El perro enamorado de las estrellas, de Takashi Murakami

0

Creo que todos aquellos que hemos tenido una mascota peluda viviendo bajo nuestro techo no dudamos a la hora de afirmar en voz muy alta que es el amor más sincero e incondicional que nadie puede recibir. No importa que les hayas dejado solos durante unos días por irte de viaje o que el estrés y el mal humor te hagan apartarles de ti cuando más les necesitas. Ellos siempre, siempre, están dispuestos a regalarte tu cariño, a prestarte atención, e incluso a escucharte cuando te sientes solo y necesitas alguien con quien desahogarte.

Este sentimiento de amor incondicional es el leitmotiv de El perro enamorado de las estrellas (Ponent Mon, 2014) de Takashi Murakami, un conmovedor manga que compila en un solo tomo cuatro historias diferentes pero relacionadas entre sí. El narrador en casi todas las historias es un perro, uno diferente en cada una de ellas, y no voy a daros tampoco más pistas sobre qué relación tienen los caninos entre sí para que lo descubráis a medida que lo leáis.

En la primera historia, la que da nombre al volumen, una familia adopta a un nuevo miembro: Happy. Quien en las primeras páginas es la mascota de la hija de la familia pasa a convertirse en el mejor amigo del padre. Enfermedad, problemas laborales e incluso un divorcio darán al traste con la vida del dueño de Happy y no le quedará otro remedio que apilar unas cuantas pertenencias en la parte de atrás de su coche y partir en busca de un nuevo destino. Y cómo no, su compañero de viaje, de conversación y de aventuras será su perro.

Los girasoles gira entorno a la historia narrada en el relato anterior. Sin entrar en muchos detalles para no destriparos nada, os diré que un asistente social deberá investigar la identidad del dueño de Happy. A través de este viaje deberá realizar otro interior que le trasladará a su niñez, a la vida en casa de sus abuelos, a la pérdida de su abuela y, cómo no, a la relación con su perro. Es quizá el relato más triste de todos ellos, narrado desde el punto de vista de alguien que no supo valorar el afecto que su mascota le regalaba, a pesar de no ser correspondido.

En Estrella gemela una gruñona y solitaria anciana descubrirá una caja con unos cachorros abandonados. A pesar de estar dispuesta a dejar de sufrir y quitarse de en medio, la repentina compañía y complicidad surgida entre ese nuevo amigo y ella hará que cambien los planes que tan claros parecía ya tener acerca de su destino.

Con La estrella más brillante conoceremos más acerca de uno de los personajes secundarios de la primera historia, un niño que se cruza en el camino de Happy y de su dueño. Un muchacho dejado de lado por todos los que le rodean que tratará de hallar la manera de regresar con su abuelo, una persona de la que apenas se acuerda pero que parece ser que es el único clavo que le queda para poder agarrarse.

Acerca de la técnica empleada para dibujar estas historias sorprende la disparidad de soluciones que Takashi Murakami escoge. Por un lado, tenemos viñetas con una nitidez y un detallismo que te dejan con la boca abierta, haciendo que las contemples embelesado durante varios segundos. Por otro lado, la hipergestualización — tan característica del manga —, llevando los rostros de los personajes hasta la caricaturización. De este modo, logra un equilibrio perfecto en el que consigue arrancarte una sonrisa en los momentos más cómicos, y arrancarte una lagrimilla en los más dramáticos.

No puedo dejar sin destacar la magnífica edición de Ponent Mon del manga de Takashi Murakami, un volumen en el que nos reúne cuatro historias que originalmente iban divididas en dos volúmenes publicados en Japón de forma independiente en 2008 y 2009. La editorial también nos trajo el verano pasado El pájaro azul, una historia que anuncian aún más triste que El perro enamorado de las estrellas, ambientada en el desastre acontecido el 11 de marzo de 2011. No sé vosotros, pero yo trataré de leerlo en cuanto pueda.

Share.

About Author

Deja un comentario