Tanaka-kun wa itsumo kedaruge, la sencillez de la pereza

0

La temporada de verano ha llegado y con ella, la multitud de nuevos animes que queremos ver y de los que os hablábamos en esta entrada. La temporada de primavera apenas traía novedades que me interesaran y excepto un par de animes que ya os he comentado en Primeras impresiones, el mayor acierto de la temporada y uno de los pocos animes que seguí hasta el final fue ‘Tanaka-kun wa itsumo kedaruge’. En español, ‘Tanaka-kun siempre tiene pereza‘, un nombre que describe perfectamente lo que es el anime.

Este anime sigue el día a día de Tanaka-kun, un chico cuya mayor peculiaridad es su pereza. Tanaka sigue la ley del mínimo esfuerzo y aprovecha cualquier instante para dormir o descansar. A su lado tiene a Oota-kun, su mejor amigo y su antítesis en cuanto a pereza se refiere. Con esta premisa tan sencilla, y que a primera vista puede resultar hasta aburrida, el anime va mostrándonos la vida de instituto de estos dos personajes y todos aquellos que los rodean.

Y es que la clave para el triunfo de este anime, además de un toque de humor sutil y muy agradable y efectivo, son los personajes. Quizá es por eso que el primer capítulo flojea, pero a medida que avanza el anime, nos van presentando cada vez a más personajes que le dan vida y riqueza a los capítulos. Personajes que tiran de tópicos pero que a la vez se ríen de ellos y sobretodo, personajes con un carisma especial que crean el humor de la serie. Así vemos a una chica bajita y muy hiperactiva que quiere ser la discípula de Tanaka, una macarra que en realidad adora la ternura, etc. Toda una amalgama de personajes que interaccionan con Tanaka de una forma u otra y que crean situaciones divertidas.

Este es un slice of life de manual y sin embargo, no se nos hace aburrido, pesado ni tópico. Explotando al completo la personalidad vaga del protagonista y sus consecuencias en el día a día, los doce capítulos que tiene este anime se nos hacen cortos. El anime además cuenta con una animación bastante peculiar, muy sencilla y llena de color (usando sobretodo tonos cálidos) que le va como anillo al dedo a las historias que quiere contar. También la música ayuda a crear este ambiente de cotidianidad relajada que rodea todo el anime.

En conclusión, no es un anime para aquellos que buscan emoción, tensión o una trama muy elaborada. No os esperéis tampoco una obra cotidiana en la que se explora en profundidad algún tema filosífico. ‘Tanaka-kun wa itsumo kedaruge‘ es más bien un slice of life sencillo, con el que disfrutar de su toque de humor y de la felicidad que rodean la historia. Si os gusta esta clase de animes y le dais una oportunidad al perezoso de Tanaka, estoy segura de que se os dibujará una sonrisa divertida en cuanto veáis un par de capítulos.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.