El muerto enfermo de amor, de Junji Ito

0

La editorial de cómics ECC Ediciones lleva más de 2 años recuperando toda la obra de Junji Ito: Tomie, Gyo, Frankenstein, Black Paradox, El muerto enfermo de amor… Y desde luego la serie de 18 tomos que recopila todos los relatos del autor titulada Relatos terroríficos. Esta es una ocasión estupenda para acercarse a la obra de Junji Ito, y aunque no hay un manga concreto con el que iniciarse, El muerto enfermo de amor (2016, ECC) es una de sus obras más redondas y aterradoras.

El muerto enfermo de amor

El muerto enfermo de amor nos traslada a Nazumi, un pueblo donde los jóvenes tradicionalmente esperan en las esquinas durante los días de niebla para preguntar a los transeúntes sobre su porvenir, a la que los transeúntes deben responder lo más rápido posible y sin pensar. Pero una serie de chicas comienzan a suicidarse en plena calle en medio de la niebla, y los rumores de un chico guapo y misterioso comienzan a difundirse. Nuestro protagonista es Ryûsuke Fukada, un joven que vuelve a su pueblo natal tras haber vivido varios años fuera. Allí el joven comenzará a recordar un pasado truculento que se sumará a esta oleada de predicciones en mitad de la niebla, suicidios extraños y obsesiones mortales.

El muerto enfermo de amor

Junji Ito de nuevo vuelve a colocar su historia en un pueblo o ciudad que podría parecer normal, pero que comienza a transformarse lentamente según avanza la narración. También usa uno de sus tropos más comunes, el de introducir a un personaje que viene de fuera pero que guarda un fuerte lazo sentimental con el lugar. En el caso de Fukada, de niño le dio una predicción cruel a una mujer que acabó suicidándose, y la culpa le corroe hasta tal punto que sus compañeros comienzan a apodarle como “el muerto”, ya que apenas habla.

El folclore japonés, la superstición, pero sobre todo las leyendas urbanas, son el caldo de cultivo de los cuentos de Junji Ito. Sus obras están plagadas de elementos que nos resultan vagamente familiares, y nos las coloca delante, imágenes perturbadores e impactantes, que resultan aterradoras. En este manga destaca un tema por encima de todos: la obsesión. Ryûsuke a lo largo de la historia se ve sumergido en una espiral obsesiva que comienza a afectar a todos los habitantes del pueblo. Algo parecido a lo que hemos visto en otras obras como Gyo o Uzumaki. Por lo tanto, el relato se inicia en la cotidianeidad del pueblo y termina en la más absoluta de las locuras depravadas de Junji Ito.

El muerto enfermo de amor

Sin embargo, este manga destaca por su argumento. Veréis, Junji Ito no suele ser demasiado bueno con los guiones. Va a lo que va, y fuera. No suele complicarse y el lector tiene que hacer un esfuerzo importante para creerse algunas cosas. Pero una vez que uno se acostumbra al trabajo de Junji Ito, la inmersión en la historia de El muerto enfermo de amor es total, hasta el punto de que a veces no nos importa por qué ocurren las cosas, solo queremos que sigan apareciendo más escenas oníricas y aterradoras.

El muerto enfermo de amor es una de las obras más redondas del autor, con un control del dibujo excelente y una maquetación de las viñetas que os pondrá los pelos de punta. Todavía recuerdo la sensación de pasar una página y quedarme maravillado por lo grotesco de la siguiente. La edición de ECC es estupenda, con un buen papel y una calidad general del tomo muy acorde al precio del manga. Todos estos detalles convierten a este manga en una obra recomendadísima de Junji Ito. El muerto enfermo de amor siembra imágenes imborrables de puro terror grotesco.

Share.

About Author

Deja un comentario