Bushido. El alma de Japón, de Inazo Nitobe

0

Cuando un lector se aproxima a una obra como Bushido, de Inazo Nitobe (Satori, 2017), debe tener en cuenta diferentes aspectos de la obra. Nitobe además de ser un grandísimo autor y crítico de su tiempo, se convirtió al cristianismo durante la era Meiji. Aunque esta religión no era extraña en Japón, es cierto que seguía siendo minoritaria. Hago esta mención porque el libro lleva como título El alma de Japón, y no me podría parecer más acertado que un japonés cristianizado publicara una de las obras más populares sobre cultura japonesa.

En esencia, Bushido es un análisis de la moral, de las creencias, y de las bases culturales de todo un país. Para Nitobe todo se puede resumir en una palabra. El alma de Japón es el Bushido. Dos detalles más que me parecen clave son que esta obra se escribió originalmente en inglés, destinada a lectores occidentales, y que se publicó en 1900. Pero, ¿qué es el Bushido? (de Bushi, guerrero, y Do, camino o senda), siempre ha sido un término no solo complicado de traducir, sino difícil de definir. Resumiendo, muchísimo, representa aquello que viene implícito en el carácter de los japoneses como pueblo. Por lo tanto, se entiende que comprende diferentes características morales y normas de conducta. Nitobe no se despeina al relacionar el Bushido con la figura del samurái, mitificado al extremo como aquel guerrero fiel, virtuoso y honorable. Es más, el propio autor hace varios símiles con el caballero europeo (el del Quijote no, el de las novelas de caballería), valeroso, justo y honorable. Otras referencias occidentales que cimientan el discurso de Nitobe dirigido a sus lectores ingleses está la civilización griega y el propio cristianismo al que él se había convertido.

La obra de Nitobe tiende a profundizar en varios conceptos interesantísimos, como por ejemplo el momento en que el propio Bushido dejó de ser un objetivo para las clases pudientes o para ciertos estratos de la jerarquía, y se convirtió en una meta, o un fin, para muchísimas personas. Vivir la vida con rectitud. Algo que lograría calar hondo en todo un país y que marcaría la conducta de la sociedad japonesa durante años. Bushido recoge y explica por qué durante siglos este concepto, esta meta moral, se convirtió en imprescindible para las diferentes castas (guerreros, gobernantes, religiosos, y campesinos) y cómo para cada una de ellas tenía acepciones distintas pero una base idéntica. Me dejo cosas en el tintero, pero otro de los temas que trata Nitobe en Bushido es el tristemente popular (quizá por Mishima y las pelis de samuráis) harakiri (o seppuku), el suicidio mediante un apuñalamiento en el vientre. Nitobe explica por qué el occidental lo ve como algo horrendo, y el japonés como algo justificable y en ocasiones necesario.

Satori recupera en esta edición la traducción original de Gonzalo Jiménez de la Espada, texto que fue plagiado y manipulado como obra adoctrinadora por Millán Astray, fundador de la Legión. Bushido sufrió, pues, lo que ocurre con los tratados antropológicos y filosóficos mal entendidos, una malinterpretación (quizá adrede) de conceptos incomprendidos que ciertas personas (como el caso de Astray) usan como textos probélicos y un espejo donde justificar ciertos actos e ideologías. Sin ir más lejos, Nitobe se consideraba pacifista y relacionaba este pacifismo tanto con la cultura japonesa como con la figura del samurái (más como poeta y miembro culto, que guerrero despiadado).

Bushido es, sobre todo, una obra difícilmente abarcable en una reseña. Mi intención es desgranar algunos puntos clave que me han quedado grabados o me han resultado de especial interés, así como un intento de generar interés para que leáis una obra que me ha parecido magnífica. No os mentiré, Bushido no es una lectura fácil. Requiere paciencia y asimilación de muchos conceptos. Es sencillo perderse en las elucubraciones y reflexiones si no se tiene cierto nivel de conocimientos tanto de la filosofía como de la historia y la cultura de finales del siglo XIX y principios del XX. A su misma vez, es una obra atemporal, y como ocurre con otros tratados de este tipo (El libro de la guerra, El elogio de la sombra, o El libro de los cinco anillos) son obras amenas de leer, bien escritas y de aquellas que sabes que con una primera lectura no vas a abarcar todo lo que el libro quiere expresar. Un imprescindible en cualquier biblioteca. Bushido, de Nitobe, es imperecedero.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.