Durarara!!

1

Durarara!! DRRR!! como también se la conoce, nació como una serie de novelas ligeras escritas por Ryohgo Narita en 2004, contando ya con trece volúmenes publicados e ilustrados por Suzuhito Yasuda. En 2009, a cargo de Akiyo Satorigi nació una serialización de formato manga en la revista shōnen Monthly GFantasy con la que gano bastantes seguidores. Ya es por fin en 2010 cuando llega la adaptación al anime, a cargo del estudio Brain´s Base, con los diseños originales de Suzuhito Yasuda, que supuso un gran éxito por su originalidad y excéntrica estructura. Aprovechando el tirón y a través del estudio Shuka con Takahiro Omori como director, se planteó una segunda temporada dividida en tres tandas de 12 capítulos cada una; estrenando en enero de 2015 Shou (Comprensión), en julio del mismo año llego Ten (Movimiento) y por último cerrando la serie en enero de 2016, llego Ketsu (Conclusión).

Contar la trama de Durarara!! resulta sencillo pero a la vez complejo. Nos situamos con la llegada del joven Mikado Ryūgamine a la gran ciudad de Ikebukuro, iniciando un nuevo ciclo de escuela y encontrándose con su mejor amigo de la infancia Kida Masaomi, que ejercerá de guía en la gran ciudad presentándole a todo tipo de personas y advirtiéndole de los peligros de la misma. La existencia de casos sobrenaturales, como una supuesta leyenda urbana que sitúa a una motociclista sin cabeza, o los enfrentamientos entre las diferentes bandas de colores, hacen que Ikebukuro sea una ciudad diferente a lo que parece en un principio. Así podría resumirse el argumento, pero el anime es algo mucho más complejo. Juntamos en una batidora lo sobrenatural con la vida diaria de dos adolescentes que encierran múltiples secretos, una chica de pasado oculto que busca fervientemente su fiel compañía, un científico enamorado y obsesionado de la jinete sin cabeza, una pandilla de lo más alocada que patrulla en furgoneta o un par de extraños chicos en constante pelea desde su adolescencia; donde todo no parece tener ni pies ni cabeza hasta que das con la tecla y cobra sentido.

Estructuralmente Durarara!! es un anime diferente a lo habitual. Los primeros capítulos son realmente confusos, parece que está pasando algo, pero realmente no te estas enterando de nada ni estas avanzando, Sigues sin saber de qué va y pese a ello, estas enganchado. El estilo narrativo de la serie, donde podemos ver varias veces el mismo suceso desde distintos puntos de vista o partiendo de diferentes momentos temporales, hace que tenga un ritmo pausado que puede cansarte o enamorarte, en mi caso, lo segundo. Lo que realmente atrapa es como las historias de cada personaje se van relacionando entre sí, cada uno de ellos desarrollado con cierto carisma y gran profundidad gracias a su estructura, tanto principales como secundarios muestran su humanidad en cómo se enfrentan a las complicadas situaciones que se les presentan. Si eres de los que necesitas una historia explicada en detalle y quieras avanzar constantemente en la trama, esta serie no es para ti, ya que se jacta de todo lo contrario. Cada historia personal hace que te desvíes un poco más del camino principal, pareciendo por momentos que llega a atascarse u olvidarse por completo de la trama, pero solo está profundizando en aspectos de sus personajes para que seas tú quién debe armar el puzle.

Podríamos enmarcar la historia dentro de la fantasía urbana por los momentos sobrenaturales como los que protagonizan la Dullaham o Saika, pero también es una serie de misterio y sobre todo de tensión, eso sí, todo enmarcado dentro de la cotidianidad. Para conseguir todo esto el guion introduce varios giros argumentales acertados que cambian los pilares de la serie cada cierto tiempo, pegándote un bofetón a mano abierta en las conclusiones que tu podías tener en mente. Cabe destacar también la animación, bastante buena y con unos fondos trabajados y detallados basados en la ciudad real, con unos personajes que adquieren definición por su aspecto y un excelente montaje. El último punto fuerte llega en el apartado musical. Si bien los OP y ED encierran canciones contagiosas y adecuadas, es la OST de Makoto Yoshimori con estilo de jazz la que genera esa tensión tan adecuada en todo momento. Una pena que ya se haya cerrado la historia, pero a la vez, una maravilla tener el puzle completado.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: Lo mejor de 2016 - El peso del aire

Leave A Reply