El barrio de luz, de Inio Asano

0

Ya hemos hablado más de una vez de Inio Asano en El peso del aire y aunque se pueden ver patrones similares en toda su obra, cada manga nuevo que publican en España es una alegría. El barrio de luz, un tomo único publicado por Norma que recoge varias historias, es el último manga que ha llegado del autor a nuestro país. El barrio de luz es el punto en común de estas historias, una zona dónde viven todos los personajes cuyos caminos se van entrecruzando e interaccionando. A través de un estilo que recuerda más a Nijigahara holograph que a Oyasumi Punpun, el tono de cada una de las historias tiene esa oscuridad tan característica del autor.

Asano habla de la cotidianidad de un barrio familiar y lleno de luz en miles de fragmentos superpuestos unos con otros, en miles de historias y personajes que viven su día a día. Ese barrio tan luminoso esconde muchísima sombras en su interior y cada una de estas habita los personajes que Asano va presentando en cada una de las historias cortas. Algunas retorcidas, otras más sencillas, pero todas cargadas de humanidad. Y es que si algo sabe hacer bien este autor es dotar de un realismo casi mágico a sus mundos, de mostrar un Japón diferente, más real y también más depresivo. Pero Inio Asano también tiene espacio para la luz, para esos haces de esperanza que se ven cuando todo parece negro. Ese contraste es uno de los encantos del cómic y hacen que se lea con más cariño. Un mensaje que el autor transmite a la perfección y que nos da a ver que en el mundo hay tanta vida como muerte.

Aunque es una de las primeras obras del autor, el estilo estético que lo caracteriza ya está muy presente. Con más importancia hacia las expresiones que a los paisajes, Asano refleja también ese contraste entre la esperanza y el pesimismo con la caracterización de los personajes y consigue que sus rostros, sus expresiones y sus palabras sean un reflejo de su realidad. Todo esto Asano lo hace implicándose, mostrándose en las páginas y logrando, de esta manera, llegar al lector. No lo hace, quizá, de una manera tan tangible como con otras de sus obras (véase Buenas noches Punpun o Solanin), pero eso no le quita el mérito al autor.

Este tomo único me ha recordado mucho a El fin del mundo y antes del amanecer, aunque al contrario que este último, las historias recogidas en El barrio de luz están todas relacionadas entre sí. Pero ese contraste, esa cotidianidad urbana tan japonesa y a la vez tan universal que se muestra entre sus páginas, es muy similar a la del tomo nombrado. La edición de Norma mantiene la línea de las demás y tiene una buena traducción de Marc Bernabé (Daruma serveis lingüistics).

Share.

About Author

Leave A Reply