Las 7 mejores películas de Yasujiro Ozu

2

La filmografía de Yasujiro Ozu destacará fundamentalmente por enmarcar la cotidianidad familiar japonesa de forma única, en un género cinematográfico conocido como shomin-geki (庶民劇), donde también destacaron directores como: Yasujiro Shimazu, Heinosuke Gosho, Hiroshi Shimizu, Mikio Naruse, entre otros. Concretamente, las experiencias del director con el alcoholismo, la soledad, y la guerra le permitieron realizar un acercamiento más íntimo y personal a su obra. Un cine donde la sensible belleza de la futilidad humana o mono no aware impregnan la pantalla. El resultado es una filmografía donde su director tenía predilección por ciertos actores (Setsuko Hara, Chisu Ruy, Haruko Sugimura, Kuniko Miyake, etc), quienes frecuentaban papeles con rasgos muy similares. No obstante, la realidad es que este hierático elenco ocasionaba que los episodios familiares de las películas pudiesen agruparse bajo una misma idea u objetivo: el mostrar la realidad de las relaciones familiares cambiantes. Es decir, en sus películas la huella de la guerra, la rápida modernización, los lazos familiares inquebrantables, las conversaciones en un bar, y los planos tatami junto a una humilde mesa son los protagonistas inescrutables.

En 2012 la publicación mensual del British Film Institute’s anunció que en una votación de 385 directores (incluyendo a Woody Allen, Martin Scorsese, Francis Ford Coppola, Mike Leigh y Quentin Tarantino) la obra Tokyo´s Story de Yausjiro Ozu fue escogida como la mejor película de la historia. Por lo tanto, el interés hacia el director ha ido creciendo como la espuma, surgiendo actualmente una duda muy obvia: ¿con cuál película de Yasujiro Ozu debería comenzar su filmografía? y ¿cuáles son sus mejores obras? Si bien es complicado estar completamente de acuerdo y elegir entre tantas magníficas piezas, he querido responder a esta duda, presentando una guía con siete de sus mejores títulos, desde la década de los 30 hasta su fallecimiento. Para ello, he tenido en cuenta: la opinión del público, las preferencias del propio director, la variedad temática, la calidad de las cintas, entre otras cuestiones.

Late Spring (晩春); Primavera tardía (1949)

Obra emblemáticaa del director, donde podremos disfrutar de la profundidad emocional de una relación padre-hija, donde prima el respeto y la preocupación mutua. Shukichi es un viudo que decide retomar su vida a través del matrimonio, lo que desagrada a su hija Noriko. La joven desea mantenerse al lado de su padre, lo que preocupa a su padre, quien desea ver a su hija casada y con una familia propia. No obstante, incluso para el anciano será difícil dejar ir a su única y preciada hija. Este título además mantiene cierto parecido con El sabor del sake (Sanma no aji; 1962), conocida como su última película.

Yasujiro Ozu

Chichi ariki (父ありき); Había un padre (1942)

Seremos testigos de un fuerte lazo padre e hijo, obstaculizado por el alejamiento entre ambos, debido a  empleo del padre. Una obra donde veremos la difícil transición de una paternidad prudente y rigurosa; a una paternidad sumida en el recuerdo melancólico del pasado desaprovechado. Pues, alcanzada la adultez del hijo primogénito, el deseo de recuperar el tiempo perdido se mezclará con la imparable celeridad de la vida moderna, las obligaciones profesionales de ambos, y el imperdonable transcurrir del tiempo.

Yasujiro Ozu

Umarete wa mita keredo (生れてはみたけれど); He nacido, pero… (1932)

Una vez nos hemos aproximado a la obra de Ozu con películas puras en estilo pero sencillas, es el momento apropiado de introducir un film más casual, pero más complejo de visionar. En esta ocasión nos enfrentamos a una obra muda, donde destacarán las magníficas actuaciones del elenco infantil, que tomará protagonismo de la acción principal. La humorística cotidianidad de los niños se mezclará con la dura realidad adulta, en un título que acerca a las dos generaciones bajo la promesa de una vida mejor.

Yasujiro Ozu

Bakushū (麦秋); Comienzo del verano (1951)

Una de las obras más reflexivas y completas, que trata con absoluta delicadeza los contrastes y las fricciones generacionales. La joven protagonista decide contraer matrimonio con un viudo (con hijos) y con un trabajo precario. Una decisión que aterroriza a su familia, ya que puede aspirar a un mejor partido. Sin embargo, los padres deberán afrontar el devenir de los hechos, como una realidad inalterable en una época donde los hijos ya no se atienen con la misma facilidad a las decisiones de sus padres; lo que podemos ver en otras obras posteriores como Otoño tardío (Akibiyori; 1960).

Yasujiro Ozu

Tōkyō monogatari (東京物語); Cuentos de Tokio (1953)

La obra estrella del director, de visionado obligatorio para cualquier cinéfilo, retrata la ajetreada vida de la metrópolis, la búsqueda de la felicidad en tan difíciles circunstancias, y la desintegración del modelo familiar tradicional, el cual enfrentará una sociedad individualista y desencantada, irónicamente alejada de las promesas de una vida mejor. Una obra especialmente melancólica y juiciosa, donde se ahonda en la pérdida de la lealtad filial y la inevitable permuta de la sociedad japonesa.

Yasujiro Ozu

Tokyo boshoku (東京暮色); Crepúsculo en Tokio (1957)

Frente a la proximidad familiar de los títulos anteriores, nos encontraremos en este caso con una obra más madura, pesimista, y con un estilo particular que se aleja del tono acostumbrado en el director. En esta ocasión los aromas familiares que destilaban sus obras serán sustituidos por la parquedad de una “casa sin hogar”, donde la hija menor personifica la soledad. Esta fue abandonada por su madre en la niñez, derivando en una gran desconfianza hacia otros. No obstante, el regreso de su madre años después dará un giro completo a la trama.

Yasujiro Ozu

Ukigusa (浮草); La hierba errante (1934)

Un título muy especial dentro de la filmografía de Ozu, que no pasa desapercibido por establecer unos lazos familiares un tanto particulares. La historia de un grupo de actores de teatro errantes, donde destacará el reencuentro con un viejo amor y un hijo ilegítimo. Una obra que cuenta con un al remake, elaborado en 1959, llamado La hierba errante o Ukigusa (浮草), con un tono más moderno y detalladamente humorístico, que merece claramente la pena. Un excelente acercamiento al mundo del teatro, y la búsqueda de las segundas oportunidades.

Yasujiro Ozu

“No creo que tenga una fijación especial, pero es cierto que doy mucha importancia a la armonía en las relaciones humanas” de La poética de lo cotidiano (2017, p. 62).

Share.

About Author

Graduada en Historia (UA). Máster de Estudios en Asia Oriental (USAL). Cinéfila a ratos, entusiasta del manga y el anime, amante de buen misterio, y siempre formándome en las diferentes culturas asiáticas. La buena cocina oriental y el turismo regional, mis mayores y más placenteros pecados.

2 comentarios

  1. Nicolás Gastón Sole Allignani on

    La foto que corresponde a “La Hierba Errante” pertenece al remake de 1959, no a la película de los años 30

    • Estel·la on

      Así es, hace alusión al remake que hemos comentado en ese mismo apartado, justo al final.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.