Platinum End, de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata

0

Hablar de Tsugumi Ohba y de Takashi Obata es hablar de la pareja de mangakas más popular del panorama del manga actual. Aunque sólo han trabajado juntos en tres obras, todas ellas han tenido una repercusión en crítica y ventas más que sobresaliente. Empezaron con Death Note en 2006 que se ha convertido en uno de los shonen más populares internacionalmente y que ha tenido diferentes versiones (la última, el año pasado en Netflix). En 2008 siguieron con Bakuman que se ha erigido como la obra más importante centrada en la industria del cómic japonés desde la propia industria. Y finalmente, en 2015, empiezan su última obra, Platinum End (Norma Editorial), una vuelta de tuerca al shonen de acción.

Platinum End

La historia gira en torno a Mirai Takahashi, un estudiante de secundaria que perdió a sus padres en un accidente y tras una vida miserable decide suicidarse tirándose desde un edificio. Sin embargo, cuando se lanza, un ángel aparece y le salva concediéndole el poder de volar y de lanzar flechas rojas y blancas. Las primeras someten la voluntad de la víctima y las segundas la matan. Es así como Takahashi se ve envuelto en una batalla campal pues Dios ha decidido abdicar y le encarga a 13 ángeles que busquen humanos a los que dar su poder y que puedan cumplir su papel omnipotente. Pero para suceder a Dios deben matar a los otros 12 pretendientes.

A priori, puede parecer una premisa ridícula e inverosímil, y en cierta manera lo es, pero esta base da pie a crear una historia potente con fuertes dosis de adrenalina. Hay similitudes con Battle Royale al ser una lucha en la que sólo puede quedar uno, cada uno tiene distintas habilidades y se crean grupos para cooperar y salvarse. Sin embargo, entre los 13 combatientes destaca Kanade Uryû, que ambiciona el puesto de Dios y hace uso de su extrema inteligencia y capacidad de manipulación para destacar como el principal antagonista del protagonista y sus aliados.

Platinum End

Uno de los grandes méritos del manga es la capacidad de racionalizar el manga de acción. Ohba consigue crear un guion que aúna perfectamente las peleas con la estrategia. El uso de las alas y flechas angelicales están perfectamente detallados y el lector lo sabe con antelación. Ningún personaje podrá sacarse un poder de la chistera que no haya sido explicado. Aquí se nota la influencia de Death Note donde también había normas férreas que limitaban el uso del cuaderno de muerte. Esto hace muy interesante a la historia; si conoces las reglas de las habilidades, la estrategia y el ingenio serán claves para salir de las situaciones más peligrosas.

Platinum End

Otro punto a destacar son los conflictos morales implícitos y explícitos de Platinum End. A pesar de ser una historia de acción juvenil, los mangakas han imprimido sus preocupaciones éticas en los personajes. Desde su particular visión de la religión cristiana pasando por potentes dilemas como la predestinación, tratar a los seres humanos como medios y no como fines o la aceptación de la muerte. Una pregunta planea constantemente, de manera velada, sobre el manga: ¿Tengo derecho a manipular a las personas para hacer un bien incluso si lo hacen de buen grado? Igual que en Bakuman y en Death Note a los autores les preocupan los conceptos del bien y el mal y el cómo actuar debidamente.

Sin embargo, la obra cuenta con varios puntos débiles. La historia adolece de simplismo, aunque está bien construida. Los protagonistas son demasiado prototípicos dentro del cliché del manga para chicos y son los secundarios los que cuentan con más aristas. Como en sus otras obras, en ciertos capítulos el ritmo está descontrolado, con partes farragosas llenas de explicaciones que dan la sensación de estar leyendo un manual de instrucciones.

Platinum End

Platinum End, en sus 6 primeros tomos es un digno exponente del guion de Tsugumi Ohba y el dibujo de Takeshi Obata. La historia es mucho más simple que en otras obras, pero el dúo es capaz de levantar una trama de acción potente, compleja y con batallas que nos dejan sin aliento. El abanico de personajes secundarios es amplísimo, lo que permite un logrado retrato de la sociedad japonesa actual y, como de costumbre, un dibujo impresionante y muy detallado que nos sumerge sin remedio en el mundo creado por estos grandes autores.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.