Recomendaciones otoñales

0

Otoño es una estación repleta de matices, en el sentido literal y metafórico del concepto. La naturaleza, antes de morir, estalla en mil colores, estando casi tan viva como en primavera. Por otro lado se acerca el invierno y su amenaza nos hace pensar en todo tipo de cosas sobrenaturales. Empieza la época de quedarse recogido bajo la mantita con la lluvia afuera y un buen libro, peli o manga entre las manos. Por eso nos hemos juntado los colaboradores de El peso del aire para daros unas recomendaciones para esta estación tan peculiar:

kokoro-soseki

Las recomendaciones de Isa

Kokoro, de Natsume Soseki

Este libro es ideal para otoño y es que los temas de los que trata y la sutileza de la prosa de Soseki, que es uno de los mayores encantos de la novela, parecen cuadrar muy bien con el ambiente rojizo que caracteriza esta época del año. Un buen té negro y galletas de mantequilla con limón acompañarían perfectamente esta lectura.

Mil grullas, de Yasunari Kawabata

Kawabata es de esos escritores que se disfrutan en casi todas sus historias, escriba de lo que escriba. La prosa pausada del autor concuerda a la perfección con el momento del año. Ese cariño por el pasado que transmite la novela es uno de sus encantos y una de las razones por las que creo que el libro es ideal para estos próximos meses. Té matcha y dulces japoneses se adaptarían a la perfección con el libro de Kawabata.

El lago, de Banana Yoshimoto

Que me encanta Banana Yoshimoto no es ningún secreto y El lago es, para mi, una de sus mejores novelas. Ya la reseñé en El peso del aire en su momento, pero no puedo evitar volverla a recomendar porque, de las novelas de Yoshimoto, es de las que más me transmite esas sensaciones tan típicas de otoño. La melancolía que desprende la historia y la relación entre los dos personajes, a medio camino entre la frescura del verano y la calidez de estar bajo las mantas cuando llega el frío, transmite una sensación similar a la de un paisaje en octubre. Leería esta novela con un humeante bol de sopa de miso al lado.

Chihayafuru, de Yuki Suetsugu

No se me ocurre serie de manga/anime más adecuada para ver en otoño que Chihayafuru. Una, es un anime largo (y un manga aún más largo) por lo que podréis llenar esas tardes que se hacen tan cortas cuando avanza el otoño. Segundo, es un spokon atípico que nos muestra a jugadores de karuta, un juego basado en una antología poética de la época Heian. El propio nombre se refiere a tanto al personaje Chihaya como a un poema dónde el otoño es el protagonista. Disfrutaría de esta serie con un plato de dorayakis y un té de cebada frío.

El libro de la almohada, de Sei Shonagon

Aunque leí este libro en verano, recorriendo Japón, para mi Shonagon tiene también un aire otoñal que me hace incluirla en esta selección. Este libro recoge las impresiones de Shonagon en la corte imperial del Japón de la era Heian y habla de las estaciones, de los personajes y de la naturaleza que la rodeaba. Un auténtico viaje al pasado con un toque irónico que me encanta. Un mochi de cereza y un vaso de agua con un toque de limón mejorarían mucho la lectura de este libro.

Las recomendaciones de Khardan

Voces de una estrella distante

Basado en la película de Makoto Shinkai, me ha encantado la forma intimista de tratar los viajes a distancias planetarias. Un relato de mechas intimista, maravilloso.
DAYS
Cómo voy a ser yo y no recomendar algún spokon. En este caso, algo mucho más cercano a la mayoría que el baseball o el baloncesto. Un spokon de fútbol, con un dúo en el que está el Oliver y el Bruce Harper. ¡Y se centra en Bruce!
Good morning call, el dorama.
Una historia tierna, divertida y que recuerda muchísimo al manga en el que se basa. ¡Con unas actuaciones decentes y disponible en Netflix completa! Eso sí, hay momentos un tanto cansinos, pero, en general, es un shojo de libro muy bien contado.

Las recomendaciones de Alexander 

Shogun. La vida de Tokugawa Ieyasu, de A. L. Sadler
De reciente publicación, Satori nos presenta el mejor ensayo u obra de investigación publicada hasta la fecha (en inglés), por fin en castellano y con una edición magnífica que incluso supera a la inglesa. Shogun narra con todo detalle la vida de Tokugawa Ieyasu, el Shogun que unificó Japón y cuyo nombre está escrito junto a algunos eventos tan importantes como la Batalla de Sekigahara.
Tomie, de Junji Ito
Publicada en dos tomos por ECC Ediciones, Tomie es la perfecta entrada al oscuro y retorcido de Junji Ito. El autor que nos visitará en el Salón del Manga de Barcelona de este año es un mangaka que cuenta con obras aterradoras, perfectas para pasar algo de miedo bajo las sábanas durante estos días de lluvia.
La historia de un ciego, de Junichiro Tanizaki
No podía faltar un autor que es puro otoño. Tanizaki con su La historia de un ciego narra la vida del asistente personal de las mujeres en la casa de un señor de la guerra. Repleta de secretos, giros de guion, misterios, historia y personajes profundos y pintados en claroscuro. De nuevo una edición magnífica de Satori.
Onibaba, de Kaneto Shindô
Un clásico de terror japonés. ¿Y quién no quiere pasar miedo en estas fechas? Onibaba es un film en blanco y negro, quizá la obra maestra de Shindô (afirmación complicada). Una obra onírica, malrollera y muy, muy evocadora. Una de esas que «hay» que ver sí o sí.

Las recomendaciones de Marta

Museum, de Ryousuke Tomoe

Manga en tres tomos que nos narra la historia de un sanguinario y despiadado asesino en serie. Un depredador, un loco, un artista. Dibujo realista y trama vibrante para una historia que engancha desde la primera página. Para colmo, este otoño estrenarán en Japón su adaptación a la gran pantalla. Todos a leerse el manga antes de que eso pase.

Perfume de hielo, de Yoko Ogawa

Hiroyuki se suicida y su novia Ryoko no puede encontrarse más confundida. Ella tratará de reconstruir la vida Hiroyuki y de ese modo dar sentido a su pérdida, y en ese viaje descubrirá cuántas cosas desconocía de su pareja. Una historia sobre el dolor de la pérdida y sobre la búsqueda de la propia identidad.

Mi vecino Totoro, de Hayao Miyazaki

Sé que no necesita ser recomendada, pero es pensar en un paraguas y pensar en Totoro y en el Gatobús. Una de esas historias recomendables desde los 4 a los 140 años. Tierna y dolorosa, nos devuelve a la infancia y a esa inocencia que hemos olvidado que tuvimos. Todo un acierto para una tarde de lluvia.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.