El diario de la dama Murasaki, de Murasaki Shikibu

1

El trabajo que está haciendo Satori ediciones para rescatar clásicos japoneses y traducirlos de su idioma original al español  es admirable. Aunque los clásicos de la era Heian no son tan fáciles de conseguir ni traducir, ya son varios los títulos que han publicado la editorial asturiana. El diario de la dama Murasaki de Murasaki Shikibu se une a esta magnífica colección y aporta una visión, sino nueva, sí renovada y retraducida de la sociedad japonesa en la era Heian. Ya hemos hablado con anterioridad del género nikki, cuando os hablamos de Diarios de una era parte I y parte II  y de la poesía, de la era Heian, además de reseñar El diario de la dama Izumi. Ha llegado el momento de hablar del diario de la escritora que, con su obra, marcó algunos de los estandartes de belleza de toda la literatura japonesa.

El diario de la dama Murasaki, de la misma forma que pasaba con el de la dama Izumi, no es un diario al uso. Aunque en esta ocasión Murasaki Shikibu escribe en primera persona y sí que, como un diario occidental, nos explica sus sensaciones y pensamientos sobre los hechos acontecidos, a prosa y el tono parecen más bien el de una crónica que no el de un diario personal. De hecho, se cree que estos eran escritos dirigidos al Emperador, pues la autora se centra mucho en los acontecimientos que rodearon el nacimiento del nieto de éste.

Esto no le quita interés o importancia al diario, al contrario. No solo nos permite conocer más profundamente la sociedad y las costumbres de la época, sino que la forma delicada de escribir de Murasaki y todos los comentarios sobre sus propios sentimientos embellecen el texto. A esto hay que añadirle la constante presencia de poesía que Murasaki intercambiaba con personajes de la corte, aunque ni mucho menos tan numerosa como en el caso del diario de la dama Izumi.

Por su tono de crónica, este diario es más interesante como documento historiográfico que como  texto literario, aunque eso no quita que sea una lectura muy placentera. Sin embargo, la cantidad de nombres y situaciones que narra Murasaki nos abren una puerta a una época y un país lejano y desconocido y, por ello, fascinante. De hecho, la multitud de nombres de la corte de la emperatriz que nombra Shikibu puede ser abrumadora en algunas ocasiones. Y aquí entran los anexos del libro, que muy acertadamente logran situar al lector en una geneaología y un espacio concreto. Unido a eso está la interesante introducción de Carlos Rubio (uno de los mayores expertos, por no decir el que más, de literatura japonesa en España), que permite conocer más a fondo el texto. La complementa las notas a pie de página, que guían al lector durante la lectura (pero que, en alguna ocasión, me parecieron demasiado abrumadores).

En conclusión, este no es un texto al que se entre fácilmente y es necesario un interés previo en la época o en la autora. Sin embargo, la edición que ha traído Satori, con su introducción y con la traducción directa del japonés, hacen de esta edición una de esas que vale la pena leer y atesorar en la estantería. Si os gusta la época Heian, os fascinará viajar a 1009 de la mano de Murasaki Shikibu. Quizá, con un poco de suerte, Satori se anime a traducir del japonés la obra magna de la autora. Sin duda, Murasaki Shikibu y su novela de Genji lo merecen.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Tirón de orejas para Satori por sus precios. Que mira que me gustaría leer los diarios de las damas, pero clavando 20 eurazos por 230 páginas, y que sin embargo, puedas comprar el Genji de Austral con 1400 por menos de 30€… Tendrá su público, pero podría tener más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.