El infierno de las chicas de Kyusaku Yumeno

0

El infierno de las chicas (Shôjo jigoku) fue publicado por primera vez en Octubre de 1934 y estaba compuesto de los tres relatos que podemos ver en la edición de Satori Ediciones de 2014: No tiene importancia (Nandemo nai), Asesinatos por relevos (Satsujin riree) y La mujer de Marte (Kasei no onna). Todos ellos giran en torno a las motivaciones de cada una de las protagonistas para acabar con su vida mediante un suicidio. Todos ellos están narrados de forma epistolar, y esa comunicación directa del autor con el lector a través de las cartas aportan mayor veracidad a las historias.

No tiene importancia (Nandemo nai) nos habla de la enfermera Himekusa Yuriko y de cómo mediante una enrevesada red de mentiras conseguirá que todos los que la rodean en la clínica en la que trabaja sientan devoción por ella. Pero todas esas mentiras no tardarán en salir a la luz haciendo que Yuriko aparezca ante nosotros como una persona desequilibrada y con fuertes carencias afectivas.

Asesinatos por relevos (Satsujin riree) nos descubrirá a un terrorífico asesino en serie que durante años ha seducido, enamorado y liquidado a sus compañeras de trabajo. Él es conductor de autobús, y ellas trabajan como revisoras. A través de esta historia de miedos y dudas acerca de la identidad del asesino, el autor profundizará en la precaria situación laboral de las mujeres en el momento en el que el libro fue publicado.

La mujer de Marte (Kasei no onna) arranca con una consecución de noticias extraídas de la prensa para luego dar paso a una carta en la que Amakawa Utae expondrá los motivos que le llevaron a quitarse la vida a través de un incendio provocado. En este caso el autor escogerá esta narración para poner el foco en los abusos y el acoso sexual sufrido por las mujeres, algo que por desgracia sigue de plena actualidad.

Resulta sorprendente como Kyusaku Yumeno consigue contar todos estos relatos a través de voces femeninas. No sólo porque resulte totalmente creíble la forma en la que están contadas, sino por el interés mostrado por el autor a la hora de escoger un punto de vista femenino para denunciar toda una sucesión de injusticias y abusos sufridos por las mujeres de su época.

Como bien nos cuenta Daniel Aguilar en su magnífico epílogo, en el momento de su publicación en Japón, “los tres empleos más populares entre las jóvenes que acababan de terminar el Bachillerato eran, por este orden, chica de autobús, telefonista y enfermera”. Las opciones de crecimiento profesional de una mujer eran realmente escasas, y esto siempre conlleva una dependencia inevitable de una figura masculina, sea el padre o el marido.

Abusos sexuales, bullying, desprecio de los propios padres, enfermedades mentales relacionadas con los cambios hormonales, histeria… Aunque alguna de las afirmaciones arrojadas en El infierno de las chicas pueden chocar al lector actual esta es una de esas obras que, leídas teniendo siempre presente la época en la que fue escrita, resulta maravillosa. El ritmo aportado por Kyusaku Yumeno en El infierno de las chicas resulta embriagador, y consigue que a pesar de la dureza de los temas que aborda, el lector no pueda parar de leer, atrapado por una mezcla de intriga y terror. Aunque algunos de los conceptos resulten obsoletos, asusta comprobar lo poco que algunas cosas han cambiado en 90 años.

Kyusaku Yumeno es el sobrenombre de Sugiyama Naoki. Nació en Fukuoka en 1889, y su nacimiento en un lugar tan apartado de las grandes urbes aportó un tono de diferenciación a su obra. Fue alcanzando notoriedad con diversas publicaciones pero el éxito le vino de la mano de Dogra Magra (1935), una historia considerada como una de las obras precursoras de la ciencia ficción japonesa, muy influida por las teorías del psicoanálisis de Sigmund Freud. En 1936 falleció prematuramente de una hemorragia cerebral.

Share.

About Author

Deja un comentario