La vida enmascarada del señor de Musashi, de Junichiro Tanizaki

0

Siempre es curioso hablar de Junichiro Tanizaki como un autor desconocido. Siento esa necesidad de presentarlo de nuevo en cada reseña. Pero es que Tanizaki, junto con autores como Natsume Sôseki, por citar uno, fue un escritor tan importante para su contexto histórico como para la literatura actual. Y no solo escritor, sino que fue un pensador y renovador cultural en muchísimos aspectos. La vida enmascarada del señor de Musashi (Satori, 2016) es un ejemplo claro de que los clásicos no son espesos, ni duros, ni difíciles de leer. De hecho, y quizá acostumbrados a una selección literaria algo conversadora, tenemos asumido que un clásico va a ser una lectura densa y tediosa, y todavía más si es un autor japonés. Buf.

Junichiro Tanizaki no solo es un autor tremendamente asequible, sino que es entretenidísimo leerle y un gozo para “los sentidos” (disculpad la manida expresión). Quiero decir que, la narrativa de Tanizaki es tan vívida, tan atemporal, que sus textos no parecen escritor por alguien que vivió durante finales del siglo XIX hasta mitad el XX. Por desgracia Tanizaki ha formado parte de ese elenco de autores mal traducidos, mal presentados y mal tratados. Gracias a Satori podemos disfrutar de una traducción directa del japonés (por primera vez) de La vida enmascarada del señor de Musashi con el sello de calidad de la editorial como ya hemos comprobado en El elogio de la sombra, Sobre Shunkin o La historia de un ciego.

La vida enmascarada del señor de Musashi está dividida en tres partes que cuentan la historia de Terukatsu. Aunque el texto es de estilo histórico, este samurái no existió, y Tanizaki se vale de este elemento narrativo para ahondar en los temas que le interesan. Por lo tanto, viviremos tres episodios de la vida de Terukatsu: su infancia, su juventud, y su vida adulta como señor de Musashi. Terukatsu se cría en el castillo de Ojika, entregado por su padre como rehén y garantía de paz, y allí se formará como samurái, pero también desarrollará su faceta como guerrero y su sexualidad. De hecho, ya de bien pequeño vive el asedio del castillo. O por ejemplo observa cómo las mujeres acicalan el cabello de las cabezas cortadas de los muertos en batalla. Una vida que se vivirá entre mujeres y la violencia desmedida de los hombres.

Si habéis leído alguna otra de Tanizaki habréis reconocido varios leit motiv del autor: la mujer, siendo esta una instructora del hombre, y a la vez la obsesión de mismo, y el sexo, a menudo velado, como si fuera un tabú, como engranaje de las motivaciones. En el caso de protagonista, vemos su obsesión con Kykyo y su absoluta necesidad de converger en ella y en su pasado. Presenciamos la doble vida del samurái, protagonista de sombras y telones. Terukatsu no es importante en la vida de los que le rodean, de hecho, es en ocasiones inexistentes, menos para dicha mujer que le obsesiona.

Como mencionábamos al principio, Tanizaki se vale de una novela histórica con personajes falsos para presentar y reflexionar sobre temas velados y olvidados. La manipulación, el sexo, la mujer, y demás temas de los que se vale el escritor para construir sus obras. Una novela excelente, que muestra el subterfugio de vidas humanas en una época idealizada hasta decir basta y consumida por la violencia.

Share.

About Author

Leave A Reply