6 películas de terror japonesas

1

Este artículo es uno de los que tenía ganas de hacer prácticamente desde el inicio de El peso del aire. De hecho, el cine de terror japonés es uno de mis géneros (o subgéneros) preferidos, ya que La maldición fue una película que me dejó profundamente marcado. La irrupción del cine tecnofóbico japonés (Ringu, Llamada perdida, etc.) supuso para mí el descubrimiento de todo un mundo a descubrir. Debo reconocer que tampoco soy un devorador de cine de terror japonés por una simple razón: me da miedo. Me asusta y me aterroriza, y necesito espaciar las pelis a menos que quiera tener pesadillas durante semanas. Antes de empezar, dejad que os recomiende una lectura imprescindible y que ha sido mi fuente bibliográfica para este artículo, se trata de Espectros de cine en Japón, del profesor Rafael Malpartida. Ahora sí, vamos con una lista tremendamente personal, mis seis películas de terror japonés preferidas:

Onibaba
Kuroneko

Puede que este sea uno de mis clásicos de terror preferido. Dirigida por Kaneto Shindô y estrenada en 1964, Onibaba nos cuenta una historia situada en el siglo XIV, durante una guerra civil japonesa, donde una mujer de mediana edad y su hija que viven en una cabaña en mitad de la nada, sobreviven asesinando a los samuráis que pasan por allí para vender sus posesiones a cambio de comida. Las cosas se empiezan a torcer cuando aparece Hachi, un vecino que seduce a la hija, y un extraño personaje con la máscara de un demonio. Onibaba es un film con una ambientación acongojante e inolvidable. La maravillosa fotografía en blanco y negro de Kiyomi Kuroda, y la banda sonora compuesta por Hikaru Hayashi ofrecen una historia de terror, drama, asesinato y misterio a la que vuelvo cada cierto tiempo, como si de algo cíclico se tratara. Quizá estoy ahí dentro atrapado.

Kuroneko
Kuroneko

Otro clásico, y muy conocido. El gato negro, o Kuroneko fue la base para todo un género de películas de terror sobre gatos y mujeres aterradoras. Onibaba roza este subgénero, pero creo que Kuroneko es un mucho mejor ejemplo del cine de terror de la época. En cualquier caso, Kuroneko también está dirigida por Kaneto Shindô y se estrenó en 1968. Además, también está protagonizada por dos mujeres, las cuales fueron violadas y asesinadas por guerreros samuráis. Ambas mujeres acaban volviendo como espíritus vengativos para acosar a los culpables. Con escenarios lóbregos y muy minimalistas, este film consigue captar una atmósfera única y cautivadora. La rabia se filtra en cada sombra, en cada tono de gris, y la violencia y la venganza se mezclan con la elegancia y la belleza.

Ringu
Ringu

La tecnofóbia aterrizó en Japón de forma algo abrupta con una serie de films que giraban alrededor de maldiciones, espíritus y demás parafernalia sobrenatural relacionada de forma más o menos directa con algo tecnológico. En el caso de Ringu, film dirigido por Hideo Nakata y estrenado en 1998 (la primera versión japonesa), versa sobre una cinta de vídeo maldita. El caso es que, si ves la cinta, una maldición caerá sobre ti y morirás en siete días. Ringu adapta (y si me lo permitís, mejora) la novela homónima de Koji Suzuki, aunque cambia algunas cosas. El film lo protagoniza una periodista que investiga una leyenda urbana relacionada con dicha cinta y acaba metida hasta las trancas en dicha investigación. De aquí salió el mítico personaje Sadako, un icono de la cultura popular que se inspira en un espíritu vengativo que surge de un pozo, un clásico yokai del periodo Edo pero que se adapta a un mundo contemporáneo. Un film que habla del rechazo a la modernización, de miedo al futuro tecnológico y a la pérdida de los valores y el sentido del ser. Creo que este film se merece un artículo en profundidad, ¿no creéis?

AuditionAudition

Takashi Miike irrumpió en la escena de la gran pantalla con dos films poderosísimos y muy controvertidos: Ichi The Killer (censurado durante mucho tiempo), y Audition, en 1999, adaptación de una novela de Ryû Murakami. Ambas obras no son “terror” per se como el resto de las de esta lista, pues más que miedo, provocan repulsión y rechazo. Miike roza el gore y lo macabro, con escenas dignas de una película de serie B pero que se clavan en el inconsciente y dibujan imágenes aterradoras. Audition nos cuenta la historia de una viuda que acepta una oferta de un hombre para hacer audiciones para cámara a diferentes chicas, con la finalidad de encontrar a la futura mujer del contratante. Pero las apariencias engañan y al final todo acaba retorcido como una madeja roja.

El club de los suicidas

el club de los suicidas

En 2001 el terror japonés floreció, como ya hemos ido viendo, y el cine indie no se quedó atrás. Sion Sono apareció con esta tremenda película que explora una pandemia de suicidios que se expande por todo Japón. El detective Kuroda trata de desentramar el misterio que hay tras tal plaga de suicidios. Sono no se corta al presentar escenas gore y macabras, pero además tuvo mucha controversia por tratar varios temas considerados tabú en Japón, uno de ellos es claro: el suicidio escolar. El film comienza con un suicidio masivo de 54 personas en un concierto de un grupo idol. Esta escena es conocidísima dentro del género y es un icono del gore japonés. Pero quitando la casquería, Sion Sono presenta muchísimos simbolismos y un argumento complejo que profundiza en muchísimas polémicas. El comienzo de un grandísimo director.

Ju-On
Ju-On

En 2002 se estrenó Ju-On, film dirigido por Takashi Shimizu y que inauguraría una de las franquicias de cine de terror más populares hoy en día en Japón. El argumento es simple: se rumorea que en una casa abandonada ocurren cosas extrañas. En esta hubo un crimen, y los ecos de la violencia y la rabia de mismo siguen atrapados entre sus paredes. Varios personajes se aventuran al interior y parece que cierto espíritu vengativo no se quedará como si nada ante las nuevas presencias en la casa. El cine de espíritus vengativos no era nuevo en Japón, pero Ju-On aterrizó después de que Ringu hubiera despertado el interés por el terror japonés, y además vino acompañada de Dark Water. Ju-On generaría otra nueva franquicia que, aunque trata temas distintos a Ringu, acabaría por hacer un crossover en 2016. Ju-On trata temas como el maltrato infantil, la violencia de género o el abuso y los mezcla con temores y terrores clásicos: los espíritus vengativos.

Quiero terminar la lista con algunas menciones honorables que, aunque no me caben en la lista, vale la pena mencionar: Pulse, película en la que los espíritus tratan de invadir el mundo humano a través de Internet; Llamada perdida, donde un número de teléfono maldito llama a sus víctimas para que escuchen el sonido del momento de su muerte; Battle Royal, en el que una clase de estudiantes son llevados a una isla apartada para que se maten entre ellos y el que quede vivo será el ganador; Ichi the Killer, un film sobre yakuzas bastante pasado de rosca; Marebito, un hombre obsesionado con filmar escenas macabras acaba descubriendo un mundo paralelo en Tokyo; Kwaidan, clásica adaptación de los cuentos de Lafcadio Hearn con una fotografía alucinante; Hausu, un film desconcertante y un tanto surrealista y muy, muy impactante; Kairo, más maldiciones y más espíritus vengativos; Premonition, como el título indica, una serie de premoniciones sobre muertes comienzan a sucederle a la protagonista; Huella, corto de Takashi Miike sobre geishas que se torturan las unas a las otras y monstruos que salen de cabezas.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Las que ví de todas estas son Audition y Suicide Club, las dos son excelentes. Audition es muy fuerte y Suicide Club es polémica, la escena del suicidio masivo en la estación de tren es genial. Itchi the killer también es otra película asiatica muy gore.

Responder a peliculas gore gratis Cancelar respuesta