Summer Wars, de Mamoru Hosoda

1

Summer Wars es la segunda película original de Mamoru Hosoda y la cuarta en su carrera de director. Con cada película que pasa, Hosoda ha demostrado ser un director a tener en cuenta y Summer Wars es una muestra más de lo que puede llegar a crear. Se estrenó en 2009 y llegó a un ámbito internacional importante, aunque no llegó a causar tanto revuelo como lograría Wolf’s Children tres años más tarde. Aquí ha llegado de la mano de Selecta Visión.

Summer Wars

La primera escena de Summer Wars nos muestra Oz, un mundo virtual parecido a internet en el que todo está conectado con el mundo real. En Oz se puede ir al colegio, se puede comprar, interaccionar con los demás jugadores, jugar a cualquier juego, leer cualquier libro, etc. Si habéis leído Ready Player One, de Ernest Cline, Oz da la misma sensación que OASIS (o más bien OASIS da la misma sensación que Oz, dado que la película es anterior al libro de Cline). Kenji, un adolescente de instituto, trabaja como programador dentro de Oz. Un día recibe una propuesta por parte de Natsuki, que le pide que le acompañe hasta su casa en medio de un páramo rural para visitar a su numerosa familia.

Summer Wars

Podríamos dividir Summer Wars en dos partes claramente diferenciadas, dos partes que van conectándose entre sí constantemente pero cuyas repercusiones no acaban de afectar la una a la otra. De hecho, casi parecen dos películas diferentes: sí, ambas se resentirían sin la otra, pero tanto las escenas del mundo digital como las del mundo real podrían existir independientemente. Este es para mí uno de los mayores hándicaps de la película, aunque Hosoda logra mezclar ambos mundos de una manera muy coherente y consistente. El enfrentamiento de la sociedad con la tecnología y la crítica adyacente que tiene este enfrentamiento son dos temas muy claves en esta película y que Hosoda explota muy bien. A su vez, el retorno a las raíces y la importancia de la familia y la tradición en la sociedad japonesa es otro tema que Hosoda ha tratado en otras de sus películas y que también está presente en esta.

Summer Wars

La gracia de esta película, sin embargo, no reside en la trama en sí (que muchos podrán encontrar demasiado similar a Digimon, otra película que dirigió el director) sino en la forma que tiene de contarla Hosoda. El director logra crear un contraste muy interesante entre la animación de Oz y la animación del mundo real y deja que la imagen y sus personajes hablen por él, sin que se necesite más para contar la historia. Hosoda deja hablar a la animación y esa elegancia es algo que se agradece tanto en Summer Wars como en el resto de sus obras. La parte humana, todas las escenas del mundo real, enriquecen muchísimo la película y aunque la trama del mundo digital me pareciera más floja, tampoco entorpece el desarrollo del film, solo lo alarga un poco.

Summer Wars

Puede que Summer Wars no sea la mejor película del director, que se parezca demasiado a su experiencia como director de Digimon. Sin embargo, me parece una forma ideal para adentrarse en la filmografía del director, para comprender algunos de sus temas preferidos y su savoir faire que caracteriza todas sus películas. Con una espectacularidad muy interesante producto de Madhouse y un trasfondo relacionado con la vida del director en el momento de gravarla, Summer Wars es una imprescindible para todos los fanáticos del director.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Estoy de acuerdo en que la parte humana es bastante más interesante que la cibernética; es difícil no cogerle cariño a la familia de Natsuki. Me gustó, pero no llegó a entusiasmarme, me parece que está un escalón por debajo de “La chica que saltaba a través del tiempo” o “Wolf Children”.
    Un saludo.

Deja un comentario