Primeras impresiones – Flying witch y Kanojo to kanojo no neko

0

Si en la última entrada de Primeras impresiones os hablaba de animes que había dejado de ver durante los primeros capítulos, hoy os traigo una entrada mucho más positiva. Los dos animes de los que os quiero hablar en estas primeras impresiones tienen muchas cosas en común (chicas, gatos y cotidianidad), una de las razones por las que las he juntado en una única entrada, pero mientras una es una serie aún retransmitiéndose, la otra es un corto que se ve en un momento.

Flying witch

"/

Esta es la mejor escena de toda la serie

Si habéis visto Nicky, la aprendiza de bruja, la película de Ghibli, quizá la premisa de este anime os parezca familiar. Sin embargo, hasta ahí llegan las similitudes.

Makoto es una chica de quince años que, junto con su gato Chiyo, se va de casa para ir a vivirse con sus tíos en un pequeño pueblecito de montaña. Es una tradición que las aprendices de bruja como Makoto se vayan de casa para acabar con su aprendizaje.  Este anime tiene todas las características para ser un slice of life tranquilo, relajado y muy desenfadado y eso lo cumple con creces. Con un abanico de personajes secundarios interesantes y un núcleo familiar central muy fuerte, Flying witch es de esos animes para ver una tarde de domingo. Sin embargo, la falta de una trama continuada hace que pierda un poco de fuelle después de unos capítulos (siendo el primero uno de los mejores de la serie).

Si os gustan los animes tranquilos que explican historias cotidianas, Flying witch tiene los ingredientes necesarios para lograrlo.

Kanojo to kanojo no neko: Everything Flows

"/

Tiene un aspecto visual muy cuidado.

Aunque esta es una entrada de primeras impresiones, de este corto tampoco se puede hablar mucho más.

En 1999 Makoto Shinkai publicaba un corto en el que el protagonista era un gato que hablaba de su dueña. Esta serie se basa en este corto, con una animación elaborada y preciosa, con unos colores pastel que le van como anillo al dedo a la historia y parte de la misma premisa: un gato que nos habla de la vida de su dueña. Este es un corto consta de cuatro capítulos de siete minutos cada uno, pero en ese poco tiempo transmite una sensibilidad y una emotividad que al menos a mi me emocionaron. Y al igual que el anime de arriba, tiene todos los ingredientes para ser una historia cotidiana, tranquila, que se ve de una tirada y que es una alegría tanto a la vista (por lo bonito de su animación) como al espíritu.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.