Yajirobee de Aiji Yamakawa

0

Milky Way Ediciones sigue en su fantástica línea editorial y una de esas muestras es Yajirobee de la mangaka Aiji Yamakawa, una autora hasta ahora desconocida en nuestro país. Esta serie de dos tomos, que acabó de publicarse durante el XXIII Salón del manga, es una obra cortita y sencilla, a medio camino entre el seinen y el shojo, y una de esas adquisiciones que merece la pena hacer. ¿Por qué? Vamos a analizarlo en esta reseña.

Haru es una chica huérfana que después de perder a su madre, se quedó a cargo del novio de esta. Pero aunque su padrastro, Seiji, y ella no tienen lazos sanguíneos, su relación es estrecha y cariñosa como si así fuera. Cuando muere el abuelo de Seiji, su vida irá cambiando poco a poco, a medida que Haru se adentra en la adolescencia.

Este es un manga que gira alrededor de la relación entre Haru y Seiji. Una relación compleja que no pasa de ser familiar y cariñosa, pero que en muchas ocasiones, y por la poca diferencia de edad entre ambos, parece más bien la relación entre dos hermanos o dos amigos muy cercanos. Esta relación va evolucionando a medida que los personajes también crecen y la autora logra darle un aire de calidez a toda la ambientación que rodea a estos personajes.

Y es que este es un shojo diferente, que se adentra en la psicología de los personajes y los hace crecer. La autora se centra en todos ellos, tanto Haru y Seiji como los personajes que los rodean, y dibuja sus personalidades de manera que los personajes se hacen reales ante el lector. Es también muy interesante como retrata la adolescencia de Haru, como esta poco a poco va creciendo. Esta es una de las razones por las cuales Yajirobee es un shojo peculiar, ya que se aleja de los convencionalismos que encontramos en los shojos habituales y muestra una adolescencia que se siente mucho más realista.

Aiji Yamakawa es claramente una autora a tener en cuenta. La autora logra imprimir todos los sentimientos y sensaciones de sus personajes no solo a través de un diálogo sencillo y ligero, sino también de un dibujo muy característico que es tan ágil como la propia historia. Al igual que con sus personalidades, Yamakawa logra transmitir las personalidades de sus personajes a través de sus aspectos.

Como siempre digo, es un placer ver el cariño que pone Milky Way en todas sus publicaciones. El hecho de dar a conocer autores desconocidos o noveles es un añadido que, en este caso, espero que traiga a nuevas series de la mangaka (como Stand up!, un shojo que aunque es más tópico que Yajirobee, mantiene ese realismo en sus personajes). Yajirobee es una serie dulce, sencilla, ágil y muy bonita, ideal para cuando no apetecen mangas largos ni muy dramáticos. Un shojo de esos para coleccionar.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.