91 Days de Hiro Kaburaki

0

Historias como la de El Padrino o Los Soprano nos regalaron retratos sobre la mafia que crearon una especie de canon dentro del mundo criminal televisivo. Italianos trajeados, que siempre portaban armas de fuego escondidas, que les gustaba comer bien, que siempre buscaban la venganza o la unión con otras familias, pero sobre todo, gobernaban las ciudades en las que se establecían y tenían todo el poder sobre ellas. Bajo este espíritu nace 91 Days, una historia de venganza creada por el estudio Shuka (Durarara!!! x2), dirigida por Hiro Kaburaki, con el guion de Taku Kishimoto y los diseños de Tomohiro Kishi.

91 DAYS

Nos situamos en la ciudad americana de Lawless, durante la prohibición del alcohol. En esta ciudad son varias las familias, sobre todo los Vanetti, los que rigen el tráfico, destilación y distribución del mismo. Desde que su familia fue asesinada hace años en un complot por los Vanetti, Angelo Lagusa ha estado lejos de la ciudad, desaparecido del todo. Un día recibe una carta con el nombre de los asesinos. Ese mismo día decide volver a Lawless, infiltrarse en la familia Vanetti, y conseguir su venganza.

La trama no se sale de un drama clásico de mafias durante la Ley Seca. Construye una historia interesante en sus primeros episodios, que engancha con facilidad. No es nada complejo, ni difícil de seguir. Una simple venganza. El error viene dado cuando todo se precipita, y una serie que tenía planteado un desarrollo largo se ve recortada a 12 episodios. Pierde tanto el sentido, que ni su título lo tiene. Nos dice 91 Days, y cuando terminamos la serie solo llevamos 12, como nos indica en cada episodio. La consecuencia directa es que sus personajes quedan desdibujados, no cogemos estima a ninguno, y los acontecimientos finales nos importan bien poco.

91 DAYS

91 Days no reinventada nada, pero si que refleja muy bien esas luchas de poderes entre familias, los negocios turbios, y la tragedia mascada a fuego lento. También lo que significa realmente la sed de venganza, como un ciclo inacabable hasta que el ejecutor se cansa de ello. Los 12 episodios cierran la historia principal, sin dejarse cosas en el tintero. Pero falta profundidad y la falta conexión dejan sin cerrar algunos agujeros argumentales por las prisas. Las rivalidades entre familias son totalmente ajenas a nosotros, no sabemos que ha pasado entre ellas ni por que se odian a muerte. Algunos personajes desaparecen repentinamente, para no saber más de ellos en toda la serie. No entendemos algunas alianzas, ni algunos juegos de poderes. Y no hablemos de los personajes femeninos, porque ni siquiera existen a excepción de uno.

91 DAYS

El anime empieza bastante potente, con momentos realmente gloriosos. Pero el pastel se destapa apresuradamente y de mala forma, todo se vuelve un embrollo que necesitan cerrar rápido y corriendo. Su inspiración en El padrino es más que palpable, con esa tensión creciente, donde cada dialogo importante. Y bueno, tiene hasta una boda y Don Orco es una mera caricatura del protagonista de la película. Donde si destaca es a nivel técnico, sobre todo en el soundtrack. Melodías de piano o cuerdas, composiciones clásicas, ópera italiana. Todo encaja a la perfección con la ambientación de la historia en 91 Days.

91 DAYS

No tanto la animación. Lejos de salirse de lo decente, es bastante conservadora, sin decaer en su calidad, pero tampoco sobresalir. Tonos oscuros y sobrios para unos paisajes poco detallados y unos personajes que no se salen de lo estándar. Tanto que algunos miembros de la misma familia parecen clónicos. Si que tiene algún fallo de edición en escenas de acción, o es bastante deficiente en tomas lejanas, pero nada grotesco ni que haga sangrar los ojos. En general, si os gusta el tema de mafia, creo que es un anime recomendable de ver. Pero si os interesa bien poco, esos 12 capítulos que os podéis ahorrar.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.