Sangatsu no lion

0

Sangatsu no lion, el manga de Umino Chika, llevaba cosechando ya muchos premios cuando se anunció la adaptación al anime. Un anime de 22 capítulos que se estrenó el otoño del año pasado y del cual ya ha empezado una nueva temporada este mismo otoño. Bajo el mando de Akiyuki Simbo, director de, entre otros, la serie Monogatari y en el equipo de producción de Shaft, Sangatsu no lion fue uno de los animes mejor valorados del año pasado, opinión con la que concuerdo totalmente.

3-gatsu no lion (March comes in like a lion) nos muestra la historia de Rei Kiriyama, un joven de 17 años que recientemente ha sido promovido a la liga profesional de shogi. Rei vive solo en un apartamento casi vacío y no es hasta que se encuentra, casualmente, con tres hermanas de una familia más bien pobre que disfrutan del día a día. Este choque entre la soledad de Rei y la felicidad cotidiana de las hermanas cambiará la vida de Rei.

Sangatsu no lion

Suena un viento tormentoso. Imágenes en blanco y negro que transmiten una desesperanza incómoda. Y una voz cruel que señala todos los defectos. Rei abre los ojos y empieza un nuevo día. Los primeros cinco minutos de Sangatsu no lion son una obra maestra. No lo digo todo por la magnífica animación de Shaft ni por la preciosa banda sonora. Es arte porque con solo cinco minutos logran mostrarte todo aquello que es Sangatsu no lion. Aunque puede parecer un simple slice of life, este anime está cargado de una carga emocional que logran transmitir al espectador a la perfección.

La serie no duda en usar todos los recursos de la animación para mostrar. Es, de hecho, de los pocos animes que he visto en los que la animación haga tantísimo para el desarrollo de la trama. La animación está al servicio de la historia y se moldea a ella. Se escapa de los convencionalismos cuando es preciso. La paleta de colores hace una función importante también en esta manera de expresar la historia: los colores pastel, destinados para cuando la historia tiene un tono dulce, y una paleta de azules, blancos
y negros cuando la historia tiene un tono más oscuro.

Sangatsu no lion

Porque Sangatsu no lion no habla del shogi, o al menos no de forma directa como puede parecer. El shogi es otra herramienta más que usa el anime para narrar una historia. Una historia de soledad, de desesperación, de culpabilidad, la desconexión con la sociedad. Kiriyama nos hunde en su depresión y podemos vivirla con él de forma visual y auditiva. Pero la obra no es extremadamente dramática porque sabe mantener ese equilibrio entre los momentos duros y los momentos tranquilos; tiene un tono y un ritmo pausado, pero eso permite a la historia respirar sin hacerse demasiado lenta.

Sangatsu no lion es Rei Kiriyama y usa todas sus herramientas para mostrar (que no contar) la historia de Kiriyama. Es un personaje que se siente culpable por su simple existencia, una persona depresiva y tímida que no sabe cómo salir del agujero que él mismo ha cavado. Pero el anime se permite  también explotar a los personajes secundarios que rodean la vida de Kiriyama, porque son estos personajes los que cambian poco a poco a Rei. No solo las hermanas Kawamoto tienen esa función, también sus familiares (como Kyoko), sus compañeros de Shogi (resaltar en esto a Shimada, uno de los personajes más brillantemente escritos que he visto en el anime) o su profesor en el instituto.

Sangatsu no lion

Este es un anime que no ser del gusto de todos. Tiene un ritmo muy pausado, se saborea a fuego lento. Algunos pueden considerar que es demasiado dramático, otros que no sabe lidiar bien entre las situaciones tristes y las alegres. Sin embargo, yo creo que es un cuadro perfecto de un personaje complejo, lleno de capas, como es Kiriyama. Un ejemplo del poder del anime cuando se trata de contar historias tan complejas, y a la vez tan sentidas, como Sangatsu no lion. Como nota final, recordar que ECC Ediciones ha editado Sangatsu no lion, titulado “El león de marzo” (el cual se puso a la venta durante el XXIII Salón del manga de Barcelona).

Share.

About Author

Deja un comentario