El quinteto de Nagasaki de Aki Shimazaki

0

Aki Shimazaki no es una autora desconocida para el mundo editorial español. Nórdica publicó en su momento Hôzuki: la librería de Mitsuko  y ahora Lumen parece querer rescatar más obras de la autora japonesa. El pasado junio publicaron El quinteto de Nagasaki y esperamos que esto conlleve a nuevas publicaciones de la autora. Yukiko ha vivido toda su vida con un secreto escondido en lo más hondo de su ser: el mismo dia que cayó la bomba atómica en Nagasaki, ella mató a su padre. Muchos años después, en el borde de su muerte, escribe una carta de confesión a su hija. A través de relato de Yukiko, se abrirá un abanico de otras historias que, entrelazadas con la suya, esconden pasados llenos de secretos.

El quinteto de Nagasaki es una historia coral que se desarrolla en 5 partes, una por cada uno de los personajes que explica su versión de la historia. Todos los personajes están relacionados entre sí y por lo tanto, cada nueva historia va aportando puntos de vista diferentes que crean el mapa de una historia, como un cuadro de El Bosco, en que cada personaje aporta nuevos significados a la obra.

Esto ofrece unas ventajas a la hora de explicar un contexto, pues muestra muy bien la sociedad japonesa antes, durante y después de la segunda guerra mundial, desde diferentes puntos de vista (y la problemática de esa época, no solo en cuanto al militarismo y la hambruna, sino también el racismo) y des de personajes variados entre sí. La coralidad de la novela le aporta también un dinamismo interesante, pues las historias de los personajes no se hacen pesadas ni largas, quizá, en alguna ocasión, al contrario: se hacen demasiado cortas.

Estamos hablando de una obra plural, por lo que todos los personajes están bien definidos y con una personalidad clara. Shimazaki no abusa de clichés de obras inspiradas en la época ni se recrea en la tristeza que cuenta. Más bien deja que los personajes cuenten su historia añadiendo las dosis de drama cuando la trama lo demanda. Usando el narrador no fiable, Shimazaki logra mostrar unos personajes muy vivos que viven condicionados por la fragilidad de sus recuerdos. A través de comparar las cinco historias, esto se hace aún más tangible.

En esto ayuda mucho el estilo ligero y elegante de Aki Shimazaki. Pese a que en algunas ocasiones, sobre todo al principio, peca de simple, en la mayoría de la obra logra imprimir un estilo que encuentra un buen equilibrio entre la poetica japonesa y la simplicidad. Entre el mostrar una escena cargada de naturaleza y enseñar diálogos ágiles, realistas. La prosa sufre algunos altibajos a lo largo del libro, pero en general consigue entramar una novela bien escrita y agradable de leer.

En conclusión, El quinteto de Nagasaki es una buena lectura que traslada al lector a un momento concreto de Japón. Al contrario que muchas otras obras sobre la Segunda Guerra Mundial y la caída de las dos bombas atómicas, en las cuales los acontecimientos narrados son desgarradores, la autora prefiere apartar a sus personajes de la tragedia para centrarse en otros aspectos. Lejos de la dureza de la obra de Tamiki Hara o de Akiyuki Nosaka, Aki Shimazaki se centra en algo diferente, pero igual de profundo.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.