La ciudad del sol poniente, de Kazumi Yumoto

1

Empieza a convertirse en una tradición que Nocturna ediciones publique una obra de Kazumi Yumoto en primavera. Desde hace cuatro años, hemos podido disfrutar ya de cuatro novelas de la autora japonesa y tengo que admitir que esta es una costumbre que me encanta, y que espero que la editorial no pierda (al menos, mientras queden novelas de Yumoto por traducir). El pasado abril fue el turno de La ciudad del sol poniente, una novela publicada originalmente en 2002.

La ciudad del sol poniente nos muestra la vuelta al pasado de Kazushi, un hombre adulto que rememora su infancia junto con su madre y su abuelo, el Viejo Teko, un extraño que llega a sus vidas de forma imprevista. A partir de esta llegada, Kazushi recuerda cómo cambia su día a día y como su familia se adapta al recién llegado.

De entrada, la premisa puede parecer floja. Pero Yumoto la conduce de una forma excelente. Su capacidad para meter al lector en la mente de un niño y contemplar el mundo a través de sus ojos es una de sus mayores cualidades como escritora y lo hace de nuevo en La ciudad del sol poniente a través de Kazushi. Pese a que es una vuelta al pasado, esa mirada infantil está presente en todo el libro, como si fuera el propio niño, y no el Kazushi adulto, el que explica la historia.

El libro es cortito y se centra sobre todo en la interacción entre los tres personajes principales. Yumoto consigue expresar y mostrar esta relación sin tener que decir nada: los personajes hablan por sus acciones y sus diálogos y se muestran tal y como son. Esta construcción de personaje es sutil, pero está muy lograda y consigue investir al lector en el libro. Lo adentra en la cotidianidad de una familia diferente, pero a su vez, muy similar a cualquier otra.

La ambientación está cargada de nostalgia y da la sensación de que el pequeño piso que comparten los tres está siempre iluminado por la luz del atardecer. Aquí es donde juega el papel de Kazushi adulto, que recuerda de forma fragmentada y con una imagen muy fija, lo que hace más creíble al libro. De esta forma, Yumoto dibuja imágenes muy nítidas y preciosas que, de la misma forma que se han quedado gravadas en la memoria de kazushi, podemos verlas nosotros como lectores.

El libro sigue la tónica del resto de obras de Yumoto y se puede ver claramente el estilo de la autora entre sus páginas. Sin embargo, se aleja un poco de esa magia casi infantil que desprendían otros títulos suyos, como Los amigos o La casa del álamo. En La ciudad del sol poniente los hechos suceden de una manera muy natural y la historia está cargada de cotidianidad. Eso no le quita nada  de interés a la novela, que se adentra más en el drama humano como pasaba en Viaje a la costa.

La edición de Nocturna ediciones vuelve a ser impecable, con la portada de Ana Orcina a conjunto con el resto de libros de la autora y traducción de Rumi Sato y José Pazó Espinosa, los mismos traductores que se encargaron del resto de obras de la autora. Esperemos que Nocturna nos traiga más obras de la autora japonesa en las próximas primaveras. Sin duda, es una colección que les está quedando perfecta.

Share.

About Author

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.