Mirai, mi hermana pequeña de Mamoru Hosoda

0

Mamoru Hosoda es uno de los directores de anime actuales que más me gusta y es por eso que, ante la noticia del estreno de una nueva película suya, no puedo evitar emocionarme. Su último estreno fue ‘Mirai no Mirai’ (‘Mirai, mi hermana pequeña’ en español), estrenada en cines japoneses en agosto de este mismo año. Sin embargo, no la pude ver hasta su estreno, para unos pocos aficionados, en el Salón del Manga.

Mamoru Hosoda nos presenta a Kun, un niño que durante su corta vida, ha sido el centro de su vida familiar. Sin embargo, con la llegada de su nueva hermana, ve esta atención truncada. Kun no sabe compartir y sobre todo, tiene miedo a madurar y a dejar de ser un niño mimado para empezar a caminar con sus propios pies.

Hosoda nos traslada a este viaje por la infancia de Kun de una forma brillante. Con la premisa de la llegada de la nueva hermana, Kun viajará al pasado para conocer a distintos miembros de su familia y comprobar que aquellos seres que ahora son adultos han sido en su momento también niños. Para ver que detrás de las riñas de su madre había una niña traviesa y detrás de las heroicidades de su abuelo, un hombre con dudas y miedos. Este viaje se transmite de una forma que solo Hosoda podía hacer, a través de pequeños fragmentos en los que el espectador no sabe si realmente lo está viviendo, o son alucinaciones o sueños del niño. Pero la gracia de la película es ver como estos momentos de comprensión ayudan a hacer crecer a Kun, no solo para aceptar a su hermana, sino también para enfrontar el futuro.

Es interesante ver cómo trabaja Hosoda con las famílias. Se podría decir que el leiv motiv de su filmografía es este y sin embargo, Hosoda nunca se repite. Aunque coge elementos de otras de sus obras (como el crecimiento mediante el conocimiento de El niño y la bestia o la relación entre hermanos de ‘Wolf’s Children’), ‘Mirai, mi hermana pequeña’ es una película única.

Aún así, la película se hace demasiado fragmentada. La premisa y la idea con las que trabaja Hosoda son muy acertadas, pero no consigue encontrar el ritmo adecuado para contar dicha historia. En ningún momento se hace lenta o demasiado larga, pero sí que los fragmentos del pasado hacen que se convierta en una película muy episódica. Creo que con otra vuelta de tuerca, la película podría haber sido aún más redonda.

Hosoda ha ido evolucionando la animación con la que trabaja y Mirai to Mirai es sin duda, la mejor animada de todas sus películas. El juego con los colores y la fluidez que logra entre las transiciones de frames son dos de sus características que brillan con luz propia en esta película. Es, además, una muestra maestra de cómo tratar el espacio y el escenario en una película de este calibre. Como siempre, Hosoda se supera a sí mismo en este aspecto.

En conclusión, ‘Mirai, mi hermana pequeña’ es una muy buena película, entretenida, pausada, tierna con un mensaje claro y directo y a su vez, muchas interpretaciones. Un film que, como el resto de su filmografía, es ideal tanto para verlo con niños como para verlo desde un punto de vista adulto. Hosoda es un director que me recuerda a la poesía japonesa, pues trata la imagen con la misma delicadeza que los haikus tratan a las palabras, y muestra una combinación fabulosa de cotidianidad y fantasía. Y en esto, ‘Mirai, mi hermana pequeña’ está a la altura de sus predecesoras.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.