Cuentos de amor, de Junichirô Tanizaki

0

Cuando hablamos de maestros de la literatura japonesa, Junichirô Tanizaki no puede faltar en nuestra lista. Y estamos de suerte, pues este 2016 ha sido un año preñado de publicaciones del autor (ya que sus obras quedaban libres de derechos), tanto Satori, como Gallo Nero se han nutrido de sus obras, y en este caso, también Alfaguara (Penguin Random House), con su Cuentos de amor, que cuenta además con un maravilloso prólogo de Carlos Rubio, erudito en cuanto a cultura japonesa se refiere. Los textos de Junichirô Tanizaki consta de una enorme cantidad de relatos y novelas. En Cuentos de amor nos encontramos con una selección de once cuentos que giran entorno a varios temas, pero principalmente tratan sobre la perversidad inherente en los actos de las personas. En esta antología tenemos textos que están separados cronológicamente, por lo que encontramos cuentos de sus inicios como escritor, en Tokio, hasta los últimos años como autor que pasó en Kansai, lo que hace tangible el cambio de estilo y tema que hay en su obra.

He mencionado la perversión, y es que Tanizaki sabe manejarla con elegancia y sutileza, de manera que impregna todo el texto, como si estuviera en un segundo plano. Esto le da a los textos una atmósfera de un curioso erotismo, retorcido y sensual. En “Tatuaje”, o “Los pies de Fumiko”, esa sensualidad retorcida es latente durante todo el texto y marca de forma clara todo el relato. En “El caso Crippen a la japonesa”, o “El caso del baño Yanagi”, la sensualidad es una herramienta para narrar los actos de los personajes, y darles un motivo, aunque estos dos textos gozan de un tono mucho más policíaco. En Cuentos de amor, la temática común y central, está más enfocada hacia la belleza femenina, la pasión que enloquece a los hombres, y relaciones fetichistas y poco comunes que nos costaría encajar dentro de nuestros conceptos de “amor”. Una de los mayores atractivos de los cuentos de Tanizaki es la humanidad que rezuman sus personajes, que se ven impulsados a amar pese a la degradación de su amor. Aunque son cuentos de amor, nada más alejado de la dulzura de un cuento de amor corriente. Amores extremos, transgresores, perversos pero siempre humanos.

“Si alguien me hubiera preguntado “¿Qué es más importante, tu vida o los talones de Fumiko?”, yo le habría respondido enseguida que lo segundo. Si debía morir por los talones de Fumiko, moriría de buena gana.”

La mayoría de los cuentos siguen un patrón común, en el que el autor es el narrador, pero un simple espectador, una persona ajena a la que la historia le llega por medios externos. Así, se aleja de la literatura del yo sin llegar a separarse por completo de ella. Este uso va cambiando según el cuento y podemos encontrar relatos epistolares (como ‘Los pies de Fumiko’) o relatos cortos contados en primera persona al narrador, al propio Tanizaki (como ‘El caso del baño Yanagi’). En algunos casos, este formato favorece los toques de novela negra en los que el protagonista confiesa su historia (sea él el culpable del crimen o no) al narrador.

Tanizaki no deja indiferente. Es un maestro en atrapar al lector de una manera sutil e interesante. Aunque no es una antología para leer de una sentada, sino para saborear relato a relato, está repleta de maravillas que caracterizan a la perfección la obra del autor. Es un placer ver que, por fin, le están dando repercusión que merece a Junichiro Tanizaki en sellos de editoriales tan grandes como Alfaguara.

Share.

About Author

Deja un comentario