Last Game de Shinobu Amano

0

Una de las últimas novedades shojo de Norma Editorial es Last Game, de Shinobu Amano. Un manga que sigue la tónica de otros shojos de la editorial (como pueden ser El monstruo de al lado o Horimiya) y que amplía la oferta de este género dentro de la editorial. La serie, ya finalizada en Japón el pasado 2016, consta de 11 tomos.

Naoto Yanagi es un chico que lo ha tenido todo desde pequeño: Saca buenas notas, es el primero en todos los deportes, es guapo y su familia es rica. Sin embargo, cuando Mikoto Kûjo llega a su escuela, prueba por primera vez la derrota. Mikoto saca mejores notas, es mejor en deportes y, sobre todo, es una persona sencilla y humilde. A partir de entonces, Yanagi se promete “vengarse” de tal humillación, persiguiendo a la saciedad a la chica, primero con malas intenciones que, poco a poco, se convertirán en amor.

Last game es un shojo al uso y como tal, usa tópicos y elementos clásicos del género. Sin embargo, Amano le da un pequeño giro a todos los tópicos del género usando a Yanagi como protagonista y mostrando su rostro más ridículo. Esta es una historia que se enfoca más desde el humor que desde el drama, por lo que las situaciones cómicas y absurdas son la tónica general de la historia. Al ridiculizar a Yanagi, Amano se aleja del tópico de chico perfecto que se suele encontrar en esta clase de mangas.

La historia se desarrolla lenta. Los dos primeros tomos, que son los que están disponibles actualmente en las librerías, muestran un desarrollo temporal largo (desde que ellos van a primaria hasta que van a la Universidad) pero un desarrollo personal muy lento. Esta lentitud es una característica de la historia y puede resultar algo tediosa para algunos lectores amantes del género. A pesar de eso, la historia está bien llevada gracias a la caracterización de sus personajes. Amano le pone mucho cariño tanto a Mikoto como a Yanagi y muestra varias de sus facetas para que el lector se sienta identificado con las inseguridades y la lucha de Yanagi, a la vez que lo ve como un elemento cómico. Sin embargo, la personalidad de Mikoto es menos creíble pues Amano usa su completa e irreal desinformación sobre aspectos amorosos para crear situaciones cómicas.

Last Game es un manga sencillo, rápido de leer y entretenido. No busca ahondar en la complejidad de las relaciones humanas, pero logra conectar con el público gracias sus dos protagonistas carismáticos y a los personajes secundarios que tienen un peso importante en la trama. La historia, pese a ser lenta, está bien llevada y los toques de slice of life con el que cuenta este manga están muy bien integrados. En conclusión, este es uno de esos mangas que los fanáticos del shojo como yo seguro que disfrutarán.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.