Breve historia del yaoi en España

1

El mundo editorial del manga ha ido cambiando los últimos años. No solo las editoriales grandes que publican cada vez más variedad de géneros y autores, sino también por las editoriales pequeñas que van introduciéndose y abriéndose camino en el mundo editorial. Por supuesto, aún nos queda mucho tramo para alcanzar la variedad del nivel de países como Francia. La aparición de algunas editoriales relativamente nuevas (en concreto Milky Way Ediciones y Tomodomo) ha desdibujado el patrón que estaba siguiendo el manga en nuestro país, al que parecía que solo llegaban las series que habían tenido mucho éxito en Japón y algún que otro manga interesante para completar el catálogo. Y uno de los géneros que más lo ha notado ha sido el yaoi, un género que desde siempre había sido muy ignorado en España y que poco a poco está siendo más reconocido.

Ya había hecho esta reflexión con anterioridad, pero el éxito de Yuri on ice la refrescó de nuevo. Y es que independientemente de que os guste o no el yaoi, sí se ha de reconocer que tiene muchos más fanáticos en España de lo que podría parecer. No todos los que veían Yuri on ice son consumidores habituales de este tipo de historias, pero muchos de los espectadores sí lo hacen. Lo que demuestra que el yaoi está más extendido en el mercado de lo que podría parecer a simple vista.

Breve historia del yaoi

Sin embargo, no es la primera vez que se introducen manga de boy’s love en nuestro país. El primer manga yaoi que se publicó en España fue de la mano de la antigua Glenat en el año 2001 (sí, no fue hasta el siglo XXI que se trajo yaoi a España por primera vez). El manga en cuestión fue Zetsuai 1989 de Minami Ozaki. La misma editorial apostó por otros mangas como Gravitation (2005) o Bronze (2002). La Cúpula ediciones o Norma siguieron su ejemplo y trajeron obras como Yellow, Fake o Kizuna. De hecho, La Cúpula fue uno de los mayores impulsores del yaoi o BL (Boys Love) en su época y trajo varias series en su momento, que pasaron, a nivel de ventas, sin pena ni gloria por el mercado.

Sin embargo, el yaoi fracasó en España. El propio editor de Glenat, editorial que fue una de las principales impulsoras de los inicios del BL en España, comentaba que apenas se habían vendido títulos de este género. Y exceptuando quizá Gravitation, la mayoría de estos mangas pasaron sin pena ni gloria. Mientras en otros países como Estados Unidos, Francia o Inglaterra, el género estaba funcionando a las mil maravillas, la mayoría de las editoriales españolas desistieron y dejaron de licenciarlo en España. Es muy complicado dilucidar un por qué a esta situación. Quizá España no estaba preparada para el género. Quizá las series elegidas por estas editoriales no resultaban atractivas para los lectores de esta clase de historias (eran mangas con un dibujo antiguo o series largas o quizá de un aspecto más adulto del que se buscaba en el momento). Sea como sea, las ventas fueron un desastre y eso se notó en las licencias.

Breve historia del yaoi

Durante años, desde 2008, el yaoi fue inexistente en nuestro país. También es verdad que a esto tenemos que sumarle un factor importante que afectó tanto al género y como al manga en general; la crisis económica. A partir de 2009 las ventas de manga bajaron en picado y fueron el resultado, más o menos directo, de la desaparición de algunas empresas de la industria como Jonu media (distribuidora de anime). En este tipo de condiciones, ninguna editorial iba a arriesgarse con un género que no había funcionado previamente. Así que durante años, y a pesar de las peticiones de los lectores, no hubo nuevas licencias de yaoi. Algunas editoriales se atrevieron con mangas de producción hispánica o alguna reedición.

Pero en 2013 Glenat, que en aquel momento era ya Editores de Tebeos (EDT), perdió fuerza en el mercado español de una manera vertiginosa y ese vacío es el que, probablemente, dejó espacio para el nacimiento de nuevas editoriales como Milky Way o Tomodomo, además de ECC Ediciones que se estrenaba en el manga, sangre nueva al mercado editorial que marcaría, en parte, una nueva tendencia en las licencias españolas.

Breve historia del yaoi

De estas hay que destacar Tomodomo, pues fue su labor la más destacable en la reintroducción del yaoi a España, demostrando que había un mercado para ello. Así, a partir del 2014 empezaron a sacar series como En la misma clase de Asumiko Nakamura, Senpai de Bikke o Seven Days de Venio Tachibana y Rihito Takarai. Viendo que era un género que funcionaba, también han traído, más recientemente, otras historias yaoi como Pájaro que trina no vuela de Kou Yoneda (una de las mangakas más importantes del género), Mother’s Spirit o la futura licencia, Jackass!

Milky Way Ediciones es otra editorial que no se ha quedado atrás en las historias BL y también ha empezado a traer licencias relacionadas, cada vez más: Puedo escuchar el sol, En un rincón del cielo nocturno o los mangas de Kanna Kii y Asumiko Nakamura son un ejemplo de esto. Destacar también la labor de Ivrea, que aunque no lo hizo en la primera oleada de licencias de BL con Glenat y Norma, sí está trayendo manga  yaoi a España actualmente, justamente algunas de las series más populares en Japón como Junjo Romántica, Love Stage!, No6 o la recientemente publicada Ten Count.

Breve historia del yaoi

Ha habido un cambio de paradigma en el género. Seguramente la mayor aceptación hacia la homosexualidad que ha vivido España sea uno de los factores que han contribuido al auge del género. Pero también ha sido, en mi opinión, un saboir faire, una manera de licenciar y editar más acertada, trayendo series que cuajaban mejor con el tipo de manga demandado en el momento y acercando apuestas más arriesgadas después de la consolidación de otras más “populares”. Queda aún un largo camino para recorrer, pero sí que podemos decir que estamos en una mejor posición que hace varios años. Poco a poco las editoriales están viendo que hay un interés certero hacia historias de BL y también hacia historias de calidad y eso seguro que ayudará a que se licencien más mangas de este tipo. De momento podemos disfrutar del poco pero buen catálogo que ya tenemos disponible en nuestro país.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Anónimo on

    mi primera toma de contacto con el yaoi fue en la ficzone de Granada del año 2017 con la obra “en un rincón del cielo nocturno” actualmente tengo en casa leídas “puedo oir el sol” “sempai bike” “un extraño e la orilla del mar” “un extraño en primavera” y “Sombras sobre Shimanami”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.