Tsugumi de Banana Yoshimoto

1

Banana Yoshimoto se ha convertido en una autora de cabecera para mí, en una de esas escritoras que apetece leer en cualquier momento y que siempre disfruto mucho. En la web ya hemos reseñado dos de sus novelas, Amrita y El lago. Tristemente, me quedan ya pocos libros traducidos que disfrutar y Tsugumi era uno de ellos. La cuarta novela de la autora con la que se aleja un poco de algunos de sus temas más reiterados sin perder la personalidad lírica que la caracteriza.

Maria Shirakawa empieza, empieza una nueva vida en Tokio con su madre y su padre. Pero todo le recuerda al mar que ha dejado atrás y a Tsugumi, su amiga y prima a quien, pese a su carácter arisco, está muy unida a ella. Gracias a una invitación de esta misma, Maria vuelve un verano al hostal Yamamoto, dónde creció, un verano donde el fresco de la brisa marina nocturna y la dulzura de la sandía serán dos atenuantes de este paso de la infancia a la madurez.

Yoshimoto vuelve a hablar de este tema que ya tocó en otras de sus novelas, pero de una manera más cálida, más veraniega. Y es que Tsugumi es un libro que se diferencia un poco del resto de novelas de la autora por la frescura que desprende y que rodea a la melancolía que acostumbra a reinar en los libros de la autora japonesa. Tsugumi, la verdadera protagonista de la novela, tiene la capacidad de transformar un libro normalito en una historia muy interesante gracias a su personalidad.  El paso de la infancia a la madurez lo vemos más en este personaje que en el resto, aunque todos forman parte del entramado sencillo pero apacible que Yoshimoto crea en esta novela.

La ambientación es otro tema que importa mucho en el libro. El pueblo costero, que pese a la breve descripción que ofrece la autora, podemos imaginar vivamente en nuestra cabeza, hace de telón de fondo para unos personajes muy vivos. Los festivales veraniegos, los paseos por la costa, la lluvia de agosto, el brillo del mar un día cálido… todo eso forma parte del encanto de la novela. Y bajo la alegría veraniega que inunda esta novela está la melancolía, el miedo, la amargura. La enfermedad que sufre Tsugumi, una enfermedad crónica que la mantiene siempre al borde de la muerte, aporta el toque agridulce. El personaje, alejado de la vida normal por culpa de esta dolencia, mantiene una pose desagradable hacia el mundo y a su vez, una actitud muy sincera que hace de Tsugumi un personaje muy interesante.

Quizá esta no sea la mejor novela de la autora, pero transmite esa sensación onírica y familiar como el resto de sus libros. La sensación de quedar con una vieja amiga, de reencuentro. Casi puedo asegurar que los libros de Yoshimoto tienen un olor diferente, especial, y que al abrirlo, es como volver a casa.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: La literatura onírica de Banana Yoshimoto - El peso del aire

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.