8 películas japonesas de terror sobre fantasmas

0

En ocasiones hemos tenido la suerte de toparnos con una película de terror japonesa en televisión, aunque la mayoría de veces los más cinéfilos han optado directamente por indagar en internet. Sin embargo, muchas veces son pocas las personas que conocen con claridad el catálogo que Japón ofrece en términos de “terror”, “gore”, “suspense”, etc. Dada la cantidad de opciones es normal que nadie quiera perder el tiempo con películas mediocres de clase B. El terror (ホラー) es un género confuso, que muchas veces mezcla otras subcategorías, haciéndonos dudar sobre la obra que hemos seleccionado. Aunque también es cierto que hay películas thriller o policiacas que fusionan exitosamente el suspense con terror, y que merecen un visionado al menos: Tag (2015), Cold Fish (2010), El club del suicidio (2002), Ichi the Killer (2001), Battle Royale (1999), Audition (1999), entre otras.

En el presente artículo he escogido siete piezas que encajan totalmente en esta categoría. Además, en esta ocasión me he centrado exclusivamente en las películas que enfocan su trama en los yūrei (幽霊) o fantasmas japoneses. Como tal, esperamos que estas películas sean de vuestro agradado, y que os animen a seguir buscando por vuestra cuenta en un futuro.

Kwaidan怪談 (1965), de Masaki Kobayashi
Kwaidan

Esta cinta se convierte en nuestra primera recomendación cinematográfica, pues ha marcado cierta tendencia en el terreno fantasmal japonés, siendo traducida literalmente como: “Historias de fantasmas”. Una obra de culto para los interesados en el folclore japonés, y más específicamente en los yūrei, resultando ser una magnífica pieza para iniciarnos en el terror japonés de corte clásico, y su temible mundo paranormal. Esta película está basada en cuatro historias del escritor orientalista Lafcadio Hearn (1850-1904): Pelo negro, La mujer en la nieve, Hoichi, y En la taza de té; las cuales fueron recopiladas en una misma obra, que de hecho fue editada por Satori en 2015. En general, con esta obra nos envolverá una atmósfera inigualable, pues pocas otras películas de su época consiguen ser tan atractivas y espeluznantes al mismo tiempo. Además, es tal su reputación que Hideo Nakata hizo en 2007 un remake bajo el mismo nombre.

Kuroneko藪の中の黒猫 (1968), de Kaneto Shindo
Kuroneko

Una actuación sugerente nos espera bajo este título, pues las actrices Nobuko Otowa y Kiwako Taichi realizan un magnífico trabajo, tanto en sus fantasmagóricas apariciones, como en pleno diálogo. Ambas interpretarán a dos mujeres que serán violadas y asesinadas por unos soldados, quienes las quemarán posteriormente junto a la propia casa. De esta forma, volverán al mundo de los vivos como espectros felinos, buscando en el asesinato su venganza, aunque con un alto precio. Con un estilo muy marcado, las escenas de esta película llegan incluso a suscitar un cierto encanto melancólico y teatral, pero sin dejar de ser una obra de terror. Esta cinta en blanco y negro hace un inteligente uso de las luces y las sombras, aproximando al lector hacia su dramática premisa.

Hausu ハウス (1977), de Nobuhiko Obayashi
Hausu

Con este título nos aseguramos de disfrutar de una historia desenfrenada y misteriosa, pues pronto nos damos cuenta de que el viaje de unas colegialas acaba en una casa asolada por presencias sobrenaturales, las cuales perseguirán constantemente a nuestras protagonistas hasta devorarlas sin miramiento alguno. Podemos destacar de esta película unos magníficos acabados, una fotografía y montaje excéntricamente original (debido sobre todo al uso del collage), así como un evidente estilo psicodélico. Además, es una película que oscila entre los colores pastel más aniñados y los colores electrizantes de una forma perspicaz y única, dependiendo del propio tono de la escena y creando así una atmósfera cómica y pesadillesca. Sin duda, un proyecto muy ambicioso, con una portada que poco a poco va siendo más conocida entre los entendidos de este género.

Ringuリング(1998), de Hideo Nakata
Ringu

Muchos ya habrán tenido la oportunidad de conocer a Sadako. Una onryō o presencia fantasmal vengativa, la cual tratará de arrastrar a la muerte a todos aquellos que cometan el terrible error de darle al “play”. Y es que, esta película hace un uso perfecto de la tecnofobia, con elementos como los teléfonos móviles o los televisores. El director de esta obra, Hideo Nakata, logró transformar el concepto clásico de yūrei, manipulando los miedos de la sociedad japonesa moderna en una cinta casi claustrofóbica; marcando así una nueva etapa junto a sus homólogos contemporáneos. Dada la fama de esta cinta, podemos de hecho encontrar: el remake norteamericano The Ring (2002), el videojuego The Ring: Terror’s Realm de Asmik Ace Entertainment (2000), o el manga The Ring de Misao Inagaki, licenciado por Ivrea hace unos años, etc.

Pulse回路 (2001), de Kiyoshi Kurosawa
Pulse

Siguiendo con las películas que aterrorizarán especialmente a aquellas personas más centradas en los miedos derivados de una sociedad cambiante y hundida en el abatimiento, obtenemos en esta ocasión una cinta a la altura de todo amante del terror. La película de un director que ha explorado el género del suspense en trabajos anteriores, como con la popular Cure de 1997. En esta ocasión nos presentará una película de gran calidad, que hace perfectamente justicia al cine como medio artístico, jugando de forma maestra con los espacios oscuros, el movimiento de la cámara, y los largos silencios. La trama, un virus informático que parece estar relacionado con una serie desapariciones y muertes; la realidad, una película que cuenta probablemente con las apariciones fantasmales más inesperadas y espeluznantes de esta lista.

Ju-On: The Grudge呪怨 (2002), de Takashi Shimizu
Ju-On

Probablemente la película de terror japonesa más conocida fuera del país, pues aun cuando se trata de la tercera cinta de la saga del director Shimizu (siendo la segunda Ju-on: The Curse del 2000; y la primera Katasumi y 4444444444 de 1998), fue la más popular y comercializada en el extranjero, dando lugar a: varias secuelas japonesas (White Ghost, Black Ghost, The Beginning of the End, The Final Curse), un remake norteamericano (The Grudge), varias películas y series extranjeras inspiradas en esta (Scary Movie 4, AHS Roanoke, entre otras), un manga corto de la autora Miki Rinno, e incluso un videojuego para Wii (Ju-on: The Grudge). La película se centrará en la maldición de los Saeki, quienes fueron asesinados por un padre/marido despiadado, la cual nos perseguirá durante esta obra hasta cada rincón de la casa. Un desgarrador e inhumano rumor nos desvelará la presencia del fantasma vengativo de Kayako, acompañado por la perturbadora aparición de su hijo Toshio.

Dark Water 仄暗い水の底から (2002), de Hideo Nakata
Dark Water

Volvemos al director japonés Hideo Nakata, a quien conocimos anteriormente con el título The Ringu. No obstante, en esta ocasión será con la obra Dark Water que exploraremos el imaginario del director con mayor claridad, concretamente a través de la mente de una madre divorciada protagonista, quien parece sufrir de alucinaciones según su ex-marido; lo que empezamos a dudar cuando se inician una serie de eventos extraños en el piso al que se mudaron madre e hija. Las humedades se apoderan del edificio y la presencia de una entidad maligna las persigue. Una película que causará especial angustia a aquellas personas que padezcan de alguna fobia respecto al agua, y que profundizará en la filmografía de su director; siendo un buen precedente para el visionado de obras posteriores suyas, como es el caso de Rinne (輪廻) de 2005 (año en el que también salió el propio remake norteamericano de Dark Water).

One Missed Call 着信アリ (2003), de Takashi Miike
One Missed Call

En esta ocasión volvemos a la temática de las maldiciones, los onryō vengativos, y la tecnofobia. Takashi Miike presenta una obra inquietante que tiene al espectador pegado a la pantalla, pues el fantasma en cuestión parece invisible al ojo humano. Un ente capaz de alcanzarnos incluso cuando creemos habernos desecho de nuestro preciado teléfono móvil, y una llamada que puede cambiar el destino de los protagonistas, con 72 horas que les separan de la muerte más espantosa. Todo un misterio que Yumi deberá resolver, si es que esta desea escapar del ineludible destino que la aguarda. Además, un hilo musical escalofriante nos acompañará a lo largo de esta película, incomodándonos terriblemente, pero creando precisamente el perfecto ambiente de tensión.

Share.

About Author

Graduada en Historia (UA). Máster de Estudios en Asia Oriental (USAL). Cinéfila a ratos, entusiasta del manga y el anime, amante de buen misterio, y siempre formándome en las diferentes culturas asiáticas. La buena cocina oriental y el turismo regional, mis mayores y más placenteros pecados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.