfuerzo para avanzar.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: El fin del mundo y antes del amanecer de Inio Asano - El peso del aire

Deja un comentario