Desaparecido de Kei Sanbe

0

Con motivo a la llegada de Halloween, llevamos un tiempo hablándoos de mangas, cinelibros y hasta videojuegos relacionados con el terror. La reseña de hoy no es una excepción, pero más que un manga (o anime, pues os hablaré de ambas cosas) de miedo, Desaparecido es una obra que se adentra en el thriller psicológico y el suspense. Ideal igualmente para disfrutarlo la Festividad de Todos los Santos.

Desaparecido (o 僕だけがいない街, que vendría a significar “La ciudad donde solo yo he desaparecido”) nos cuenta la historia de Satoru, un veinteañero que intenta ser mangaka pese a ser rechazado constantemente. Satoru es una persona que se pasea por el mundo casi sin rozarlo. La única huella que deja es en contadas ocasiones, cuando el poder sobrenatural que tiene le permite rebobinar atrás en el tiempo para salvar la vida de desconocidos en peligro. Sin embargo, eso cambiará cuando la vida que corra peligro sea la de un ser cercano. Entonces Satoru viajará 18 años al pasado, a cuando en su pueblo hubo una serie de desapariciones de niños, momento que marcó su vida por completo y que ahora tiene la oportunidad de cambiar.

La ciudad donde solo yo he desaparecido de Kei Sanbe

He dicho al principio de la reseña que os hablaría tanto del manga como del anime, pero aunque comparten muchas cosas, algunos aspectos son mejor tratados en un medio y otros en el otro. Es por eso que voy a hablaros primero de uno y luego del otro. El manga está publicado en España por Norma editorial y es relativamente reciente la publicación de su último tomo, el octavo. Está dibujado por Kei Sanbe, un autor caracterizado por sus series de terror y suspense, aunque Desaparecido ha sido el éxito más notable de su carrera. Esta serie fue nominada al prestigioso award Osamu Tezuka y al Manga Taishō.

Desaparecido

El dibujo de Sanbe es peculiar y eso es algo que llama la atención desde el principio. Sin embargo, funciona muy bien. Ya desde el principio te adentra en la historia y en sus personajes y le dedica el tiempo necesario para desarrollarlos bien. No solo como personas que evolucionan (podemos verlo por ejemplo con la madre de Satoru, que tiene un desarrollo fascinante durante todo el manga) sino también adentrándose en sus emociones. A Sanbe no le molesta parar la trama para explorar las las emociones de los personajes y mostrarlas al lector. La desesperación de la impotencia, las lágrimas de una persona que, después de los maltratos, recibe un acto de bondad. Sanbe no desaprovecha ninguna ocasión para hacer que sus personajes sientan. Eso no hace que el manga sea lento, todo el contrario. Le da tiempo de respirar.

Normalmente Desaparecido tiene un ritmo trepidante. Sanbe trata muy bien el suspense y sabe mantener bien la tensión para que en ningún momento sepas lo que va a pasar. Mantiene a los personajes colgando de un hilo constantemente, para que el lector invierta en la historia. También la parte de thriller lo hace bien, aunque no logra estar a la altura de las expectativas que el suspense ha creado. Podríamos comparar Desaparecido como un muy largo capítulo de Detective Conan. Pero Sanbe juega a su vez con el factor de los viajes en el tiempo. Aunque es un elemento del que no abusa, el hecho de que Satoru sepa el futuro y a la vez, vaya cambiándolo (y por tanto, entrando en terreno desconocido), le añade una tensión necesaria a la trama.

Erased de A-1 Pictures

Desaparecido fue adaptado por A-1 Pictures, dirigido por Tomohiko Itou (director y guionista que ha participado, entre otros, de Anohana, Chihayafuru, Death Note o Sword Art Online). Fue estrenado en enero de 2016 y recientemente ha sido añadida a Netflix España.

Mientras que el anime está muy bien animado y juega bien con su medio para transmitir de la misma manera (o a veces mejor) que Sanbe. Hay algunas escenas que ganan mucho en el anime. Sin embargo, falla en algunas cosas. Al adaptar 8 tomos en solo 12 capítulos, se pierde información y profundidad en la historia. Pero el mayor fallo de Erased es que ahí dónde el manga sabía jugar con el misterio del thriller, el anime solo puede mantener el nivel de suspenso. Es una historia más previsible que en el manga y es posible ver hacia dónde va antes de que llegue.

Desaparecido

Sin embargo, el anime hace cosas muy bien. La banda sonora, por ejemplo, juega un papel importantísimo, no solo con el maravilloso opening (si veis el anime, fijaos en el cambio del opening del capítulo 11. Magistral), sino por la música que acompaña perfectamente el ambiente tenso que logra crear el anime. La compositora es una grande, Yuki Kajiura (compositora, entre otras, de animes como Madoka Magica o la saga .hack). Kajiura sabe bien cómo tratar  con música cada escena y algunas de ellas mejoran muchísimo del manga solo por eso.

En conclusión, Desaparecido es una historia fascinante que engancha desde la primera página. Yo os recomendaría que primero leyerais el manga, pues la edición de Norma está tan cuidada y bien traducida como siempre. Y solo después de haber leído el manga, os animéis a ver el anime. No solo porque la historia os sorprenderá más con el manga, sino también porque se puede disfrutar del anime a pesar de saber el final. Sea por el medio que sea, disfrutad de este seinen. Merece vuestro tiempo.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.