Taiheki. La gran pacificación.

0

La editorial Trotta se dedica a publicar textos de derecho, historia o antropología en diferentes formatos como el ensayo o textos clásicos como el que nos ocupa hoy, que sirven como fuente histórica, pero están más cerca de la narrativa o del legado narrativo. Taiheiki. La gran pacificación (太平記) (Trotta, 2016) es un texto verdaderamente especial, que junto al Kojiki. Crónicas de los antiguos hechos de Japón, forman una pareja única para conocer los inicios culturales de Japón. En la edición de Trotta en tapa dura del Taiheki, contamos con la traducción de Twiggy Hirota, Carlos Rubio y Akihiro Yano.

Es complicado empezar una reseña de un libro que condensa tantísimos conocimientos, así que he decidido adoptar un tono más personal. Lo primero que quiero destacar es que el Taiheiki no es una lectura sencilla, ni una lectura que pueda abordar cualquier lector. Se trata de una crónica extensa de varios hechos (en los que entraremos más tarde) que moldearon un Japón de hace más de nueve siglos. La traducción es excelente, ya que adapta muy bien el estilo a un castellano actual y leíble, por lo que la lectura es fluida. Pero aún así, la cantidad de hechos, nombres, y conceptos, piden del lector un ligero conocimiento cultural previo. Por otro lado, la calidad narrativa de esta obra habla por sí sola, lo que la convierte en una lectura tremendamente adictiva y apasionante que recomiendo muchísimo a aquellos atrevidos que se a adentren en una obra de este calibre. El resultado final es una sensación brutal de haber asistido ante unos hechos antiguos y míticos.

Esta edición del Taiheiki comienza con el prólogo de Carlos Rubio, que nos introduce y prepara para adentrarnos en el denso y rico contenido del Taiheiki. Es en esta introducción cuando se nos presentan los antecedentes que darán lugar a la gran pacificación. La obra se estructura en once libros (no os asustéis, el total es de unas 400 páginas) protagonizada por diferentes personajes históricos. Además la obra recorre diferentes puntos geográficos de Japón de la época, cuyos nombres difieren de los actuales, lo que hace que sea algo más ardua la lectura. Por otro lado, el estilo (del original) da la sensación de estar desestructurado, pues en muchas ocasiones se pierde con reflexiones o divagaciones que no vienen al caso, para retomar la narración varias páginas más tarde. A nivel personal lo considero un punto a favor, me gusta pensar que “formato” o “estructura” no eran conceptos que preocupasen mucho a los autores de la época, y le otorga un aire de antiguo que lo hace todavía más interesante. Además, estas reflexiones no dudo que tuvieran cierto valor didáctico en la época. La obra también dispone de grandes batallas y largos fragmentos de acción, que no todo va a ser divagar.

Pero tampoco quiero asustaros, el Taiheiki narra las aventuras de los Ashikaga, o la interesantísima caída del bakufu de Kamakura, o la mítica espada Kusanagi, o la famosísima leyenda de Kusonoki Masashige. Resumiendo mucho, entre el período Kamakura y el Muromachi, tiene lugar el Gunki monogatari (quizá os suene el Genji monogatari, o el Heike monogatari), que son historias que narran las guerras civiles y diferentes conflictos bélicos que tuvieron lugar en Japón durante los siglos XII y XVI. El Taiheiki en concreto narra los esfuerzos del emperador Godaigo, en Yoshino, por luchar contra Takauji, en Kioto. Aquí se muestran diferentes conflictos, pues se enfrentaba el Japón más guerrero y el Japón más refinado y literato (respectivamente). Hay más, por supuesto, pero entonces este texto se haría muy largo. Lo aquí contado no es más que una pincelada.

La edición de Trotta del Taiheiki, en su colección Pliegos de Oriente y editada y prologada por Carlos Rubio consigue que una lectura tan complicada y exigente como esta sea accesible para un lector con conocimientos culturales, históricos y antropológicos “nivel usuario”. Pues la mencionada introducción y las numerosas notas a pie de página la convierten en un manual de consulta alucinante y único. El Taiheiki es una obra fundamental e imprescindible para conocer la historia de Japón, y en mi opinión, incluso crucial ya que responde a muchísimas preguntas de origen cultural, que hoy en día se consideran incluso mitos antropológicos, véase el samurái y su mitificadísima figura. Al terminar este texto tengo la sensación de no hacerle ni un mínimo de justicia al libro, pero espero que por lo menos sirva para generaros la curiosidad suficiente para que os acerquéis a una de las obras más importantes de la historia de Japón.

Share.

About Author

Leave A Reply