Mi vida sexual, de Shotaro Ishinomori

0

No soy un gran lector de manga clásico. Quitando a Osamu Tezuka y al dúo Kazuo Koike/Goseki Kojima me costaría mucho mencionar más autores (¿quizá Akira, Ghost in the Shell y Alita Battle Angel entran en la categoría de clásicos?), y puede que sea debido a una falta de oferta, o a una falta de interés propio. Lo desconozco. Por lo tanto, que la editorial asturiana Satori haya rescatado y publicado Mi vida sexual y otros relatos eróticos de Shōtarō Ishinomori ha sido una oportunidad excelente para comenzar a llenar este vacío cultural.

Shōtarō Ishinomori fue un mangaka incansable y feroz, no por nada dispone del récord mundial a más cómics publicados por un solo autor, 770 obras, ni más ni menos. Sí, Shōtarō Ishinomori además es autor de clásicos como Kamen Rider, Cyborg 009, Musashi, Relatos de Sabu e Ichi o Legend of Zelda: A Link to the Past. Ishinomori fue discípulo del padre del manga, Osamu Tezuka, y esto marcó notablemente la temática de su obra, ya de por sí variadísima (ciencia ficción, fantasía, erotismo…). Y precisamente estos tres elementos son los que engloba Mi vida sexual y otros relatos eróticos. Un tomo bastante grueso repleto de historietas muy cortas con relatos fantásticos que incluyen alienígenas, espías, magia, mundos alternos, muchísimo sexo, a Yukio Mishima… ¡Incluso hay una mención a la famosa obra de Shintaro Ishihara, La estación del sol, donde un personaje rompe un panel de papel de arroz con el pene!

Mi experiencia personal con Mi vida sexual ha sido curiosa. Entré con muchas ganas y me encontré con un estilo muy distinto al actual (obvio, por supuesto), pero esto me intrigó todavía más, me pareció fascinante. Estos relatos escritos entre 1968 y 1975 tienen una carga creativa alucinante. No tienen filtro e Ishinomori da rienda suelta a las idas más locas y controvertidas que se le pudieran ocurrir. Algo que he deducido al terminar el tomo es que los relatos no están ordenados cronológicamente, sino que hay una labor de edición meticulosa; Satori ha decidido publicar las historias agrupándolas por temáticas creando así un discurso narrativo de estilo y de temas. El manga comienza con las historias de ciencia ficción, con espías intergalácticos que llegan a la Tierra y conclusiones absurdas y retorcidas, pasa por relatos de corte más costumbrista y con finales mucho más amargos y apagados. Incluso, como he mencionado antes, hay una historia relacionada directamente con Mishima que Ishinomori utiliza de forma muy inteligente para hablar sobre el narcisismo, la degradación moral de Japón en la época del autor (de ambos, vaya), la perversión sexual e incluso el suicidio como paralelismo al final al que Japón va directo.

Para finalizar simplemente mencionar que la traducción de Marc Bernabé me ha parecido una delicia. Es magnífica a muchísimos niveles y Bernabé hace uso de un talento tremendo para traducir el japonés y que suene fluido. E incluso logra traducir (y hacer que parezca fácil) muchos de los chascarrillos de Ishinomori (ese E-mochi-onante me ganó el corazón). La edición física es espectacular y solo tenerlo en la mano y ojearlo denota la altísima calidad de libro y el gran trabajo de Satori con este manga. Una obra de arte, una pieza de coleccionista y un manga de diez. Mi experiencia final ha sido muy positiva y recomiendo y os animo mucho a que le deis una oportunidad a los relatos loquísimos de Ishinomori. Mi vida sexual y otros relatos eróticos es un acierto seguro.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.