La chica de Kyushu, de Seicho Matsumoto

0

En La chica de Kyushu, de Seicho Matsumoto (Libros del Asteroide, 2017), conocemos la historia de Kiriko Yanagida, que realiza un largo viaje desde la isla de Kyushu hasta Tokio para solicitar ayuda al prestigioso abogado Kinzo Otsuka. Su hermano está en la cárcel a la espera de juicio, y necesita al mejor abogado que exista para defender su caso. El problema es que las tarifas de Otsuka son elevadas y Kiriko no puede asumirlas. Trata de apelar a su sentido de la justicia, a esa búsqueda de la verdad que seguramente le llevó a dedicarse a la abogacía. Pero motivos personales hacen que Otsuka quiera irse pronto ese día de la oficina y no atiende a sus ruegos.

Kiriko Yanagida se queda desolada. Un viaje tan largo y parte de sus ahorros empleados en él para nada. Si su hermano no es defendido por un buen abogado, será condenado. Todas las pruebas le incriminan, pero ella está segura de que es inocente. Esa misma noche, su camino se cruza con el de un periodista, que a la espera de utilizar un teléfono público escucha su historia. Quiere ayudarla, pero Kiriko tan solo quiere la ayuda de Otsuka. A pesar de la insistencia de Keiichi Abe, el periodista, ella no quiere contarle su historia, y regresa a casa.

Meses después, Kinzo Otsuka recibe una carta de Kiriko Yanagida en la que le informa de que su hermano ha muerto en la cárcel con la deshonra de haber sido condenado y de que todos opinen que fue culpable del crimen que se le acusó. Otsuka se siente culpable y pide los datos del caso para tratar de hallar la verdad. De este modo, conoceremos a fondo los detalles del crimen del que fue acusado el hermano de Kiriko y repasaremos punto por punto los pasos que dio meses atrás.

Aquellos que hayáis leído El expreso de Tokio recordaréis la meticulosidad demostrada por el autor para mostrar punto por punto los pasos recorridos por los protagonistas para que el inspector Jutaro Torigai resolviese el caso. En este caso, encontramos una forma de componer la historia un tanto similar, ya que la distancia y el desconocimiento del caso de primera mano de Otsuka le exigirán que no se le escape ni un solo detalle.

A pesar de lo que pudiese parecer, La chica de Kyushu, de Seicho Matsumoto es una historia que te atrapa y que no puedes dejar de leer, con la enorme curiosidad de saber si Otsuka conseguirá resolver si el hermano de Kiriko era o no culpable, y qué hará con esa información cuando lo resuelva. Creo que sería importante que la editorial nos hubiese avisado de que esta historia, como era habitual en el momento, se publicó por entregas, por lo que el lector que desconozca esta información se extrañará de algunas de las repeticiones que encontramos en el transcurso de la novela.

Como buena novela negra, Seicho Matsumoto no se quedará tan solo en la superficie del caso, sino que meterá el dedo en la llaga acerca de un problema universal: la diferencia que existe entre una persona con recursos o una sin ellos a la hora ser juzgado. Otsuka es un reputado abogado con fama de conseguir ganar los casos más complicados. Precisamente por ello, sus tasas son tan elevadas, lo que deja fuera del alcance de muchos la posibilidad de ser defendidos igual que alguien que sí pueda permitirse pagarle. Es cierto que cualquiera puede acceder a una abogado de oficio, pero ante un caso complejo no todos podremos ser juzgados en equidad si quien nos representa no sabe cómo abordar correctamente el caso.

Me encantaría contaros algo más sobre esta novela, porque a medida que la trama se desarrolla, el lector va sorprendiéndose más y más descubriendo hasta qué punto puede llegar la maldad humana. Para saber de qué estoy hablando tendréis que haceros con la novela y leer hasta la última línea para que esta historia os deje con la boca abierta. Porque os aseguro que lo hará.

Share.

About Author

Deja un comentario