Drifters, de Kenichi Suzuki

0

La figura del héroe ha sido retratada en millones de ocasiones y de multitud de formas, es una fuente de inspiración que puede tener multitud de aristas por pulir en cualquier medio. Drifters supone una alegoría a las actitudes que te elevan directamente a convertirse en héroes ancestrales que permanecen en la historia, explorando los comportamientos y actitudes de los mismos en un mundo oprimido. Dirigida por Kenichi Suzuki y producida por el joven estudio Hoods Entertainment (Seikon no Qwaser, Nazo no Kanojo X), Drifters adapta el manga escrito e ilustrado por Kōta Hirano (Hellsing) que en España edita Norma Editorial. Con su anuncio se convirtió pronto en uno de los estrenos originales más esperados en la temporada de otoño de 2016, y que Selecta Vision nos trajo en Simulcast. ¿Habrá cumplido las expectativas puestas en ella?

La historia arranca en medio de la batalla de Sekigahara, una batalla decisiva en la historia de Japón que tuvo lugar el 21 de octubre del año 1600. Shimazu Toyohisa tras herir gravemente a li Naomasa vaga por el campo de batalla herido y desangrándose. Transportado repentinamente a un corredor lleno de puertas, Toyohisa se encuentra frente a Murasaki, un hombre con gafas en un escritorio lleno de documentos que lo envía a la puerta más cercana, a otro mundo, sin ninguna explicación. Toyohisa se encuentra en un mundo con otros personajes históricos y grandes guerreros de diferentes eras que han sido transportados y donde diferentes razas han sido sometidas por los seres humanos. Estos últimos a su vez son asediados por los Ends, seres con poderes sobrenaturales que quieren dominar el mundo. Mientras tanto, la organización Octubrista trata de reunir a los Drifters para ayudarles a salvar su mundo de los brutales enemigos.

Drifters es un retrato de la figura del héroe, una canción a la guerra misma, una balada de acción y sangre que esconde debajo más de lo que parece. Para ello la historia de Hirano establece que solo aquel que muera en plena acción heroica será capaz de pervivir en esta nueva dimensión, mientras que aquellos que han muerto asesinados o en acciones para nada consideradas heroicas, serán llevados a esta dimensión con una carga moral importante que los trastorna. La historia nos lleva por una mezcla de historia de la vida real de cada personaje que va acoplando y asimilando para formar una parrilla de protagonistas de lo más atractiva. Aunque la mayoría de las figuras históricas recaigan en nombres nipones como Oda Nobunaga o la celebridad Nasu no Yoichi, también nos encontramos otras figuras históricas como el comandante militar cartaginés Anibal Barca, el romano Publio Cornelio Escipión, Juana de Arco o la hija del zar ruso Anastasia Romanov.

Con todas ellas y acoplando un mundo lleno de elfos, enanos y hobbits, Hirano crea un mundo alternativo que tiene todas las posibilidades en su mano y que sabe utilizar bastante bien. Épicos combates samuráis, violentas batallas tácticas y estratégicas, sangre corriendo por las calles sin parangón, dragones que destruyen ejércitos o brujos con capacidades ocultas. El anime no se corta un pelo en mostrar la crueldad de una especie oprimida, en mostrar la decadencia de los peores designios humanos como la violación. La historia se propone recrear la guerra misma, las técnicas, la estrategia o las motivaciones para llevar a la destrucción tu propio pueblo. Su mayor punto flaco es su humor, que casi nunca funciona. Son momentos de humor un tanto flojos, burdos en ocasiones, reiterativos y que casi nunca hacen una pizca de gracia. Precisamente creo que eliminando estas escenas quedaría una historia realmente épica, seria y mucho más disfrutable.

Drifters supondrá un gozo para cualquier fan del anime de acción. Su estética propia de trazo grueso brilla con luz en esa paleta de colores plagada de marrones y rojos que representan el espíritu del anime, con un diseño de personajes siniestro, pero a la altura del relato. Sus figuras históricas son un punto extra, bien ejecutado y supone la mejor baza que podía jugar el autor como ha demostrado hasta el momento. La animación es buena, destacando sobre todo las escenas de trepidantes batallas. Tras doce episodios todo termina justo cuando la verdadera batalla está por comenzar, pero tranquilos, al final de este último episodio los creadores ya nos han anunciado que una segunda temporada está en camino. Ahora solo falta saber cuándo.

Share.

About Author

Leave A Reply