A Silent Voice (Koe no Katachi), de Naoko Yamada

0

El pasado martes 16 se anunciaron los ganadores de los premios anuales de cine en Japón y A Silent Voice (聲の形), de Naoko Yamada ha ganado el premio a Mejor película de animación del 2016, algo sorprendente teniendo en cuenta que estaba compitiendo con la aclamadísima Your Name. Koe no Katachi es un largometraje que adapta el manga licenciado en España gracias a Milky Way Ediciones. Aunque no he leído la totalidad del manga, sí que he leído suficiente para saber que esta es una buena adaptación, con personalidad propia pero fiel al material base. Pero no nos adelantemos. ¿De qué trata A Silent Voice?

En A Silent voice conocemos a dos personajes. Por un lado Shoya Ishida, un joven que tiene problemas en relacionarse a raíz de un episodio que vivió (y protagonizó) en su infancia. Por otro lado está Shoko Nishimiya, de la misma edad de Shoya y con un problema de audición que le hace imposible comunicarse fácilmente con los demás. Shoya e Shoko empiezan con muy mal pie, pues cuando Shoko es trasladada a la clase de Shoya, este empieza a hacerle bulling de forma reiterativa, junto con el resto de compañeros de clase. No es hasta que Shoko es trasladada que Shoya entiende las consecuencias de sus actos.

Koe no katachi

Koe no Katachi es una historia sobre la incapacidad de la comunicación. A silent voice se refiere, en la capa más superficial, a la sordera de Shoko. Sin embargo, también vemos la voz silenciosa en todos los demás personajes que, a su manera, no pueden comunicarse con los demás. Vemos a Shoya, que cierra el mundo, que es incapaz de escuchar a los demás por miedo al rechazo social. Vemos a Shoko, que se encierra sí misma después de haber sido incapaz de comunicarse con sus compañeros en la escuela primaria. Pero también es una historia de culpabilidad y arrepentimiento, de la ineptitud que tienen los personajes de expresar la pesada carga de culpabilidad que ambos arrastran. De la incapacidad del autoperdón.

Koe no katachi

A través de la no-comunicación, la película explora tanto la caracterización de los personajes, la cual está muy bien hecha, como la relación entre estos. Expresa las diferentes maneras de afrentarse a la culpabilidad, representada cada una de ellas por un personaje y en esas sombras de gris es donde vemos la magia de esta película, pues aunque todos los personajes cometen errores o hasta pueden llegar a ser detestables, todos saben despertar la empatía del espectador. Y la película muestra mucho más que explica, nos muestra a través de pequeños detalles, de juegos de miradas y gestos, como se sienten y viven los personajes. No solo Shoko o Shoya, sino todo el elenco de secundarios que parecen personas reales, con sus dudas, sus errores, sus puntos de vista.

A silent voice

Quiero destacar dos escenas por que para mi son la muestra clara de la maestría de Yamada como directora y del estudio de animación en sí. Primero, es la introducción a la película. No es solo que escoja «My generation» de The Who (que sí, eso le da puntos), sino es la forma en la que, con 3 minutos de nada, la película es capaz de decirte muchísimo de las relaciones entre todos los personajes. Otra escena que quiero destacar es la escena final. Durante toda la película, la trama se va cociendo a fuego lento y aunque tiene momentos de melodramatismo, este no es ni exagerado ni sobrante. Y al llegar al  final, al espectador le da la sensación de haber recorrido el mismo camino que los personajes, de haberlos acompañado. Y es por eso que es un final tan desgarrador, tan cercano. Es, además, un final cargado de esperanza y de luz. Quiero destacar también, de esta manera, la banda sonora y la animación. Ambas juegan un papel muy destacado en la película y la convierten en algo vivo, tangible. La animación constantemente está jugando con el medio, con la luz y los colores para mostrarte como se sienten los personajes. Son elementos sutiles, pero redondean una historia que ya de por sí era preciosa. La música ayuda a expresar muchas situaciones y juega con los silencios constantes para darle peso al leiv motiv de la película, a la incomunicación de sus personajes.

A Silent Voice gana gracias a su humildad y no busca ser algo grandilocuente, al contrario: Es una película que muestra la adolescencia desde un punto de vista muy peculiar e interesante y a la vez, muy realista. La película está cargada de detalles que redondean una historia que de base ya era preciosa y se aprovecha del medio para hacerlo. Vive y respira como si fuera original, sin faltar por ello a la fidelidad del manga.  Solo esperemos que, igual que ha llegado el cómic a España de la mano de Milky Way Ediciones, se animen a traer la película. Claramente lo vale.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.