Bajo un cielo como unos pantis, de Shun Umezawa

0

Quien dijo que el manga es cosa de niños es que no se ha acercado a la obra de Shun Umezawa. Cierto, hasta hace muy poco, era un autor desconocido, pero gracias a ECC Ediciones podemos disfrutar de los dos volúmenes antológicos titulados Bajo un cielo como unos pantis (ECC Ediciones, 2017). Además, por si esto fuera poco, ECC tiene pensado traer dos más del mimo autor, Ippiki to Kyuujuu Kyuuhiki¸y Utopías.

Bajo un cielo como unos pantis es un volumen que recoge relatos con guion y dibujo de Umezawa entre 2001 y 2015. En estos relatos se muestra la cara oculta y oscura de la sociedad japonesa. Aunque podría extrapolarse a cualquier sociedad. Personajes rotos, temas incómodos y tabúes, etc. Todo aquello que la imagen blanca y comercial de un país pretende esconder. Umezawa pues, muestra la cara menos amable de Japón, poblada por racistas, violadores, parias sociales, prostitutas y demás habitantes de la calle. La reclusión social, las jornadas laborales que acaban con la vida de los trabajadores, y demás problemas relacionados con el mundo laboral se tratan con dureza y de forma directa y a la vez simbólica. Por ejemplo, uno de los temas principales es el sexo, que aparece en múltiples formas, explícitas y metafóricas.

Bajo un cielo como unos pantis

La autocrítica es algo que escasea en Japón (hablando en términos generales), y precisamente Umezawa obliga a los japoneses a mirarse en el espejo, a quitarse la máscara. Y aquí entra en juego un par de conceptos importantes dentro de la cultura japonesa, el Honne, el pensamiento individual, la crítica y la opinión propia, el deseo individual, y el Tatemae, las obligaciones sociales, la comunidad, el grupo y el deseo impuesto. Estos dos conceptos chocan constantemente en los personajes que presenta Umezawa, y son puestos en duda, y en la mayor parte de las ocasiones, destruidos sin piedad. Es decir, uno de los personajes principales acaba metiéndose en una secta ultranacionalista y racista japonesa por poder seguir teniendo sexo con la hermana de uno de los de la secta. Umezawa no se corta un pelo y siento una curiosidad tremenda por conocer el concepto que se tiene del mangaka en Japón, aunque, comparaciones aparte, quizá tenga una fama parecida a la de Ryû Murakami (y esto es pura suposición).

Bajo un cielo como unos pantis

Los relatos de Bajo un cielo como unos pantis destilan rabia, inconformismo y crítica. En este primer volumen tenemos el primer relato protagonizado por tres estudiantes de secundarias que se enfrentan al acoso escolar, a la discriminación contra personas con discapacidades psíquicas, al acoso y abuso contra homosexuales o personas con una orientación sexual que difiere de lo preestablecido. Además, por toda la historia puebla el pavor a una guerra contra Corea del Norte, una amenaza latente que sirve de hilo conductor para la secta racista y anticoreana que comentábamos en el párrafo anterior. Umezawa se ríe de este miedo al extranjero con una escena en la que el protagonista espera toda su juventud a que un misil nuclear caiga sobre su ciudad, mirando al cielo con un rostro distorsionadísimo. Una metáfora clarísima de la sociedad racista actual que bebe de los argumentos de la derecha facilones que se llenan la boca con las palabras “terrorismo”, “guerra” y “conflicto”.

Bajo un cielo como unos pantis

“Caos en las aulas” es el tercer relato en Bajo un cielo como unos pantis y el más sonado de todos ellos, en el cual sigue la pista a distintos estudiantes que sufren una u otra discriminación. El relato culmina en un clímax donde se tratan temas como el embarazo juvenil, el sexo como tabú y elemento “sucio” y las consecuencias del mismo por no tratarlo con normalidad, la discriminación física, el bullying, y demás.

Diría que lo mejor de los relatos de Umezawa en Bajo un cielo como unos pantis son sus personajes, y aunque mucho simbolismo y metáforas se pierden en el discurso, la idea general perdura y es fácil de comprender. En definitiva, un volumen raro, necesario y que ofrece una carta de presentación de un autor original y con unas ideas y críticas muy potentes. Desde luego, sus historias no os van a dejar indiferentes. Umezawa es un autor irreverente, y eso nos fascina.

Share.

About Author

Leave A Reply