Aquellas maravillosas adaptaciones

1

La literatura siempre ha estado presente en el cine, aunque esto parezca algo obvio, muchas veces descubrimos películas cuyo guion está basado en libros de los que no sabíamos su existencia, y a veces ocurre de forma contraria ya que el libro que tanto nos gusta tiene adaptaciones a la pantalla grande. La intención de esta entrada es hacer una pequeña lista de varias películas que adaptan novelas japonesas

Rashomon, de Akira Kurosawa

No es raro ver películas adaptando grandes obras de la literatura, pero si tengo que pensar en una, la primera que me viene a la cabeza es la de Rashomon (1950), es un film que adapta dos relatos de Ryunosuke Akutagawa. La grandeza de Akira Kurosawa, combinada con Toshiro Mifune y Machiko Kyô como protagonistas, consiguen una de las películas más emblemáticas del cine japonés. Rashomon es un film sobre el crimen de un samurái contado por cuatro testimonios distintos, y cada uno ofrece su versión, pero todos dicen la verdad. El título y la ambientación los adopta de uno de los relatos más conocidos de Akutagawa, “Rashomon”, aunque la trama también adapta el relato “En la espesura del bosque”.

Battle Royal, de Kinji Fukasaku

La novela Battle Royal, de Koushun Takami creó tanta polémica que rápidamente se convirtió en un best seller en Japón. Fue tanta la repercusión que se adaptó varias veces a distintos formatos: al cine y al manga (del cual se hizo otra adaptación más). Estoy segura de que muchos conoceréis o bien la novela o bien la película, pues el carácter distópico de la trama y la brutalidad de las escenas no pasaron desapercibidas tampoco en Occidente. Battle Royal (2000) fue dirigida por Kinji Fukasaku, y protagonizada por Takeshi Kitano, Aki Maeda, y Tatsuya Fujiwara.

La tumba de las luciérnagas, de Isao Takahata

Ya publicamos en su momento la reseña de la novela escrita por Akiyuki Nosaka. La adaptación, de Isao Takahata y estrenada en 1988, logra plasmar con mucha elegancia el duro ambiente de finales de la Segunda Guerra Mundial, que Nosaka muestra con una frialdad espeluznante en su libro. La película tiene un marcado dramatismo, quizá exagerado en comparación a la novela, pero en general es una muy buena adaptación de uno de los libros que mejor plasma el Japón en guerra.

Dark Water, de Hideo Nakata

También podéis leer en la web la reseña de Dark Water, una antología de relatos de Koji Suzuki publicada por Satori. La película adapta el primer relato de la antología, en el que un fantasma o ente habita un edificio, y en el que una madre y la hija sienten tal curiosidad que acabarán siendo acosadas por el mismo. Esta película fue adaptada posteriormente en Hollywood, en una película homónima que se estrenaría tres años más tarde. Uno de los films de terror más icónicos del cine japonés.

Paprika, de Satoshi Kon

Aunque hay otras películas de Satoshi Kon que son adaptaciones, Paprika, que adapta la novela homónima de Yasutaka Tsutsui, es de las mejores de Kon. Este film, con un ambiente onírico y una colorida animación, es una película extraña, difícil de explicar y resumir, y desde luego de obligado visionado. El libro de ciencia ficción de Yasutaka Tsutsui está perfectamente plasmado en la obra de Kon y se puede ver el espíritu del autor detrás de las escenas del film. Surrealismo, el mundo de los sueños, y personajes hilarantes y poco usuales.

La chica que saltaba a través del tiempo, de Mamoru Hosoda

Otra adaptación de una novela de Yasutaka Tsutsui, esta vez por Mamoru Hosoda. Esta historia, que mezcla la ciencia ficción de viajes en el tiempo con el romance adolescente está muy bien plasmada en los dibujos y la estética que crea Hosoda en su película. La historia tiene una buena narrativa y es de las mejores adaptaciones que se ha hecho de este libro, pero no la única, pues el libro de Yasutaka Tsutsui se ha adaptado también a formato televisivo varias veces, además de un live action que se estrenó en su momento en la pantalla grande.

Tokio Blues, de Anh Hùng Trân

El libro más conocido de Haruki Murakami fue adaptado a la gran pantalla en 2010. La película hace un buen trabajo adaptando los acontecimientos que suceden en el libro, sin embargo la trama amorosa se ve acentuada en la película, y deja de lado las reflexiones de Tooru, uno de los puntos fuertes de la novela. También Midori, un personaje muy importante en el libro, pierde protagonismo en la película. Sin embargo, la fotografía y la banda sonora logran crear una ambientación que nos traslada a las páginas de Haruki Murakami. Es una película bonita, sin ser muy imprescindible.

El castillo ambulante, de Hayao Miyazaki

Aunque no es una adaptación de un libro japonés, he querido incluirlo porque me parece una película imprescindible dentro del universo Ghibli y además, logra plasmar muy bien la inocencia y la magia del libro de Dianna Wynne Jones. La película solo adapta el primer libro de la trilogía, pero eso no quita que logre dibujar bien a los personajes y al mundo creado por la autora. Lo mejor de este film es la mezcolanza entre el libro, claramente de fantasía occidental, con la visión más oriental de Miyazaki, que no pierde para nada su esencia en esta película. Si no la habéis visto, no sé a qué estáis esperando. Y si os pasa como a mí, que es una de vuestras películas de Ghibli, seguro que el libro os fascina de igual manera. Miyazaki también adaptó otro libro occidental, Leyendas de Terramar, de la gran Úrsula K. Le guin.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: Ocho maravillosas adaptaciones al cine de libros japoneses

Deja un comentario