El club de los gourmets, de Junichirō Tanizaki

0

Comida y placer han ido de la mano desde hace tiempo tanto en la literatura, como en el arte plástico, o el cine. El club de los gourmets explora esta faceta de la búsqueda del placer extremo por medio de los sabores, la digestión y la propia ingesta con su habitual estilo que va de lo lírico, a lo humorístico pasando en ocasiones por lo desagradable o macabro. Gallo Nero edita una impresionante edición traducida directamente de japonés por Yoko Ogihara y Fernando Cordobés que además trae ilustraciones de Yoko Nakajima.

En El club de los gourmets un grupo de amigos aristócratas se reúnen con frecuencia no para hablar de literatura o filosofía, tampoco son una sociedad secreta de alta burguesía, sus reuniones en casa del conde G. son para comer. Degustar platos exquisitos y comentarlos. A menudo se reúnen en los restaurantes más exóticos o extraños para probar nuevos manjares. La novela narra como todos ellos van quedando hastiados de cierta rutina, sobre todo el conde G. que decide salir a investigar y probar cosas nuevas y drásticas.

La propia búsqueda de los límites de su placer es lo que da motor a la obra y a su misma vez lo que augura un final escrito, es un recorrido en el que los hambrientos personajes se devoran a sí mismos, consumidos por la obsesión de la gula. Y es en mostrarnos estas obsesiones que llevan al límite a las personas donde Tanizaki brilla especialmente. Obsesiones absurdas o extrañas, incluso incómodas pero que existen. Placer y obsesión son dos términos que empañan toda la obra de Tanizaki y en El club de los gourmets se hace obvia esta relación autodestructiva que tienen los hombres con la comida, obesos y desesperados, y a la vez hastiados y aburridos. Los personajes están vacíos pero a su misma vez buscan llenar ese mismo vacío con experiencias nuevas, con sensaciones, y para ello deben asumir riesgos. Deben cruzar líneas que hasta entonces no existían, y es ahí donde los personajes se mueven en el filo entre la obsesión y el placer. El lector debe sacar sus propias conclusiones, ¿es por puro placer, o es una obsesión de llenar un vacío lo que motiva a los personajes del club? El club de los gourmets es un relato fantástico en el que Junichirō Tanizaki retrata una sociedad decadente, obsesiva y perversa. Una sociedad donde la sumisión a los placeres “materiales” o externos están por encima de cualquier moral o ideal. Como he comentado antes, la edición de Gallo Nero es una delicia que acompaña uno texto curioso y perverso. Un plato excelente para degustar algo de Tanizaki.

Share.

About Author

Deja un comentario