Las autoras de Japón

0

hoy 8 de marzo queremos hacer un homenaje a ellas, las autoras que nos han ofrecido tanto. Historias inolvidables y momentos para recordar. El equipo de El peso del aire nos reunimos hoy, un día tan especial, para recordar algunas de nuestras autoras preferidas. Por supuesto es una selección de la selección, pues hay centenares o miles de escritoras, cineastas, mangakas, músicas, pintoras… Pero estas son las que, en la ocasión que nos pertoca, queremos destacar. Ellas son las autoras de Japón.

Elección de Marta: Masako Togawa
Masako Togawa

Masako Togawa (1931-2016) fue una mujer excepcional que ya solo en su ser personificaba todo aquello que defendió durante toda su vida: fue escritora, actriz, cantante, propietaria de un club y activista del movimiento LGTB, entre otras muchas cosas. En castellano tenemos tres de sus obras traducidas —La llave maestra (1961), Lady Killer (1963) y Un beso de fuego (1985)— que nos aportan el tono que impregnaba su literatura: obras con mujeres como protagonistas, en especial mujeres solitarias, en busca de su propia identidad, de su lugar en el mundo. Destaca sobre todas ellas La llave maestra, ganadora del Premio Edogawa Rampo y considerada como una de las mejores novelas de misterio de la literatura japonesa.
Elección de Dani: Paru Itagaki
Paru ItagakiDesde que leí las primeras páginas de Beastars (Milky Way Ediciones), tengo a Paru Itagaki en mi ojito derecho. La mangaka, nacida en 1995, ha conquistado el corazón de muchos lectores con sus animales antropomorfos y su búsqueda de identidad. Su mezcla de shônen con historia negra tiene su puntal en los personajes. La gran virtud de Paru Itagaki es crear unos protagonistas que se sienten reales, que evolucionan con el paso de las páginas, y que no dejan de sorprender en cada tomo. Y a la vez, refleja conflictos que podemos ver día a día en nuestra sociedad como el racismo o los prejuicios sin motivo. Ganadora del premio Taisho en 2018, puedo asegurar además que es una persona en directo de lo más dulce, aunque la veáis por ahí con una cabeza de gallina en la cabeza.
Elección de Pablo: Sei Shonagon

Sei Shonagon

El paso del tiempo, lamentablemente, ha borrado el nombre real de una de las más importantes escritoras clásicas de Japón. Sei Shōnagon es como se conoce a una de las damas de la corte de la emperatriz Sadako que vivió en la culturalmente floreciente época Heian (794-1185). Hija de un famoso poeta waka, todo lo que sabemos de su vida nos ha llegado por sus escritos, compilados en El libro de la almohada, una obra en forma de diario de sus reflexiones y vivencias en la corte de la dinastía Yamato.  Han perdurado varios diarios de damas de la corte de la época Heian, como el de Murasaki, autora de La historia de Genji y cuya rivalidad con Sei Shōnagon fue notoria.

El libro de la almohada ha ejercido una gran fascinación sobre mí. Lo conocí a partir del documental de arte y ensayo Sans Soleil, de Chris Marker. Sei Shōnagon tenía una sensibilidad refinada, y a través de la contemplación de escenas mundanas  y de la naturaleza nos transmite una cierta serenidad melancólica. La brillantez de la autora viene de ser capaz de encerrar en sus reflexiones un mundo ya desaparecido, el de la corte Heian, que se encontraba suspendido en el tiempo por su ociosidad y opulencia. Este mundo lejano nos lo describe Sei Shōnagon con un estilo certero, luminoso pero también irónico que reconforta el alma. En la obra, la autora disfruta haciendo listas, una de ellas es “Cosas que hacen latir el corazón”. Sin duda, leer a  Sei Shōnagon estaría en esa lista.

Elección de Isa: Naoko Yamada

Naoko Yamada

Naoko Yamada es una de las directoras de anime más importantes de la actualidad. Empezó, como casi todos los directores, haciendo de animadora en algunas series y ya entonces, se podía ver un estilo característico que predomina en todas sus obras. Pero es ya, como directora, cuando se ve esa marca tan personal suya. Autora de obras como K-on!!, Tamako Market o A silent voice, Yamada tiene un estilo muy personal, cercano, que logra conectar los sentimientos de los personajes con los de los espectadores. Trabajadora del estudio Kyoto Animation, su estilo no solo destaca por esta gran caracterización de sus personajes, sino también por la capacidad de dotar de vida y color a la animación de sus historias. Al final, para mí, lo que importa es conectar con las historias y con sus personajes. Por eso es tan importante que existan autoras como Naoko Yamada, que muestran su voz, su propia visión del anime a través de su obra.

Elección de Esther: Mitsurou Kubo

Mitsurou Kubo

En este especial de autoras quería hablar de una mujer que antes del 2016 prácticamente era una desconocida en nuestro país. Kubo es mangaka, escritora y locutora de radio. Sus trabajos más recientes, Moteki y Again!!, solo cuentan con una edición americana pero la causa de su creciente popularidad fue a causa de la creación de un anime Yuri!!! On Ice junto a Sayo Yamamoto que dio la vuelta al mundo y aún dos años después da bastante de que hablar.

Es interesante ver, a parte del trabajo de campo en cuanto al patinaje artístico sobre hielo, el tratamiento que hace Kubo no solo de los protagonistas sino el abanico de secundarios, donde con pequeñas pinceladas vemos diferentes tipos de caracteres, tipos de hacer según la cultura o tradición de cada uno, diferentes etnias… Y, aunque sean personajes que podrían pasar desapercibidas a causa del derroche de carisma de los protagonistas, el trato de las mujeres y no encasillarlas a un solo papel. Así pues, nos encontramos con dos tipos de profesoras de baile (solteras sin que sea algo negativo) con sus propios objetivos y formas de ver la danza, una hermana que quiere desligarse de la protección de su hermano mayor para que los dos pueden brillar con luz propia, una madre, una amiga de infancia o una compañera de competición que apoyan a los protagonistas… Creo que Kubo trabaja sus historias a muchos niveles y siempre puedes encontrar detalles nuevos llenos de significado que a simple viste no se ven.

Elección de Estel·la: Naomi Kawase

Naomi Kawase

Entre la amplia amalgama de directores japoneses, puede resultar complicado encontrar una directora de éxito. No obstante, Naomi Kawase ha logrado alcanzar una importante repercusión en la gran pantalla. Iniciando su carrera en el cine documental en 1993, no fue hasta tres años después que se estrenó con la obra Suzaku (萌の朱雀), la cual recibiría la Cámara de Oro del Festival de Cine de Cannes en 1997. Así mismo, en 2003 estrenaría la  película Shara (沙羅双樹), que seguiría una estela melancólica de entereza, resignación, costumbrismo y naturalismo.
Sin embargo, fue con la cinta Aguas Tranquilas (2つ目の窓) de 2014 que el nombre de esta directora comenzó a sonar en el extranjero, hasta consolidarse con la popular obra Una pastelería en Tokio (あん) de 2015. En esta obra, la fallecida actriz Kiki Kirin llevó a cabo una interpretación de soberbia delicadeza; valiéndole el Premio a la Mejor Actriz en los Asia-Pacific Screen Awards (2015). Dos años después, pudimos disfrutar de la película Hacia la luz (光), que reincidiría en la subsanación de las heridas del alma humana mediante la comprensión y el apoyo del ser amado. Además, esta cinta recibiría el Premio del Jurado Ecuménico en el Festiva de Cannes (2017).
Finalmente, en 2018, estrenó su última obra: Viaje a Nara (ビジョン). Esta pieza abarcará los tópicos favoritos de la directora: la belleza efímera (mono no aware), los pensamientos existenciales, el estoicismo rutinario y la acogedora sensibilidad de la naturaleza. Sin duda, Naomi Kawase es una auténtica maestra del drama japonés y el esencialismo más humano. Pocos directores hacen reflexionar y suspirar como ella.
Elección de Alex: Banana Yoshimoto

Banana Yoshimoto

Todas las elecciones de mis compañeros me reafirman en la idea de que en Japón hay una cantidad enorme de autoras de primer nivel, y no es algo nuevo (como habréis visto con la elección de Marta). En mi caso tuve un problema, quería hablar de varias autoras, principalmente de Rumiko Takahashi (autora de Ranma 1/2), o Kazumi Yumoto, o Naomi Kawase (aunque ella aparece por aquí), o Tawada, o Chiyo Uno… Pero me he decantado por un escritora preferida, y es que, aunque pueda parecer obvio, Banana Yoshimoto me ha ofrecido horas y horas de lecturas apasionantes, de personajes entrañables y de vidas de personas de lo más misteriosas. Banana Yoshimoto (Kitchen, El lago, N.P., Sueño profundo) es una escritora que a menudo los críticos asemejan a Haruki Murakami, su contraparte masculina. Personalmente yo creo que Yoshimoto tiene muchísimo más que ofrecer. No solo sus libros no repiten fórmula y siempre ofrecen algo nuevo, un nuevo punto de vista o una reflexión distinta, sino que la autora es cambiar de cambiar y perfeccionar su estilo de historia a historia, logrando que todas sean especiales por uno u otro motivo. Además, sus coqueteos con lo fantástico, con lo sobrenatural, es algo que me alucina y me atrae muchísimo. Ah, si habéis leído Sueño profundo o Lagartija me entenderéis. Para mí es una de las grandes escritoras japonesas de nuestro tiempo, si no la más potente.
Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.