Los hombres salmonela en el planeta porno de Yasutaka Tsutsui

0

Los hombres salmonela en el planeta porno, de Yasutaka Tsutsui es un libro de cuentos editado por Ediciones Atalanta muy poco convencional. El autor de PaprikaEstoy desnudo, o La chica que saltaba a través del tiempo está considerado en Japón como uno de los mayores exponentes de la ciencia ficción y a la vez uno de los más controvertidos y críticos. Esta colección de relatos expone de manera bastante clarael porqué de esta fama.

La ciencia ficción de Yasutaka Tsutsui se podría describir con dos palabras que se contradicen entre ellas: real y onírica. Y de hecho estos dos elementos se contraponen constantemente, fusionándose en la mayoría de sus historias cortas. Así, nos encontramos con situaciones muy realistas, con personajes cercanos y bien construidos y a su vez, leemos escenas sacadas de sueños y realidades totalmente ajenas. Este contraste funciona muy bien en algunos relatos de la antología en los que Tsutsui explota dicho elemento. Por ejemplo, el relato que abre la antología, “El árbol Dabadaba”, es un laberinto onírico que Tsutsui construye narrativamente para llegar a ese magnífico final. Esa sensación de estar leyendo un sueño se hace patente, en más o menos medida, en casi todos los relatos y aunque el primero sea el que más juegue con eso. Sin embargo, no todos los relatos están tan acertados. El cuento homónimo al libro, por ejemplo, es un relato que se alarga demasiado en algo que pierde totalmente el interés del lector en las primeras páginas y que, desde ese momento, pasa a desarrollar un mundo alienígena usando referencias constantes a la sexualidad en un intento de hacer un chiste verde y casposo.

Yasutaka Tsutsui

Esto me lleva a otra de las características de la antología y que me resultó más incómoda durante la lectura: las constantes referencias sexuales, que a veces son acertadas y en algunas ocasiones lo único que te dejan es un poso de incomodidad. El límite entre el humor verde y el humor machista es muy fino en este libro y algunos relatos pierden bastante por esta causa, como pasa con “El mundo se inclina” un relato que pierde la poca gracia que tiene en este tipo de humor. Sin embargo, y cuando Tsutsui encuentra el equilibrio de su humor, consigue escribir relatos mucho más interesantes, como es para mí “El último fumador”, un relato en el que el autor lleva el movimiento anti-tabaco a niveles extremos. Tsutsui usa el humor como crítica social y cuando lo hace bien, sus relatos son muy interesantes. Este humor cínico, controvertido y gamberro funciona en muchas ocasiones pero también se pierde en sí mismo en muchas otras.

Por otro lado, tenemos a un Tsutsui más serio y directo. Hasta podríamos decir más repugnante. En “Rumores sobre mí”, el segundo relato de la antología, esta seriedad se queda a medio gas. Sí que es claro el mensaje de crítica social que intenta hacer el autor, un mensaje que se reinventa de otras distopías como 1984, pero el relato en sí acaba siendo algo insulso. Eso no pasa con el tercer relato de la antología, “Los límites de la felicidad”, en el que Tsutsui pierde su máscara más gamberra para mostrar un relato sobrecogedor, agobiante y extremadamente crítico hacia la sociedad de consumo que domina tanto el país nipón como todo Occidente. La ambientación angustiosa del relato y ese final magnífico hacen de este, uno de los mejores relatos de la antología.

Yasutaka Tsutsui es un autor muy prolífico, con muchísimos relatos en su haber. Aunque la colección es algo irregular y algunos de los relatos dejan un mal sabor de boca, es una lectura muy interesante para descubrir  aun autor inusual. Con un toque de Ryu Murakami, pero mucho más cómico y mucho menos perturbado, Yasutaka Tsutsui nos muestra su visión de la realidad en esta ficción tan onírica. La edición de Atalanta es impecable, con una traducción muy acertada de Jesús Carlos Álvarez.

Share.

About Author

Leave A Reply