Beastars, de Paru Itagaki

0

La Escuela Cherryton es una prestigiosa academia que prepara a sus alumnos para ser lo mejor de lo mejor en cada campo. Animales antropoides adolescentes construyen sus vidas e identidades en la aparente quietud del día a día. El asesinato de Tem la alpaca supone un punto de inflexión en cada uno de ellos. La dicotomía carnívoro-herbívoro ha saltado a la palestra. Los miedos, temores y prejuicios de cada uno salen a la luz. La mangaka Paru Itagaki crea un shônen de vida escolar en el que apuesta por una historia poblada de contrastes y personajes interesantes, para retratar los prejuicios y la construcción de la propia identidad.

Beastars comienza su andadura editorial en septiembre de 2016, en las páginas de la revista Weekly Shōnen Champion, propiedad de Akita Shoten. Con un total de 10 volúmenes recopilatorios en la actualidad, la serie cosecha grandes éxitos como ser el de mejor shōnen en la última edición de los Kodansha Manga Awards, ganador de los Manga Taishō 2018 o el reconocimiento a Itagaki como mejor autora novel en los Osamu Tezuka Awards 2018. Aunque no solo por sus premios, no es de extrañar que la editorial asturiana Milky Way Ediciones haya apostado por ella. Beastars es un relato que esconde muchas aristas bajo su aparente forma de inocencia y ternura.

Beastars

El motor narrativo es la organización y la ejecución de una obra teatral. Como si de un símil con lo acontecido en la escuela se tratará, la premisa de la obra es la confrontación entre carnívoros y herbívoros. Con este punto de partida, iremos conociendo a un gran elenco de personajes. Sus propios dramas y alegrías, construyendo con un tempo lento la psique de cada uno de ellos. Todo ello enmarcado dentro de una atmosfera enrarecida por la investigación sobre el asesinato de la alpaca y los daños colaterales para el resto de animales. La autora sabe jugar con la constante dicotomía animal para plasmar la dualidad civilizado/salvaje. Un truco de apariencias que no deja de sorprender.

Beastars

Beastars es, al fin y al cabo, un reflejo de nuestra sociedad. Nos habla del clasismo, la marginación social e incluso la discriminación. Retrata la juventud como ese periodo donde todas nuestras dudas, inseguridades e instintos se dan cita en busca de la aceptación social. Critica los prejuicios y recalca la necesidad de no fiarnos de las apariencias. La serie de Itagaki ofrece una visión adulta y madura, melancólica hasta cierto punto, de la humanidad y las diferencias culturales. Un realismo inesperado en lo que son las aventuras y desventuras de un grupo de adolescentes en su academia, adornado con un espantoso crimen de por medio, y con un tratamiento psicológico de sus personajes pocas veces visto. La autora se aprovecha de los tropos originarios de sus antropoides para moldearlos, darles la vuelta, o utilizarlos a puro placer. Por eso en Beastars nunca sabes con quien te vas a encontrar.

Beastars

Todo lo anteriormente dicho queda plasmado de forma orgánica y coherente mediante los diseños y el dibujo de Itagaki. El centro educativo guarda consonancia con la dualidad de forma explícita, con un comedor y dormitorios divididos en carnívoros/herbívoros, por ejemplo. Sorprende también la estructura narrativa, fuera de los cánones. La autora juega con fondos y formas constantemente. Los enfoques de las viñetas son muy diversos y el diseño de los personajes se siente muy real. El estilo de Paru Itagaki es totalmente artesanal y con cierto aire de boceto, pero de trazo limpio y fino. Apuesta por escenas dramáticas e intimas para construir sus personajes, que transmiten siempre cierta aura de humanidad. Un toque redondo para uno de los mangas imprescindibles publicados en 2018.

 

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.