XXII Salón del Manga: Día 1

0

Primer día del Salón del Manga XXII. Un gran estreno, en pleno sábado, con recinto ampliado. Aunque nosotros no llegamos hasta mediodía al recinto, fuentes fiables nos cuentan que desde bien pronto por la mañana la cola para entrar ya era espectacular. Se auguraba una gran participación. También hay que decir que la eficaz y experimentada organización del evento ha sabido solventar esa cola en el menor tiempo posible (aunque todos sabemos que estas cosas llevan tiempo).  De todas formas el primer día, y un sábado, suele ser el día más potente, y desde luego, derrochaba potencia por los cuatro costados.

Image and video hosting by TinyPic

Zelda, te buscan

Hacia las cuatro, la multitud había menguadoun poco y aunque el concurso de Cosplay seguía en activo (que estaba hasta los topes) en el resto del Salón se podía pasear sin agobio, habiendo incluso zonas no demasiado abarrotadas. Lo primero que uno ve al entrar el Salón, además de paradas de comida con un olor delicioso, es la cantidad de gente que va disfrazada, y es que esta es una de las señas de identidad del público del Salón: el Cosplay. Mucha gente, en su mayoría jóvenes, esperan este evento para sacar su creatividad a la hora de homenajear a sus personajes preferidos. Reconocimos a algunos, pero debemos reconocer que nuestros conocimientos resultaron ser bastante pobres en cuanto a la enorme cantidad de personajes retratados. Una verdadera pasada, (aunque esas gallinas del Zelda nos han robado el corazón).

Image and video hosting by TinyPic

El mapa Yokai

El Salón está dividido en varios pabellones, como cada año. El más pequeño es el que contiene stands de librerías y pequeñas editoriales como Satori, Haiku o Dolmen, por citar tres. Es un lugar más tranquilo que permite mirar, preguntar, comentar y descubrir libros, algo de merchandising, pelis, videojuegos y desde luego gangas y cómics descatalogados. Allí nos detuvimos a charlar con los editores de Satori, que acaban de publicar un mapa YOKAI junto a Aventuras Literarias que nos encantó y nos tuvimos que llevar. ¡Tenéis que visitar este stand (el 33)! Después llegaba un enorme pabellón con el protagonista del Salón: el manga y el anime. Los stands de grandes sellos como ECC, IVREA, Selecta Visión o Planeta eran tremendamente visibles y ofrecían un espectáculo digno de ver. Pero el Salón significa variedad, y por ello podías encontrar merchandising, cosplay, ropa, comida, artículos varios, y nuestro adorado espacio de fanzines.

El Tengu nos miraba con mala cara.

Uno de los grandes puntos fuertes del Salón del manga, son sus exposiciones temáticas, en este caso, el tema kaiju-eiga, los yokai, y diferentes exposiciones de manga. Una de las más impresionantes es la dedicada a los yokai de todo tipo, custiodiada por dos enormes gojiras y un grandísimo mazinger Z. De esta forma los mecha, los kaiju y los yokai, formaban un conjunto que era una verdadera maravilla contemplar.

En la segunda planta había más exposiciones. Una sobra Musashi, sus duelos y las armas que utilizó. Imprescindible. Otra sobre kimonos y vestimenta tradicional. A aquella hora se celebraba la ceremonia del té, lo que confería a la exposición de bonsáis un aire místico, así como a la exposición artística que había justo allí. En el otro lado había más exposiciones artísticas, además de los stands de varias asociaciones. Una de las exposiciones más interesantes era la de adaptaciones manga de obras literarias y su proceso, como Frankenstein, La ilíada o El quijote. La literatura tiene una fuerte presencia este año, y allí tuvo lugar la presentación de Mitsuyo Kakuta (La cigarra del octavo día y Ella en la otra orilla, de Galaxia Gutenberg), y donde mañana mismo presentará Banana Yoshimoto junto a los editores de Satori y Tusquets.

Image and video hosting by TinyPic

En definitiva, un primer día del XXII Salón del Manga inmejorable, con una coordinación brillante por la organización y una variedad espectacular en los contenidos. Desde luego, este festival es una de las atracciones imprescindibles del mes de octubre y noviembre en Barcelona.

Share.

About Author

Deja un comentario