Cinco palabras clave para leer a Mishima

1

Es innegable que uno de los autores japoneses de literatura más populares y conocidos en Occidente es Yukio Mishima. Tanto su obra, como su gran capacidad para las palabras, como los temas elegidos en cada uno de sus libros, son elementos que lo alzan como uno de los grandes dentro de las letras japonesas. Sin embargo, adentrarse en su bibliografía puede resultar algo desalentador, no solo por la gran cantidad de obras que llegó a publicar, sino también por la complejidad de estas.

Mishima es un autor mucho más abordable y cercano de lo que puede parecer y en un intento de acercarlo también a los lectores que se aproximen totalmente a ciegas a este autor, he creado una lista de cinco palabras clave que caracterizarían a Yukio Mishima y que, a su vez, intenta ser una pequeña guía de lectura de este autor, una pequeña ruta para introducirse en su amplia bibliografía.

Cada uno vive y siente la literatura de una manera diferente. Es por eso que mi experiencia con Mishima puede ser totalmente diferente a la vuestra y no quiero que os toméis estas palabras como ley. Pero es interesante leer una ruta a seguir, aunque esta sea subjetiva, y solo por eso este artículo ya vale la pena:

la_pelicula_perdida_de_mishima_ampliacion

Uno. Individualidad

Mishima aprendió a conocerse a sí mismo muy bien. Criado por su estricta abuela, hija de una familia de samuráis, y por los preceptos del pasado, Mishima tuvo tiempo de reflexionar en su gran casa tradicional. Era un niño enfermizo, lo que le daba más tiempo a masticar sus propios pensamientos. Su primera novela y la más autobiográfica de todas es Confesiones de una máscara, reseñada en El peso del aire. Es de las novelas más asequibles de Mishima y también una ventana ideal para intentar descubrir la complejidad de este autor. Koo-chan es un reflejo imperfecto del mismo Yukio. Además, Mishima usa temas y metáforas que seguirá usando en el resto de su obra y que se convertirán en leiv motiv de muchas otras de sus obras. La belleza de lo dorado o la atracción a la muerte son temas a los que volverá a recurrir.

Dos. Raíces

Yukio Mishima era una persona instruída y cultivada. Pero aunque fuera una persona tan nacionalista, no solo leía autores clásicos japoneses, sino también conocía a sus contemporáneos o a clásicos del mundo occidental. Están tan presentes en su obra Kawabata como Homero. Para conocer a Mishima, es imprescindible conocer sus influencias. Y aunque quizá los clásicos griegos os resulten muy inaccesibles, veréis que leer alguna novela de Yasunari Kawabata, uno de sus amigos más cercanos, o de Izumi Kyoka, un autor que Mishima admiraba muchísimo, se hace un placer insospechado.

mishima

Tres. Nación

El patriotismo y el nacionalismo estuvieron muy presentes durante toda la vida de Mishima. Su infancia, que pasó en casa de su abuela a causa de su enfermedad, su madurez, en la que veía como los preceptos con los que había vivido y que se desmoronaban después de la guerra… Durante toda su vida, el Japón ancestral fue importante y su derrota en la guerra lo marcó tanto como al resto de nación. Por todos es conocida su muerte ritual (que resultó un desastre), pero antes de dicha muerte, Mishima escribió un libro que hablaba a los jóvenes del país. El libro, Lecciones espirituales para jóvenes samuráis, es una lectura muy recomendable que ayuda muy bien a conocer al autor y afianza el terreno sobre el que leer las siguientes obras.

Cuatro. Belleza

Yukio Mishima admiraba la belleza y eso está presente tanto en su vida como en sus novelas. El dorado es el elemento que usa Mishima para relacionarla con la belleza y ese concepto de dorado está muy presente en muchas de sus obras, siempre reflejado en un personaje. Esta presencia de la belleza es compleja y coge diferentes formas, pero Mishima hablaba muchísimo de ella. En El pabellón del templo de oro (reseña aquí), una de las obras más características del autor, se puede ver dos de los temas principales de Mishima: por un lado, la belleza comentada y por otro, la relación que tenía el autor con la muerte. El marino que perdió la gracia del mar  (reseña aquí) recupera el tema de la belleza y la gloria en el personaje de Tsukazaki.

La juventud era otra de sus metáforas para hablar de la belleza. Mishima estaba obsesionado con la juventud. Entrenó durante mucho tiempo para estar en la forma que quería y de eso habla en El sol y el acero, un ensayo en el que Mishima pondera sobre su relación con el cuerpo. Este, la pureza y la belleza están muy presentes también en El rumor del oleaje.

Cinco. Muerte

Si hemos llegado hasta aquí, es que hemos leído mucho de Mishima. Hemos sentido con sus palabras, hemos vivido el Japón de la posguerra con sus historias. La derrota de su país marcó la mayoría de su bibliografía y muchos de sus libros hablan del panorama opresivo que vivía Japón después de la rendición. Los años verdes, la tetralogía de El mar de la fertilidad, etc, son obras que muestran esta ambientación depresiva. Sin embargo, la podemos ver en casi todas sus novelas y si habéis leído las lecturas que he comentado en los anteriores puntos, seguro que lo habréis notado.

Aún quedan muchas obras de Mishima por descubrir. Escribió más de veinte novelas y muchísimas piezas de teatro, por lo que si os interesa profundizar más y leer más de Yukio, tenéis mucho donde elegir Era un autor muy prolífico del que, gracias al buen trabajo de Alianza, podemos leer su mayoría de novelas. Ahora solo os queda elegir una.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: Cinco palabras clave para leer a Mishima

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.