My hero academia, el camino del héroe

0

¿Quién no ha soñado nunca con ser un superhéroe? My hero academia o Boku no hero Academia indaga sobre la idea de lo que significa ser un héroe y cuál es el camino de baldosas amarillas que debería seguir todo el que quiera representar esos valores. La adaptación de este famoso manga de Kōhei Horikoshi publicado en la Shonen Jump (en España por Planeta) corre a cargo de la dirección de Kenji Nagasiki (Classroom Crisis, Gundam Build Fighters) y la animación del estudio BONES (Noragami, Fullmetal Alchemist). La primera temporada cierra una fiel adaptación a los primeros 11 capítulos del manga, mientras una segunda temporada del anime ya está confirmada para el 25 marzo de este mismo año para abordar el segundo arco narrativo.

My Hero Academia

La trama nos imbuye en un futuro alternativo donde gran parte de la población humana ha mutado y obtenido habilidades especiales, la mayoría únicas y bastante ingeniosas. Midoriya Izuku lleva soñando con ser un héroe desde que era un niño. Su gran sueño comienza tras ver al legendario All Might realizando un rescate, al cual nunca deja de seguir e investigar, repasando sus hazañas en vídeo una vez tras otra hasta lo obsesivo. Pero existe un pequeño problema, Midoriya pertenece al 20% de la población que no tiene poderes, que es completamente normal. Nuestro protagonista nunca se rinde, quiere cumplir su sueño y a toda costa piensa ingresar en la Academia Yuuei para poder convertirse en un héroe profesional.

My Hero Academia

Toda la serie supone un constante guiño a los héroes, a idolatrarlos, a representar sus valores y a mostrarnos el complicado camino que deben seguir. Por qué ser un héroe no es nada fácil, y este anime se encarga de recordárnoslo. Esforzarse cada día por hacer lo mejor que podamos, por mostrar nuestra mejor cara, sacrificarse por los demás en todo momento, tomar decisiones que pueden cambiar la vida de la gente o el conflicto moral interno por tener poderes de gran envergadura. El “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” que nos ha enseñado el Tío Ben desde que éramos pequeños. Es por ello lo más interesante de todo el anime ver como Midoriya recorre ese camino del héroe reconocible, esa búsqueda del significado de ser un héroe como propósito personal y a toda costa.

My Hero Academia

A pesar de todo la serie no deja de ser un shōnen de superhéroes. Caemos en algunos clichés como ese típico personaje maltratado, el protagonista que obtiene poderes especiales, la fuerza de la superación personal, los puntos cómicos restando epicidad o la típica lucha del bien contra el mal. Todo ello llevado por un ritmo in crescendo de capítulos, que nos engancha con la esperanza de que todo lo bueno está a punto de despegar como el propio Midoriya nos aclara, aunque nunca termina de dar un paso más allá de lo tópico. Puede que a veces sea un tanto infantil y su trama previsible, pero sus personajes secundarios más que carismáticos y sus poderes de lo más originales son suficientes para sustentar las ganas de seguir el anime. Ayuda por supuesto una animación buena que maquilla estos aspectos no tan brillantes de la serie, y ese OP “The Day” de Porno Graffiti que nos levanta del asiento nada más comenzar.

Share.

About Author

Leave A Reply