Shokugeki no Soma, de Yoshitomo Yonetani

0

La comida ¿aliada, enemiga o fiel amante? A quién más y a quién menos le gusta comer. Estamos en un momento actual en el que hasta existen cuentas de Instagram dedicadas exclusivamente a la comida. Algunas incluso a una sola especialidad, como tortillas o croquetas. Hay gente que hasta se hace famosa solo por el estilo sensual con el que sala la carne. Y es que la comida es un elemento universal del que todos somos participes. Nos entra por los ojos, el olfato, el gusto y a veces incluso su tacto. Comer es uno de los placeres de la vida, y no hay quién pueda rebatir eso. Por todas estas razones no me extraña que un anime sobre épicas batallas entre cocineros aprendices triunfe tanto. Shokugeki no Soma o Food Wars! es la adaptación del manga del mismo nombre escrito por Yuuto Tsukuda con las ilustraciones de Saeki Shun y la colaboración de Yuki Morisaki. Actualmente lo publica en España Panini Comics.

Shokugeki no Soma

Animada por el estudio J.C.Staff y dirigida por Yoshitomo Yonetani tenemos hasta el momento dos temporadas y tres arcos argumentales. Una primera de 24 episodios y una segunda de 13. En él se nos cuenta la historia de Yukihira Soma y su sueño de trabajar como cocinero en el restaurante de su padre. Pero sobre todo, sus ansias de superarle y vencerlo en un duelo de cocina. Un día su padre Jouichirou decide cerrar el restaurante familiar para irse a trabajar a Europa, pero le plantea un reto a su hijo. Acudir a la Academia Culinaria Totsuki y sobrevivir a ello. Totsuki es la escuela de cocina más dura del mundo, y solo un 10% de sus asistentes logra graduarse ¿Podrá el atrevido Soma sobrevivir al infierno de Totsuki?

Shokugeki no Soma

Mezclar shonen épico de batallas con un anime de cocina es algo que nunca hubiera creído que funcionará tan bien. Pero lo hace. Shokugeki no Soma es un anime de un ritmo aplastante plagado de comedia, suspense, drama y acción. Y si, también algún momento un tanto ecchi al saborear la comida que al principio tira para atrás, pero que se va perdiendo en gran parte con el tiempo. Su mayor virtud es ofrecer una historia entretenida y emocionante sobre superación personal. Soma encarna el valor de la persistencia basada en un objetivo. Todo es posible con esfuerzo si ponemos de nuestra parte toda la carne en el asador. Es importante el talento y el conocimiento, pero eso es solo una ínfima parte.  Perseverar es la clave del éxito.

Shokugeki no Soma

Creo que el elemento que hace sobresalir a Shokugeki no Soma sobre el resto de animes culinarios son sus personajes. Estos son interesantes, tienen historias personales diferentes y no hay ninguno tan repelente como para odiarlo a muerte. Todos aportan su granito de historia a la trama, y se palpa en ellos cierta evolución con el paso de los episodios. Además, todos ayudan a crecer a Soma. Aunque al principio este parece todo un Gary Stu de la cocina, poco a poco veremos que no es un ser invencible por el mero hecho de ser el protagonista de la historia. Le hacen esforzarse en ser mejor, le hacen buscar la excelencia y evolucionar. La excelencia solo se logra con una buena competencia, y Soma la ha encontrado en Totsuki.

Shokugeki no Soma

En términos de animación la calidad es bastante alta. Fluida, colorida, con platos realmente tan apetecibles que a veces daba ganas de atravesar la pantalla. No recomiendo nada verlo en horas que pique el gusanillo por ello. El ritmo que cobraron los capítulos desde el inicio fue a más según se fueron integrando en el segundo arco de la historia, en el gran torneo de cocina. La banda sonora también esta correcta, donde destacan sus dos openings “Kibou no Uta” de Ultra Tower y “Rising Rainbow” de Misokkasu. Pegadizos y de esos que no se te ocurre adelantar nunca en el reproductor. Shokugeki no Soma es un shonen de cocina intenso, un poco loco y por el que dejarse atrapar es bastante fácil gracias a todo su elenco de personajes. Bienvenidos al infierno de Totsuki.

Share.

About Author

Deja un comentario