El gourmet solitario, de Jiro Taniguchi

1

El acto de ir a comer suele ir asociado a un elemento social de compañía o familia. Ir a comer puede ser una excusa para verse con alguien a quién aprecias, con esa persona la que hace tiempo que no ves, por una celebración o puede ser una simple exigencia por tu horario laboral. Comer no deja de ser un acto social casi siempre, y por ello es bastante extraño hacerlo o verlo en solitario. El gourmet solitario (Kudoku no gurume) de Masayuki Kusumi y Jiro Taniguchi es una obra sencilla publicada en japonés en 1997 en la editorial Fusōsha. A través de capítulos cortos, en torno a las 5 o 7 páginas, seguimos a Goro Inokashira recorriendo las localidades japonesas y sus ofertas gastronómicas. Goro es un hombre solitario, con un trabajo por el cual tiene que estar siempre moviéndose de una localidad a otra, siendo cada día es una ocasión perfecta para conocer o redescubrir un barrio nuevo. El momento clave del día llega a la hora de la comida, lo que supone para él una autentica aventura. En España está publicado por la editorial Astiberri en un formato B5, con una buena traducción, notas e introducción de Alberto Sakai, en sentido de lectura occidental con las páginas espejadas.

El gourmet solitario

A través de 19 capítulos los autores van presentando una serie de relatos autoconclusivos que en conjunto dibujan un esbozo de nuestro protagonista. Un hombre tranquilo, reservado, educado y que está a gusto en su soledad. Un trabajador solitario con apego a un pasado nostálgico, pero que sobre todo gusta de la buena comida y disfruta descubriendo nuevos locales. Detalles de su vida y su personalidad se irán dibujando capítulo a capítulo describiendo la vida del japonés medio contemporáneo. Parco en diálogos, Goro se dedicará a reflexionar sobre la gente que tiene alrededor y el ambiente de cada experiencia culinaria que vive. Un mosaico de ambientes y clases sociales se mostrará ante nuestros ojos, observando la diversidad y los contrastes que asolan todo Japón. No solo eso, Goro reflexionará acerca de la memoria y su importancia, estudiará a los comensales, su relación y su entorno, en el cambio y modernización de los pueblos.

El gourmet solitario

La estructura de la obra es siempre la misma. Goro sale de realizar un negocio, se da cuenta de que es la hora de la comida y debe buscar un local donde hacerlo. Puede que la obra leída toda seguida resulte bastante repetitiva, plana y aburrida; pero si vais picando capítulos cada cierto tiempo, se convierte en un complemento ideal a cualquier lectura. Taniguchi y Kusumi logran atraparnos en las aventuras de nuestro gourmet y su agudo sentido de observación. Peculiares establecimientos, locales familiares, pueblos desconocidos. Goro no tiene nunca una meta fija y siempre nos podremos encontrar desde alimentos y platos típicos (sopa de miso, tempura o encurtidos), platos típicos de cada región que visite (tunjiro, donburi o tsukimi oroshi udon) hasta platos que no son originarios del país (shumai, el kimchi o el bistec). El elemento gastronómico tiene un fuerte peso en la obra, y por ello, tanto de forma gráfica como descriptiva ambos autores se esmeran en explicarnos cada menú y plato, alimentando la curiosidad y de paso el apetito del lector. Se agradece en este caso la edición en castellano donde las notas a pie de página nos explican los componentes de cada plato.

El gourmet solitario

El dibujo de Taniguchi es reconocible desde la primera página de El gourmet solitario. Profusión en detalles, con un trazo muy fino y lo más apegado a la realidad posible. Hay viñetas que son fascinantes, recrean ambientes y edificios con el más minucioso detalle, las vistas son fascinantes y solo siendo en blanco y negro parecen una fotografía del lugar. El gourmet solitario no tiene un principio ni un final, su lectura es totalmente diferente a todo, invita todo el tiempo a imaginar que paso antes y después de cada episodio como si fuera la vida real, la vida siempre sigue. Los autores encorsetan solo en esa parte de realidad que les sirve para demostrar la riqueza gastronómica que rodea todo Japón y hacernos llegar una idea de cómo es la gente que habita en determinados barrios japoneses. Por si tenéis curiosidad, también existe un dorama japonés que ya va para su sexta temporada, en marcha desde 2012. Si tienes un mínimo de apego por la cultura japonesa, te interesa y gustas de la gastronomía nipona, o simplemente eres aficionado a las historias de corte costumbrista, disfrutarás enormemente de El gourmet solitario y sus aventuras culinarias.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Fantástica reseña, sin duda es una obra para degustar poco a poco , dejándose llevar por su dibujo y los pensamientos de su protagonista. Colo lectura es una obra de esas que te van ganando poco a poco según vas descubriendo sus diversas capas.

    Te recomiendo muy encarecidamente el segundo volumen, Paseos de un gourmet solitario.

Leave A Reply