El samurái errante, de Carlos Bassas

0

El señor Tokugawa busca establecer relaciones comerciales con Occidente. Para ello, ha ordenado construir una enorme nao, el barco más grande que se haya visto nunca en tierras niponas. El lugar escogido para la construcción es un puerto apartado para que ningún espía pueda acceder a esta información. Sin embargo, nada más arrancar las obras, el cadáver de una joven es hallado en un bosque cercano al puerto. Este dato no tendría relevancia si poco después no hubiesen aparecido dos muchachas más asesinadas. Los rumores corren rápidamente y los hombres se niegan a seguir trabajando por miedo a que una terrible maldición haya caído sobre la zona. Todo parece indicar que el autor de los hechos ha sido un yokai, y eso provoca más inquietud entre los aldeanos que si un hombre de carne y hueso hubiese cometido los crímenes.

Como no podía ser de otra manera, Aki, su maestro Miyamoto y su compañero de fatigas Ichiro parten hacia la zona afectada para investigar los casos. No obstante, algo sucede en el camino y debe ser Aki solamente quien acuda a Ishinomaki a tratar de resolver el misterio. La bienvenida no será acogedora, y Aki deberá hablar con unos y con otros para ganarse el respeto de los habitantes del lugar y para que estos le confiesen todo lo que saben sobre la muerte de las chicas.

Si las dos primeras entregas de Aki habían centrado la acción en las aventuras del protagonista, esta tercera está más orientada hacia una novela de detectives/policíaca. Obviamente, Aki no es ninguna de esas dos cosas, pero la estructura de la obra y la forma de trabajar de nuestro protagonista van en esa dirección. De una manera magistral, el autor introduce pinceladas que aportan veracidad al desarrollo de los casos, tales como que no estaban habituados a examinar los cadáveres en aquella época, o que no creían que por saber la forma en que una persona había sido asesinada se pudiesen deducir aspectos de su asesino. No olvidemos que el libro está ambientada en el s. XVII y la investigación criminal distaba mucho de las técnicas actuales.

Como viene siendo habitual en las novelas de esta serie, la mezcla de elementos reales y sobrenaturales es tan común como lo era en la vida cotidiana de los japoneses de la época. Como bien se muestra en el texto, las explicaciones aportadas en ocasiones acerca de que un determinado delito había sido perpetrado por un yokai eran aceptadas a pies juntillas si la argumentación era buena. Las maldiciones y los fantasmas formaban parte de la vida cotidiana de la gente, y no tenía el cariz religioso que podríamos darle desde nuestra mentalidad occidental.

Curiosamente, esta novela se publica en un momento convulso en el que la justicia de nuestro país ha dado un paso atrás en la defensa de los crímenes cometidos hacia las mujeres. Bassas, en más de un fragmento, reflexiona acerca de la desgracia que suponía para una familia tener una hija respecto a tener un hijo, la carga que suponía, y cómo que una joven sea asesinada no supone un problema de gran calado para la sociedad de la época. Es inevitable realizar la conexión con lo que sucede en el momento actual y reflexionar sobre lo poco que han cambiado las cosas a lo largo de estos cuatro siglos de separación.

En cualquier caso, El samurái errante es una obra de madurez. Aki ya no es un chiquillo y esta investigación la aborda con un extraño desconocido, un samurái errante que le servirá de escudero en esta aventura. El tono del libro es más serio y más adulto, tanto en el lenguaje empleado como en la construcción de los diálogos. Para aquellos que conocemos al autor en su faceta de escritor de novela negra resulta inevitable buscar paralelismos entre ambas vertientes, y considero que esta es en la que más se aprecian esas similitudes. En algunos puntos del texto el estilo es similar a sus novelas negras, y resulta un placer ver cómo estas se contaminan de las otras. Quizá encontramos menos historia y más intriga, menos aventura y más investigación. Y para una amante del género como yo, he salido beneficiada con este cambio.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.